Hace un rato os hablábamos de alimentos para disfrutar del sexo, pero está claro que el llegar a las sábanas requiere ciertos preliminares que nos ayuden a ponernos en situación. Y para ello nada mejor que organizar una cena romántica que, si tenemos en cuenta una serie de detalles puede terminar siendo una velada inolvidable aunque sea simplemente disfrutando de la compañia y después de cenar la otra persona se vaya a su casa. Que estas cosas tampoco se pueden forzar.

Cosas a tener en cuenta para organizar una cena romántica

Noticias relacionadas

Bajo mi punto de vista, quizá lo más importante es crear un ambiente agradable y para eso la puesta en escena es fundamental.

Organizar una cena romántica: La luz

Una luz que no sea muy fuerte, pero que tampoco nos obligue a estar en penumbra. Por ejemplo, unas luces indirectas y unas velas en la mesa ayudarán a dar un toque romántico y a generar un ambiente cálido.

Organizar una cena romántica: La música

Ayudará a evitar silencios incómodos, sobre todo si es la primera vez que vamos a organizar una cena romántica para esa persona y, por supuesto, ayudará a relajar el ambiente.

A no ser que tengamos muy claros cuáles son los gustos musicales de la otra persona, elegiremos música suave, lenta y poco estridente. Por si os da pereza buscar, aquí tenéis una lista de Spotify que os puede servir. Como veis, el título –Música para citas, cenas románticas y lo que viene después-, no puede ser más adecuado.

Organizar una cena romántica: La mesa

Es obvio, pero tanto el mantel, las servilletas, la vajilla, los vasos y los cubiertos deben estar limpios. Si decides usar mantel y servilletas de tela, también es muy recomendable que estén planchados. A la hora de poner la mesa también ganarás puntos si colocas algunas flores o si doblas las servilletas de una manera más artística, por ejemplo con alguna de las formas que os enseñamos aquí. Si te das por vencido antes de intentarlo pensando que no vas a tener maña para hacerlo y vas a usar servilletas de papel, ni se te ocurra ponerlas encima de la mesa dentro del paquete de plástico.

Organizar una cena romántica: El menú

Siempre que organizamos una cena y organizar una cena romántica no es la excepción debemos esforzarnos en averiguar algo acerca de lo que le gusta a la otra persona y, lo que es más importante, si tiene alguna alergia o intolerancia que le impida tomar determinados alimentos. Porque sí, ya os hemos contado que el marisco o el aguacate son buenos aliados en esta situación, pero muchas personas son alérgicas, a otras no les gustan y otras son vegetarianas. Imaginaos la situación si nos hemos gastado una fortuna en marisco, y llegado el momento se da uno de esos casos, tenemos un ¡tierra trágame! y un corte de rollo inmediato.

Otra cosa importante, aunque seamos unos maestros en el arte de cocinar los callos y la fabada, platos como estos no nos ayudarán ni una pizca.

Lo mejor será un menú que incluya vegetales, proteínas magras, frutas y un poco de chocolate. Para beber, un poco de vino o cerveza y agua. O, si lo preferimos, un poco de champán.

A modo de sugerencias y, asumiendo que ese invitado especial no está en ninguno de los grupos anteriormente descritos, os dejamos unas cuantas recetas que podréis ver completas pinchando sobre el nombre de las mismas.

Entrantes

Platos principales

Postres

Y, después de todo esto, ya solo queda esperar a que triunfe el amor 🙂