El Español
Vivir
|
Escapadas

Los 10 mejores planes y cosas que ver si visitas Muxía

En plena Costa da Morte y muy cerca de Fisterra te espera Muxía, un pequeño municipio famoso por el Santuario da Virxe da Barca y su Pedra de Abalar. Pero hay mucho más en esta localidad costera donde el mar lo es todo. ¡Ven a descubrirlo!
Puesta de sol en el Santuario de Virxe da Barca, en Muxía.
iStock
Puesta de sol en el Santuario de Virxe da Barca, en Muxía.
Ofrecido por:

Muxía es un municipio gallego de la provincia de A Coruña que pertenece a la comarca de Fisterra. Con 122,1 km cuadrados y una población de 4.650 habitantes, Muxía se ubica en plena Costa da Morte. Muxía es famosa por el Santuario da Virxe da Barca, por el Cabo Touriñán, y tristemente también por haber sido la "zona cero" del vertido de chapapote del Prestige, en 2002.

Información de interés

Cómo llegar a Muxía

Para llegar a Muxía desde A Coruña, de la que la separan unos 92 kilómetros por carretera y poco más de una hora de trayecto, hay que salir de la ciudad dirección Arteixo para incorporarse a la AG-55 y tras 60 kms tomar la salida AC-552 para 15 kms después coger la AC-440 hasta llegar a Muxía.  

Coordenadas GPS

43.104244,-9.217595

Razones para visitar Muxía

Son muchos los motivos para visitar Muxía pero sin duda es conocida por su Santuario da Virxe da Barca, uno de los más afamados de Galicia, por sus mágicos atardeceres en Cabo Touriñán, sus tranquilas playas y sus caminos sinuosos que invitan al paseo, sin olvidar su gastronomía con productos del mar. Estamos en Costa da Morte. ¿Te lo vas a perder?

Mapa con los puntos de interés

En el siguiente mapa te mostramos los principales puntos de interés de Muxía, siendo los señalizados en color azul pueblos y lugares de interés cultural, en verde espacios naturales y en rojo restaurantes recomendados, además de otros atractivos. 

Más información sobre Muxía

10 cosas que no puedes dejar de hacer si visitas Muxía

1. Contemplar los restos de la barca de Santiago en el Santuario da Virxe da Barca

Vinculado al Camino de Santiago que muchos peregrinos alargaban hasta llegar a Fisterra nació una pequeña ermita en el siglo XII en las afueras de la villa de Muxía, situada en la costa y perfecto balcón hacia el furioso Atlántico. Este pequeño templo fue creciendo a la par que la importancia del Camino hasta convertirse en lo que es hoy en día: el Santuario da Virxe da Barca, donde se encuentra la imagen gótica de la Virgen, considerada defensora de los marineros. 

Junto al santuario se encuentran las Piedras del Milagro, que se creen son los restos de la barca de piedra en la que el Apóstol Santiago llegó a Muxía: la Pedra do Timón, la Pedra dos Cadrís en forma de casco de embarcación invertido, que deberemos sortear por su parte inferior para curar los dolores de espalda, y la Pedra de Abalar, hoy partida a la mitad, y que simbolizaba la vela de la barca. 

Y es que Muxía es tierra en la que aún perduran tradiciones ancestrales y donde la romería que cada año de dedica a esta virgen sigue siendo un evento muy concurrido en la localidad, lo que da idea de lo arraigadas que están las antiguas costumbres en muchos pueblos marineros gallegos. 

2. Descubrir la estrecha relación de Muxía y el mar en su puerto

El puerto de Muxía

En noviembre de 2002 el petrolero Prestige se hundió frente a la Costa da Morte, dejando tras de sí miles de toneladas de petróleo que provocaron una catástrofe natural sin precedentes, dando lugar al lema de “Nunca mais” y despertando la solidaridad de los cientos de voluntarios que llegaron a la zona para limpiarla con sus propias manos y una notable escasez de medios. En su recuerdo se alza “A Ferida”, una enorme escultura pétrea partida por la mitad, que simboliza la gran herida que supuso el desastre del Prestige en la costa gallega. 

Es un hecho ligado a la historia reciente de Muxía del que su puerto resultó muy afectado. Un puerto que resurgió a partir de 1960 con el descubrimiento de un gran caladero próximo con el que comenzó la prosperidad en la localidad. Hoy en día sigue mereciendo la pena detenerse en él para observar cómo faenan los pescadores, cómo traen sus capturas a tierra (merluza, besugo, dorada, lubina y congrio). A continuación, dirígete a la lonja muxiana donde podrás hacerte con alguno de esos manjares de mar y llevártelo a tu mesa. 

No acaba aquí la relación de Muxía y el mar. Si quieres descubrir su estampa pesquera más característica acércate a los secaderos de Congrios de Os Cascóns y A Pedriña, los únicos de la península, o al Mercado de las Rutas del Mar si te encuentras por la zona en agosto, fiesta con la que Muxía celebra sus tradiciones marineras. 

