El Español
Vivir
|
Escapadas

Aquis Querquennis, el gran legado del Imperio Romano en Bande (Ourense)

En la pequeña población ourensana de Bande se encuentran los restos de un campamento militar romano que, de vez en cuando, desaparece bajo las aguas
Aquis Querquennis (Foto:Turismo de Galicia)
Aquis Querquennis (Foto:Turismo de Galicia)

El embalse de As Conchas con sus constantes subidas oculta gran parte del año uno de los yacimientos arqueológicos de origen romano más importantes de Galicia. Conviene, pues, visitarlo en verano, fuera de temporada de lluvias, para disfrutar de un enclave en el que reposan los restos de este gran legado romano, fruto de su paso por la antigua Gallaecia. 

Estamos en la Baixa Limia, donde en tiempos de Décimo Junio Bruto sus legiones cruzaron el río Limia y marcaron con numerosos miliarios su recorrido por la Vía Nova o Vía XVIII, que comunicaba Bracara Augusta (Braga) con Asturica Augusta (Astorga).

 Vistas del yacimiento junto al embalse (Foto: Turismo de Galicia)

No muy lejos, estos ejércitos dejaron una huella indeleble en el conocido como Aquis Querquennis, un campamento militar situado en una zona clave para el control de estas tierras y considerado como uno de los más importantes excavados en la Península Ibérica. Datado en el s. I, se sitúa a las orillas del río Caldo, en Porto Quintela, en las inmediaciones de unas termas sin duda aprovechadas sabiamente por los invasores romanos. 

Cuando se tiene la suerte de visitar el yacimiento se contemplan dos secciones: el mismo campamento militar y la mansión viaria, que funcionaba como una especie de hotel para viajeros en tránsito. Una muralla, en reconstrucción, rodeaba casi al completo la villa y en el mismo campamento se disponían también murallas, torres, puertas y un foso de hasta 4 metros de profundidad.

Detalle del yacimiento (Foto: Turismo de Galicia)

Aquis Querquennis es el reflejo de las magníficas cualidades del Imperio Romano para la arquitectura y la distribución de los distintos edificios. Por una parte, estaba el almacén de cereales para abastecer a los soldados, llamado “horrea”, con suelo de madera y pilotes para elevarlos del suelo y protegerlos así de los roedores, como en el sistema actual de hórreos gallegos. Aquí se guardaban  los alimentos no perecederos, desde  cereales y leguminosas secas hasta las carnes saladas,  vinos y  grasas. 

Por otra, los barracones donde dormían las tropas, “strigia”, normalmente pequeños habitáculos pensados para dos personas, entre los que destacaba el dormitorio del centurión, mucho más lujoso que los anteriores. Cada barracón vendría a ser el albergue de  una centuria de soldados juntamente con sus mandos respectivos, en total unos 85 hombres. 

Restos del complejo a los pies del embalse (Foto: Turismo de Galicia)

Ya cerca del embalse se encontraba el hospital o “valetudinarium” dispuesto como si fuera una domus (vivienda) romana típica, que se ubicaba allí para sacar partido a las supuestas propiedades curativas de las aguas de la zona. No sólo los romanos creían en las cualidades del agua, pues todavía hoy mismo son muchas las personas que acuden a las antiguas termas romanas, gratuitas, al aire libre y con distintas temperaturas, para beneficiarse de ellas. 

Termas de Bande (Foto: aquisquerquennis.es)

Muy cerca del yacimiento se halla el Centro de Interpretación Aquae Querquennae-Vía Nova que alberga el Museo de la Quarquenia (comarca de la Baixa Limia) en su etapa más antigua, desde la Prehistoria hasta la Edad Media. La visita al centro tiene un coste de 2 euros, mientras que las visitas guiadas por el complejo, muy recomendables, cuestan 3 euros. 

Debido a la actual pandemia hay aforo limitado, por lo que conviene consultar el mismo así como horarios y otros detalles para planificar la visita en la página oficial.

¿Qué ver en los alrededores de Aquis Querquennis?

Santa Comba de Bande (Foto: Turismo de Galicia)

El yacimiento se encuentra en el corazón del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés, Reserva mundial de la Biosfera y parque transfronterizo, que se alarga hasta el país vecino, Portugal, a través de su Parque Nacional da Peneda Gerês. Muy cerca hay una playa fluvial, la de Porto Quintela, perfecta para pasar el día en familia. 

En el parque se puede hacer la famosa ruta hacia la Fervenza da Corga da Frecha, seguir la Senda do Río Mao o recorrer el Xurés en bicicleta de montaña. 

En la misma localidad de Bande, conocida por sus “troteiros de Entroido” y su Festa do Peixe, se puede visitar su casa rectoral o la iglesia de San Pedro de Fiz, pero no debe abandonarse la zona sin una parada en la Iglesia Monacal de Santa Comba de Bande, que perteneció a un antiguo monasterio, datada en el s. VII y declarada Monumento Histórico-Artístico. 

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

¡Síguenos en Facebook!
Vivir