El Español
Vivir
|
Escapadas

Los 10 mejores planes y cosas que ver en Vigo de visita

La caótica, industrial y llena de cuestas ciudad de Vigo tiene muchos más atractivos de los que parece. Su animado “casco vello”, sus manifestaciones artísticas a pie de calle y el magnífico entorno natural que rodea la ciudad, con la ría como protagonista y las Islas Cíes como telón de fondo, son motivos más que suficientes para visitar una de las ciudades más dinámicas de Galicia.
Ría de Vigo  turismoriasbaixas.com
Ría de Vigo turismoriasbaixas.com

Vigo es un municipio y ciudad de la provincia de Pontevedra situado en las Rías Baixas gallegas. Con una superficie de 109,06 km cuadrados y una población de 295.364 habitantes es el municipio más poblado de Galicia y el decimocuarto de España, siendo la ciudad sin rango de capital de provincia con más población de España. Vigo tiene una economía diversificada en la que destacan la industria naval, pesquera y de automoción. 

El topónimo Vigo parece derivar de la palabra latina Vicus, que significa pueblo y que alude al asentamiento fundado en la zona en época romana: Vico Spacorum. 

Información de interés

Cómo llegar a Vigo

La forma más rápida de salvar por carretera los 158 kilómetros que separan Vigo de A Coruña es tomar la AP-9 que, en aproximadamente hora y media, nos lleva hasta la ciudad. 

Coordenadas GPS

42.248203, -8.719017

Razones para visitar Vigo

La antaño gris e industrial Vigo, unida al mar pero con un entramado urbanístico que la sitúa de espaldas a él, parece crecer poco a poco hacia la luz e ir descubriendo ante el viajero rincones de gran atractivo turístico, como la autenticidad de su “casco vello” o el pintoresco Barrio de Bouzas. Rodeado de espacios naturales de gran belleza como las Cíes y situada en un enclave de excepcional encanto, la Ría de Vigo, que hacen olvidar las innumerables cuestas de la ciudad olívica, Vigo es un destino que visitar en cualquier época del año y, ahora, también en Navidad

Mapa con los puntos de interés

En el siguiente mapa te mostramos los principales puntos de interés de Vigo siendo los señalizados en color azul pueblos, monumentos y lugares de interés cultural, en verde espacios naturales y en rojo restaurantes recomendados, además de otros atractivos. 

Más información sobre Vigo

10 planes y cosas que tienes que ver en tu visita a Vigo

1. Disfrutar de sus animadas calles

Teatro García Barbón  turismoriasbaixas.com

Si hay algo que no se le puede negar a Vigo es que sus calles siempre están en plena efervescencia, llenas de gente a todas horas y de mucha vida. Entre las zonas más animadas de Vigo están la Porta do Sol, que une su barrio histórico con el Ensanche, y la Rua do Príncipe, la más comercial, que aglutina las mejores tiendas y donde se encuentra el mercado más tradicional de Vigo, O Progreso, para comprar el pescado más fresco de la ciudad. Paseando por la monumental Policarpo Sanz, las calles Gran Vía o Colón encontrarás algunos de los edificios más importantes de la ciudad, como el Teatro de García Barbón, el Edificio del Banco Pastor o la Casa de Correos y Telégrafos en la Calle Compostela. 

No olvides visitar su imprescindible barrio histórico, que se abre al turismo con nuevos comercios y establecimientos en calles como Oliva, Palma o la Rua Real, llena de escudos nobiliarios, que une O Berbés con la Colegiata o Iglesia de Santa María, que es concatedral. 

2. Recorrer el Casco Vello 

Rua dos Cestos   turismoriasbaixas.com

Partiendo desde la siempre bulliciosa Praza da Constitución, el centro comercial de hace dos siglos, hasta la ribera del Berbés vamos paseando y descubriendo el casco vello de Vigo, que merece varios paseos. En su Rua da Pescadería se puede aprovechar para probar las famosas ostras de Arcade, no en vano es llamada Calle de las Ostras, mientras que en la Rua dos Cestos el visitante se queda absorto contemplando las numerosas muestras de cestería que se exponen a lo largo y ancho de la calle. 