3. Conocer su patrimonio a través de sus numerosas iglesias románicas

Iglesia de Santa María de Muxía (Turismo de Galicia)

Como buena villa marinera Muxía tiene el sentimiento religioso muy arraigado y de éste nacen muchas de las construcciones locales dedicadas a los santos donde hacer ofrendas, dejar exvotos o, simplemente, rezar por los que salen al mar. Entre ellas destaca la iglesia románica de San Xiao de Moraime, del siglo XII, con sus magníficos pórticos y sus frescos representando los pecados capitales. 

Las iglesias románicas de la zona, como Santa Leocadia de Frixe, San Martiño de Ozón, Santa María o Santo Cristovo de Nemiña son más ejemplos de templos románicos reseñables en el municipio. 

4. Tachar de tu lista un nuevo hórreo gallego con San Martiño de Ozón

Hórreo de San Martiño de Ozón (Turismo de Muxía)

No hay localidad gallega sin hórreo, construcción típica para guardar las cosechas en alto y protegerlas así de ratas y alimañas. Muxía también tiene el suyo, el hórreo de San Martiño de Ozón, el tercer gigante de piedra de Costa da Morte dentro de su tipología, por detrás de los hórreos de Lira y Carnota. 

Con sus 27,3 metros y sus 22 pares de pies forma un conjunto monumental de gran interés junto a la iglesia románica de San Martiño de Ozón y su monasterio del siglo XIV. 

5. Seguir conociendo los faros gallegos en Cabo Touriñán

Cabo Touriñán (Turismo de Galicia)

Si te gusta visitar faros, Galicia, con más de 1.500 kms de costa, es tu sitio. Situado en el cabo del mismo nombre se alza el potente Faro de Touriñan, que alerta de la peligrosidad del Atlántico y resiste erguido los grandes temporales de Costa da Morte

El Cabo Touriñán es el punto más occidental de la España peninsular y se convierte en perfecto escenario para contemplar el atardecer, bien abrigados sea invierno o verano, ya que el mar y el viento azotan fuerte. 

6. Otear el horizonte en el mirador del Monte Facho

Mirador del Monte Facho (Turismo de Galicia)

En nuestra lista de los 10 planes y cosas que hacer en Muxía no puede faltar una referencia a los miradores de este municipio, ya que algunos de ellos nos ofrecen memorables vistas de la zona. 

Uno de ellos es el Mirador del Monte Facho Lourido, al que se accede por una pista desde la aldea de Lourido. Desde él podemos observar la espectacularidad del paisaje costero y también la naturaleza del interior. Nuestra vista se alarga desde Cabo Vilán hasta Cabo Touriñán al oeste pasando por Cabo Home, Camariñas y su ría, las playas de Leis y Lago y la misma villa de Muxía. 

7. Descansar en plena naturaleza tras la Ruta das Caldeiras do Castro

Caldeiras do Castro (Turismo de Muxía)

Como toda Costa da Morte, Muxía es rica en espacios naturales donde el agua en todas sus facetas es la protagonista. En las Caldeiras do Castro el río se tranforma en una magnífica cascada y se prolonga en una serie de piscinas naturales . Aquí encontramos también la capilla de Santo Outel de O Castro y una pequeña zona recreativa con merendero donde descansar en plena naturaleza. 

8. Retomar tu caminata en el Paseo do Río Negro

Paseo do Río Negro (Turismo de Muxía)

Para completar los espacios naturales de Muxía, lejos del mar y a pie de río, hallamos el paseo fluvial del río Negro, que se ubica en Muiños y pertenece a la parroquia de Moraime. Este paseo, ideal para toda edad y condición física, no sólo nos acerca a la naturaleza, si no también a la historia del municipio y a su arquitectura popular. Sus diecisiete molinos restaurados, construidos en su momento para aprovechar la fuerza del río, son un buen ejemplo de ello. 

El recorrido finaliza en la desembocadura del río, junto a la playa de Area Maior-Os Muiños, por lo que es ideal completarlo y aprovechar para darse un buen chapuzón en la playa al acabar. 

9. Desconectar en la Playa de Nemiña

Playa de Nemiña (Turismo de Muxía)

Y si de playas hablamos en esta zona hay varias increiblemente tranquilas, lejos de las aglomeraciones. Como la acogedora Playa de Nemiña, un arenal muy amplio con forma de ensenada que se extiende desde Nemiña hasta la playa de Lires. Muy frecuentada por amantes del surf, es ventosa y con oleaje, como casi todas las de esta zona, que hacen honor al apelativo Costa da Morte por lo agitado del mar y el viento que tantas tragedias marítimas ha causado. 

La Playa de Lourido, no muy conocida, situada en la aldea del mismo nombre y a los pies del Monte Facho, es otra de las imprescindibles que no te puedes perder en tu visita a Muxía.

10. Perderse en los alrededores de Muxía

Camariñas

Si dispones de tiempo no dudes en dedicarlo a hacer alguna visita guiada por la villa de Muxía, seguir la ruta literaria del Poeta López Abente o animarte a recorrer el tramo del Camino que va desde Muxía a Fisterra. 

En los contornos de Muxía también hay localidades de Costa da Morte que merecen una visita como Camariñas y su famoso encaje de bolillos, Cee y su bonita playa de Gures o la acogedora villa marinera de Corcubión

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

#loestamosconsiguiendo

#candopasetodoisto

Vivir