Wiktory iStockPhoto

Carne

Pastel de pollo casero con verduras, el fiambre sano para tus bocatas

Hacer un pastel de pollo casero mucho más sano que cualquier fiambre comprado es mucho más fácil de lo que piensas y te solucionará muchas cenas.

28 febrero, 2020 13:28

Este pastel de pollo casero no solo es que no tenga ingredientes raros como los fiambres comprados, ni cantidades de azúcar que no aportan nada bueno, ni más sal que la que tú le quieras echar. Es que además, puedes aprovechar la jugada para meter unas cuantas verduritas y que los peques de la casa se las coman tan felices.

Ingredientes

  • Pechugas de pollo deshuesadas y sin piel, 500 g
  • Pimientos del piquillo asados, 100 g
  • Zamahorias, 150 g
  • Pan de molde, 4 rebanadas
  • Huevos, 2
  • Nata ligera para cocinar, 400 ml
  • Brócoli o bimi, 200 g
  • Maíz dulce en conserva, 100 g
  • Alcaparras en conserva, 50 g
  • Sal
  • Pimienta
  • Mantequilla, para engrasar el molde

Paso 1

Empezamos encendiendo el horno a 180ºC para que vaya precalentando.

Paso 2

Limpiamos el brócoli, lo separamos en ramitos pequeños, lo cocinamos al vapor durante 5 minutos y reservamos.

Paso 3

Troceamos el pan, lo ponemos en un bol y añadimos la nata para que el pan la vaya absorbiendo.

Paso 4

Pelamos las zanahorias y las cortamos en brunoise. Picamos también los pimientos del piquillo asados.

Paso 5

En un robot de cocina o en un procesador de alimentos ponemos el pollo con los huevos, el pan y la nata. Salpimentamos a gusto y trituramos hasta tener una mezcla homogénea. Volcamos la mezcla en un bol y añadimos el brócoli, las zanahorias, los pimientos del piquillo, el maíz y las alcaparras y mezclamos bien con un tenedor.

Paso 6

Engrasamos un molde para pan o plum cake de unos 11x22 cm con un poco de mantequilla y echamos la mezcla que acabamos de preparar. Horneamos durante unos 45 minutos a 180ºC o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio. Una vez fuera del horno dejamos reposar en el molde durante diez minutos antes de desmoldar.

Paso 7

Podemos servir el pastel de pollo caliente o dejarlo enfriar, envolverlo bien en papel film y guardarlo en la nevera para consumirlo como si fuese un fiambre de pollo que podemos incluir en ensaladas, bocadillos, etc.