El casco vello es, además, una de las mejores zonas para degustar la gastronomía de la ciudad, donde se puede tanto ir de tapas y vinos como disfrutar de una cena opípara en alguno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad, como O Porco, un mesón de toda la vida con comida tradicional gallega.

3. Acercarse a la esencia marinera en el Barrio de Bouzas

Barrio de Bouzas   turismo.gal

A las afueras del centro urbano vigués hay numerosos barrios pero entre ellos sobresale el Barrio de Bouzas, del que podría decirse que parece un pueblo tradicional con su esencia marinera casi intacta. Las tres visitas imprescindibles de Bouzas son su pequeño puerto, su faro, su playa urbana y su hermoso paseo marítimo con casi 1 km y medio de extensión. Aquí podrás dedicarte a la vida contemplativa, a disfrutar las vistas de las Cíes al atardecer o a saborear en sus terrazas una buena ración de marisco (navajas, mejillones, vieiras...) o empanada. 

El barrio también presume de iglesia parroquial, construida sobre una roca en el siglo XVI y restaurada casi en su totalidad cien años después. También tiene un bonito cruceiro que señala, se dice, el lugar donde nació la villa primitiva. 

4. Hacer una ruta de esculturas por la ciudad

El Sireno  turismoriasbaixas.com

La ciudad de Vigo acumula siglos de historia y un buen puñado de edificios históricos, sin embargo los monumentos favoritos de los vigueses son aquellos más modernos y vinculados al mar: El Sireno de Francisco Leiro y el monumento a Julio Verne, además de los curiosos Dinosetos esculpidos en la vegetación y que podrían considerarse ya una obra de arte más de la ciudad. 

Por todo Vigo se desperdigan varias esculturas que ponen de relevancia la importancia del mar, en una ciudad que, como si de una paradoja se tratara, está orientada de espaldas al mismo. Las más curiosas son El Nadador, El Monumento al Pescador, que honra la figura de los marineros, o La Miñoca, la escultura de un enorme gusano que se oculta en un lado de la plaza y sale por otro. 

5. Pasear por su elegantes parques

Parque de la Alameda   turismo.gal

Como cualquier ciudad Vigo dispone de sus propios pulmones verdes que constituyen unos de los puntos donde relajarse del ajetreo urbano. Uno de los más recomendables es el Parque de Castrelos, lleno de arboledas y con un auditorio al aire libre que se llena en verano. Aquí está el Pazo de Quiñones de León, que suele tener exposiciones de arte y forma parte de la Ruta de la Camelia. 

Otra opción es el Paseo do río Lagares, que se prolonga 8 kilómetros desde la Avenida de Madrid hasta la Playa de Samil, perfecta para darse un chapuzón en temporada estival. 

6. Bañarse en la extensa playa de Samil

Playa de Samil   turismo.gal

Hasta nueve playas de Vigo han sido distinguidas con Bandera Azul por la calidad y limpieza de sus aguas. Entre ellas se encuentra Samil, que tras varios años recuperó la preciada bandera en 2019. Aunque Vigo no tiene playa urbana podría considerarse a Samil como la playa de la ciudad por excelencia, pues es la más famosa y la más grande con más de 1 kilómetro de largo y 15 metros de ancho. Está muy cerca del centro y bien comunicada por transporte público por lo que en temporada alta suele llenarse. 

A las ventajas del gran arenal se suma su equipamiento, ya que en sus contornos hay tres piscinas, pista de patinaje, canchas de baloncesto y otras pistas deportivas, además de aparcamiento gratuito, cafeterías, restaurantes y zonas verdes, lo que la convierte en la playa favorita de las familias viguesas. 

