Se acerca el final de agosto y, con él, el fin de las vacaciones para muchos que este fin de semana emprenderéis el viaje de regreso a casa.

Noticias relacionadas

Y como volver muchas veces es sinónimo de despedidas y en Cocinillas pensamos que éstas son siempre mucho más llevaderas con una buena cena, hoy os traemos unas cuantas ideas para organizar una cena informal de picoteo que servirán tanto para despedirse de los amigos nuevos que hemos hecho en verano como de los viejos conocidos que han venido a visitarnos y ahora se van, para ver el partido un sábado con los amigos, o simplemente porque sí, porque para pasar un buen rato en compañía de nuestros mejores amigos tampoco hace falta que haya un motivo, ¿verdad?

Así que, allá vamos!

Untables, patés y salsas para mojar

Es lo que menos nos complica la vida, se sirven fríos por lo que se pueden preparar con antelación. No hay que preparar las raciones una por una, sino que servimos en un bol o bandeja grande con las tostadas, patatas fritas, bastones de zanahoria o lo que sea donde los vayamos a untar y ya solo falta disfrutar de la velada.

Fríos

Como se trata de preparaciones que se sirven frías, tienen la ventaja de que se preparan con antelación, por lo que solo habrá que servirlos cuando lleguen los invitados y no tendremos que estar metidos en la cocina hasta el último minuto.

Calientes

¡Que nadie se asuste! Aunque requieren que nos ocupemos de ellos justo antes de que empiece la cena, normalmente lo único que hay que hacer es dar un golpe de horno o de fritura. A mí me gustan especialmente los de horno, porque se calientan solos en él mientras empezamos con los pinchos fríos.

Dulces

Estos ya son para nota, no por difíciles sino porque serán un final delicioso para nuestra cena. También tienen la ventaja de que podemos prepararlos con antelación y simplemente sacarlos a la hora de servirlos.

Después de toda esta colección de recetas para picotear, simplemente recordaros nuestros trucos para no confundir los vasos en este tipo de cenas que se prestan muchos a los vasos “olvidados” en los rincones más insospechados.