El Español
Vivir
|
Escapadas

Cosas que hacer este verano en Galicia que los gallegos nunca hacemos (y deberíamos)

Pasar el día en un parque acuático, descubrir el pasado celta de Galicia o cruzar la frontera son algunos de los planes de verano que no puedes dejar pasar

Cada vez que se acerca el verano se acercan las ganas de aventuras. Pocas veces nos damos cuenta de que tenemos tesoros sin explorar más cerca de lo que pensamos. O lo peor, muchas veces la pereza nos impide hacer realidad estos planes y tenemos que escuchar lo maravilloso de nuestros alrededores en boca de otros. 

Galicia está llena de todo tipo de rincones especiales de los que rara vez nos acordamos, pero que traen los mejores recuerdos. Hoy queremos recopilar todo esos sitios que quieres visitar, pero nunca lo haces, haciendo algo de Carpe Diem en honor a nuestro pasado romano.

Disfrutar como niños en el parque acuático

Atracciones del parque acuático (Aquaparkcecerda.es)

Uno de los sitios favoritos de los monitores de los campamentos para llevar a los chavales es el Aquapark de Cerceda, pero pocas veces se nos pasa por la cabeza ir hasta allí de adultos. Es perfecto para un plan de día completo donde disfrutar de todas las atracciones, que se adaptan según las edades o el espíritu aventurero de los visitantes.

Las entradas del parque salen a partir de 8 euros para adultos y varían durante la semana y el momento del verano. Nuestra recomendación es ir antes de la que comience la temporada alta, el 13 de julio, para así disfrutar de la experiencia sin agobiarse por los aforos.

Más al sur, en Sanxenxo, existe el Aquapark Sanxenxo, el parque acuático flotante más grande de España, que vuelve este verano.

Recorrer Galicia de flor en flor

Pazo de Soutomaior

Si buscas recorrer varios lugares emblemáticos de Galicia en un mismo viaje, desde luego la Ruta de las Camelias es para ti. Esta flor desembarcó en la comunidad desde Japón y China, pero desde entonces ha decorado todo tipo de espacios verdes y jardines. Con más de 8.000 variedades de esta especie repartidas por la comunidad, buscar esta planta te puede llevar a descubir los sitios más característicos de las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Hay hasta doce variaciones de esta ruta por toda Galicia, así que cada uno puede elegir por dónde empezar y qué apradas hacer según sus preferencias. Lo más probable es que escojas el itinerario que escojas acabes conociendo los jardines de las grandes casas señoriales gallegas. Algunos de los lugares más emblemáticos donde te puedes encontrar la flor son El Pazo de Oca en A Estrada, las ruinas de Santa Mariña Dozo en Cambados, la Alameda de Santiago de Compostela o la Casa Museo de Rosalía de Castro en Padrón.

Acercarse al pasado celta  

Castro de Baroña (turismo.gal)

Galicia es comunidad celta, y por tanto encontrarse conjuntos de castros, málmoas o dólmenes no es una sopresa. Pero para poder experimentar cómo vivían nuestros antepasados el mejor lugar es el Castro de Baroña en Porto do Son.

Situado en una punta rocosa de la península del Barbanza, es uno de los castros marítimos mejor conservados de Galicia. Los arqueólogos fechan su ocupación entre los siglo 1 a.C y el I d.C. Est´´a formado por cuatro recinto distintivos, flaqueados y rodeados por murallas, pero la ausencia de manantiales de agua o aljibes hace pensar que la vida se vivía fuera del conjunto.

Llegar hasta el yacimiento requiere dejar el coche algo alejado y andar por el bosque que lo rodea, pero vale la pena para ver un atardecer impresionante. Los que quieran hacer alguna parada más por la zona, pueden visitar también el Parque Natural de las Dunas de Corrubedo, a unos quince minutos conduciendo del castro.

