El Español
Vivir
|
Escapadas

Los 10 mejores planes y cosas que ver en Sada de visita

En las proximidades de A Coruña se encuentra Sada, un pequeño municipio costero que en temporada estival se convierte en una opción perfecta de ocio desde la ciudad herculina. Su notable puerto deportivo, su emblemática Terraza modernista y sus pintorescos barrios marineros son razones más que suficientes para incluir Sada en cualquier ruta por la provincia.
Vista de Sada.
iStock
Vista de Sada.
Ofrecido por:

En las Rías Altas gallegas, a tan sólo 20 km de la ciudad de A Coruña y enmarcada en la Ría de Betanzos se encuentra Sada, un pequeño municipio costero con la pesca y el turismo estival como principales actividades económicas. Sada cuenta con 27,49 km cuadrados y unos 15.850 habitantes. Su principal atractivo es su importante puerto deportivo y su Terraza modernista, uno de los símbolos más representativos de la localidad de Sada. 

Panorámica de Sada

Información de interés

Cómo llegar a Sada

Sólo 20 kms por carretera separan A Coruña de Sada. La forma más cómoda y rápida de llegar es seguir la N-VI desde la salida de la ciudad herculina, para tomar la AC-174 en Perillo, que va pasando por las poblaciones de O Carballo e Iñás, y finalmente incorporarnos a la DP-5813 en Oleiros que nos llevará en pocos minutos a la población de Sada.  

Coordenadas GPS

43.357534,-8.255731

Vista del puerto de Sada

Razones para visitar Sada

Esta pequeño municipio próximo a A Coruña te atrapará en verano por su buen ambiente en la zona del paseo marítimo y del puerto, además de tener otros atractivos como su famosa Terraza modernista o los pintorescos barrios de Fontán y la Tenencia

Mapa con los puntos de interés

En el siguiente mapa te mostramos los principales puntos de interés de Sada, siendo los señalizados en color azul pueblos y lugares de interés cultural, en verde espacios naturales y en rojo restaurantes recomendados, además de otros atractivos. 

Más información sobre Sada

10 cosas que deberías hacer en tu visita a Sada

1. Pasear por sus puertos marinero y deportivo

Puerto deportivo de Sada

La dársena deportiva de Sada es la más grande de toda Galicia y una de las mejores valoradas ya que cuenta con más de 1300 puntos de amarre y puede acoger grandes embarcaciones. Junto a ella se situa el prestigioso Club Náutico, que organiza cursos de vela y varias regatas al año y es un lugar ideal para tomar un refresco con vistas al puerto. 

Muy cerca se ubica la zona pesquera, el puerto de Fontán, donde predominan las capturas de sardina. Visítalo a primera hora de la mañana y lo encontrarás en frenética actividad, así como la lonja donde se celebran las subastas del día. 

2. Tomar un café en su increíble Terraza modernista 

La Terraza

Hay un importante patrimonio modernista en Sada, encabezado por La Terraza, un impresionante edificio considerado un símbolo del modernismo gallego y construido en madera, forjado y vidrio de colores. ¿Sabías que la Terraza estaba inicialmente en la ciudad de A Coruña? Los Jardines de Méndez Núñez fueron su primera ubicación hasta su traslado a Sada en 1920. 

Los “alegres años 20” fueron una de las épocas con más vida social de la localidad sadense y de ello fue testigo la Terraza, centro de reuniones entonces y que hoy funciona como cafetería-restaurante, programando conciertos de jazz para mantener viva la esencia original del edificio. En cuanto entres en Sada la verás, grandiosa, así que no dudes en tomarte un delicioso café en su interior para rendir homenaje a aquellos “locos años 20”.

3. Conocer los pintorescos barrios de La Tenencia y Fontán

Casas marineras de Fontán

Del modernismo constructivo pasamos a la arquitectura tradicional, que podemos observar en todo su esplendor en los barrios de La Tenencia y Fontán donde aún se conservan antiguas viviendas del siglo XVIII. 

Entre la Praciña do Conde y la Praza da Pescadería de Sada se esconde el encantador barrio de La Tenencia, un hermoso aunque decadente conjunto de viviendas de dos plantas, con marcos y balcones de madera que posteriormente fueron sustituidos por adornos vegetales debido a la influencia del Modernismo en la villa. 

Ya frente al citado Puerto de Fontán encontramos el barrio marinero del mismo nombre, Fontán, que asciende por varias callejuelas poblado por unas características casas de colores. En un principio las viviendas eran blancas y sólo se coloreaban los marcos de puertas y ventanas para aprovechar la pintura sobrante de pintar las barcas, dando lugar a un grupo constructivo más uniforme. 

Ambos barrios merecen pasearse con calma para descubrir el alma de la Sada marinera y su espíritu más auténtico. 

4. Encaramarte a un castillo para observar el mar

Cañón del Castillo de Fontán

Sin salir de la zona de Fontán y como perfecto mirador para contemplar el mar, encontramos las ruinas de lo que un día fue el Castillo de Fontán, una auténtica fortaleza del siglo XVIII que protegía la Bahía de Sada de los frecuentes saqueos que sufría esta costa. 

Poco más que un antiguo cañón se conserva de este fuerte, que antaño cerraba el paso a cualquier embarcación que quisiera atacar su puerto. 

5. Un poco de arte en la Cerámica do Castro y el Museo de Carlos Maside

Museo de Sargadelos

¿Qué gallego/a no tiene en casa una vajilla de Sargadelos? La cerámica de Sargadelos es originaria del municipio lucense de Cervo, donde Antonio Raimundo Ibáñez la creó a principios del siglo XIX. Muchos años después, en 1949, Isaac Díaz Pardo recoge su testigo e inicia un taller cerámico en el lugar de Samoedo, donde antes existiera un castro celta, dando lugar a la Cerámica do Castro. En 1970 Díaz Pardo recuperó la marca Sargadelos en Cervo, que se ha convertido en uno de los referenter del arte gallego en el mundo. 

Junto al complejo de O Castro encontramos también el Museo de Carlos Maside, un espacio dedicado al arte contemporáneo situado en un curioso edificio que alberga las obras más representativas del propio Maside, así como otras de Castelao, Asorey, Maruja Mallo o Laxeiro. Hoy, debido a la actual situación, el museo permanece temporalmente cerrado. 

6. Completar el Roteiro Mariñán - Costa Doce

Roteiro Costa Doce

A lo largo de 9,4 kms y con un recorrido de baja dificultad Sada ofrece esta ruta a pie para conocer los mejores paisajes del municipio. El recorrido del Roteiro Mariñán – Costa Doce comienza en el Castillo de Fontán y finaliza en la playa de Cirro. Iniciamos la ruta hasta alcanzar la entrada del Monte do Pobre y es en este punto donde deberemos decidir si continuar por el Camino Real o por la costa. 

El trayecto pasa por varios miradores de interés, Punta da Herba, Mirador da Ría y el de playa da Arnela, que nos permiten obtener unas maravillosas instantáneas de la ría de Sada y sus contornos, acabando en la playa de Cirro, donde se puede aprovechar para tomar un refrescante baño tras la caminata. 

7. Observar especies protegidas en el Humedal de As Brañas

Humedal de Brañas

Sada es un entorno privilegiado para los amantes de la ornitología, sobre todo durante el invierno, y dispone de muy buenos puntos de observación de aves, como la playa das Delicias o el mirador del paseo marítimo con prismáticos de uso público. 

Pero, sin duda, el lugar más especial de la zona para realizar esta actividad es el Humedad de As Brañas, un espacio natural que podemos encontrar en el centro de la villa. Aquí conviven especies amenazadas y aves rapaces como el gavilán común o el halcón peregrino, además de elegantes garzas reales. 

8. Trasladarte a los “alegres años 20” en su Feria Modernista

Cartel Feria Modernista 2019

El Modernismo ha tenido y sigue teniendo una gran influencia en Sada y como símbolo del mismo se celebra cada mes de julio en la localidad una afamada Feria Modernista, en la que participa activamente su población vistiéndose como en los años 20 y participando en sus desfiles y actividades. 

Fotografía, danza, talleres de artesanía, un mercado modernista y hasta una ruta en autobús de época son algunos de los atractivos de esta fiesta que ya es otra de las señas de identidad de Sada. Si bien en 2020 no tendrá lugar este evento, esperaremos ansiosos a otra ocasión para volver a disfrutarla. 

9. Comprar todo tipo de artículos en su famoso Feirón 

Desde 1977 no hay sábado en Sada sin su “feirón”, una feria popular donde se venden todo tipo de productos en los mercadillos que se reparten a lo largo de sus calles. Puestos de ropa, artesanía y productos de la huerta se dan cita en las tardes de los sábados sadenses, dando lugar a un animado ambiente en el que los locales se mezclan con visitantes que se acercan a Sada para hacer alguna compra y a la vez saborear un chocolate con churros en alguna de sus míticas churrerías. 

10. Más cosas que ver en Sada y alrededores: playas de Sada y Pazo de Meirás

Pazo de Meirás

Tu visita en Sada no estará completa sin un buen baño en sus playas. Huye de la Playa Nueva, en el entorno urbano, algo masificada en verano, y busca espacio en alguna de las numerosas calas vírgenes de Carnoedo, como Arnelas, Los Lobos o Lourido. Las playas de Morazón y Cirro son, quizá, más adecuadas para familias. El cercano y amplio arenal de Gandarío es otra buena opción para un día de playa en los alrededores. 

No dejes Sada sin visitar el Pazo de Meirás, una controvertida construcción que hoy pertenece a la familia Franco y que fue residencia de la escritora gallega Emilia Pardo Bazán. A pesar de ser propiedad privada, al haber sido declarada Bien de Interés Cultural puede visitarse parcialmente, siendo uno de los monumentos más vistos de la comarca. 

Emma Sexto

https://unmundoinfinito.com/

#loestamosconsiguiendo

#candopasetodoisto

Vivir