7. Subir al mejor mirador de la ciudad

Mirador Monte de O Castro   turismoriasbaixas.com

En su búsqueda de los mejores miradores de la ciudad el viajero debe dirigirse en primer lugar al Monte de O Castro, un hermoso monte en el corazón de la ciudad olívica y origen de la misma, donde se asentaron sus primeros pobladores. Los amantes de la arqueología pueden visitar su yacimiento castrexo para conocer cómo era la vida en el antiguo Vigo entre los siglos III y I a. C. 

Si quieres subir a O Castro en coche, puedes ir hasta la parte alta y aparcar a pocos metros del recinto amurallado, pero lo bonito es subir a pie, desde la Plaza de España o bien desde la calle Camelias, la ruta más recomendable. De camino se encuentran las anclas que recuerdan a la Batalla de Rande pero sin duda lo más atractivo, además de su área recreativa, es su fortaleza con el Castillo de O Castro, sus jardines y su mirador con espectaculares vistas a la Ría de Vigo y con las Islas Cíes como telón de fondo. 

8. Contemplar la ría de Vigo desde O Campo da Rata

Mirador Campo da Rata   turismoriasbaixas.com

Aunque el siguiente mirador que proponemos no está en Vigo, si no en Redondela, desde aquí se logran unas de las mejores vistas posibles de la Ría de Vigo, las Islas Cíes y toda la ensenada de San Simón, lo que convierte la subida a O Campo da Rata en una de las mejores excursiones que hacer desde la ciudad de Vigo. 

Para llegar al mirador y al llamado “Mejor banco del mundo” de Redondela conviene dejar el coche junto al Restaurante Coto del Águila, ya que en sus cercanías nace un sendero un tanto pedregoso que en menos de 10 minutos nos llevará hasta el observatorio. No será la pequeña caminata precisamente lo que te dejará sin aliento, si no las impresionantes vistas desde allí arriba, con el Puente de Rande presidiendo el conjunto de bateas que parecen flotar sobre la ría. 

9. Hacer una excursión a las Islas Cíes

Islas Cíes  turismo.gal

Las Cíes siempre han sido muy apetecibles para los gallegos como excursión de un día o como perfecto plan de acampada de fin de semana, pero cuando en 2007 el prestigioso diario británico The Guardian nombró a Rodas como "la mejor playa del mundo" tuvo lugar un boom turístico que convirtió a las islas en el lugar más codiciado por los turistas nacionales y extranjeros, que llegaban en masa para conocer uno de los arenales más bellos del mundo. Esta situación cambió en 2017, cuando se optó por proteger el patrimonio natural de las Cíes y se limitaron las visitas mediante una autorización especial que es necesario solicitar para llegar a las islas. 

Quien llegue hasta Cíes se encontrará con tres magníficas islas (San Martiño, Faro y Monteagudo, las dos últimas unidas por el arenal de Rodas), no más de media docena de magníficas playas de arena blanca y aguas color turquesa y una serie de rutas de senderismo que nos llevan hacia miradores como el Faro norte, el Faro do Peito o el Mirador do Alto do Príncipe con su Silla de la Reina, desde el que podemos observar una buena panorámica de las islas desde lo alto, incluyendo los islotes de Ons. 

También te enfrentarás a aguas gélidas, sólo aptas para valientes, que permiten que sus fondos marinos sean de los mejores y más ricos en vida marina de Europa. 

10. Deslumbrarse con las luces de Navidad 

Alumbrado navideño de Vigo   turismoriasbaixas.com

Llegamos a uno de los puntos más polémicos y por el que Vigo ha aparecido cada diciembre en los medios de comunicación en los últimos años: sus luces de Navidad, que cada año parecen instalarse antes de tiempo. Para contemplarlas la mejor opción es perderse por sus calles o subirse al Nadalbus, que recorre la ciudad al anochecer para que sus pasajeros puedan disfrutar de la iluminación navideña de Vigo con total comodidad. 

El Nadal vigués se completa con árboles navideños, pistas de patinaje, mercadillos y un Poblado de Navidad que hace las delicias de mayores y pequeños.

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

TEMAS:
Vivir