Cruzar la frontera con Portugal caminando

Vistas al puente internacional de Tui desde la fortaleza de Valença do Minho, Portugal

Una de las mayores ventajas de vivir en Galicia es que está a un corto viaje de Portugal. Con el Miño funcionando como una frontera natural entre los dos países, el puente que une a Tui y Valença ha sido protagonista del hermanamiento de las ciudades, históricamente enfrentadas.

El puente terminó de contruirse en 1884 y fue inaugurado apenas dos años después. Aunque cuenta la leyenda que fue diseñado por un discípulo de Gustavo Eiffel, la realidad es que el proyecto tuvo la firma del riojano Pelayo Mancebo. Cofinanciado entre España y Portugal, la estructura se creó para servir a la vez de conexión del ferrocarril hasta Oporto y paso peatonal.

Pasear por el antiguo puente que conecta Tui con Valença es una experiencia única, con unas vistas increíble y que permite disfrutar de ambas ciudades en un solo recorrido.

Explorar las profundidades gallegas

Cueva do Rei Cintolo (turismo.gal)

Si te animas a hacer algo de tursimo de aventura, y no tienes claustrofobia, puede que te interese visitar algunas de las cuevas más famosas de la región. Y la provincia de Lugo es el lugar perfecto para empezar.

En Mondoñedo puedes visitar la Cueva del Rei Cintolo, un recorrido de seis kilómetros en que que te puedes encontrar lagos subterráneos, además de las típicas estalagtitas y estalagmitas. En el interior puedes encontrar también un refugio de murciélagos y algún invertebrado único del lugar.

La entrada está cerrada al público, pero desde la Oficina de Turismo de Mondoñedo puedes conseguir información para visitas guiadas. El coste de estas excursiones está en 15 euros por persona y no se permite el acceso a menores de 12 años.

Descubre juegos antiguos en Allariz

Museo Galego do Xoguete en Allariz

Durante años, el vecino allarense Alberto Oro Claro se dedicó a buscar, comprar y restaurar más de 600 juguetes. En 1995, decidió donarlos al Concello que abrió un museo dedicado exclusivamente a ellas en su villa natal. Siguiendo su ejemplo, varias personas decidieron donar a la colección, y la exposición cuenta ahora con más de 1.500 piezas únicas de diferentes artefactos infantiles del siglo XX.

Localizado en la planta baja de los antiguos juzgados de Allariz, en verano el museo está abierto de martes a domingo, además de festivos, y se puede visitar entre las 11:00 y las 14:00 por la mañana, y las 18:00 y 20:00 por la tarde. Las entradas tiene un precio de dos euros por persona, pero po un euro más puedes conseguir un bono que incluya también el Museo del Cuero y el Museo de la Moda, ambos en Allariz.

Visita la Isla de Sálvora

El pazo de Sálvora (turismo.gal)

La menos conocida del conjunto del Parque Nacional de las Illas Atlánticas, Sálvora esconde arenas de playas finas y una infinidad de historias y leyendas entre sus fronteras.

La isla fue donada por el rey Alfonso a la Iglesia de Santiago durante la Edad Media, y siglos después se convirtió en santuario de corsarios y piratas. En 1770, la familia Otero Goyanes construyó la primera Fábrica de Secado y Salazón de Pescado de Galicia, el llamado O Almacén, que todavía sigue en pie hoy, aunque sin ser funcional.

Una de las historias más inspiradoras de Sálvora ocurrió en 1921, durante el naufragio del Vapor de Santa Isabel. El suceso fue bautizado como el Titanic Gallego, y se considera uno de los accidentes marítimos más trágicos de Galicia. Murieron 213 personas. Las 55 otras sobrevivieron gracias a la ayuda de las vecinos de la isla que escucharon los gritos desde la orilla y salieron al rescate.

Puedes visitar la isla por 10 euros cogiendo un barco en el puerto de Ribeira o en O Grove a partir de julio, pero recuerda reservar con antelación porque las entradas se agotan rápido.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir