Restaurantes

7 restaurantes nuevos de Madrid que van a triunfar mucho este verano

La capital no para y para esta temporada de verano, abre nuevas propuestas para todos los gustos. Estos son los restaurantes nuevos de Madrid que merece la pena conocer. 

8 julio, 2021 16:12

Si te quedas en Madrid este verano, los meses de julio y agosto son perfectos para conocer todo lo nuevo que ha abierto en las últimas semanas. Restaurantes viajeros, especializados en sushi, otros que te llevan a la Francia más elegante o a Italia en un abrir y cerrar de ojos. Estas son las restaurantes nuevos de Madrid en los que vas a disfrutar mucho este verano.

Bar Manero

  • Dirección: Claudio Coello, 3
  • Horario: Lu-Do 13:00-01:00 
  • Teléfono: 965 144 444
  • Precio: 30 €

Tras triunfar en Alicante, el Grupo el Portal desembarca en Madrid y lo hace en plena calle Claudio Coello. Tenían todo listo para abrir el año pasado, pero la pandemia cambió sus planes. Ahora sí, con todo su maquinaria puesta a funcionar, lleva acumulando llenos diarios desde su apertura.

Con Carlos Bosch y el chef Sergio Sierra como cabezas de este proyecto, han concebido un espacio que muta según las horas del día junto a Lázaro Rosa-Violán. Es perfecto para tomar un vermut, comer de forma distendida, cenar en sus diferentes espacios e incluso alargar hasta las primeras copas de la noche.

¿En la carta? Un despliegue de buena cocina y materia prima. Desde las conservas, bajo la propia marca Manero que elabora mejillones, berberechos, navajas en aceite de oliva o sardinillas, hasta una colección de embutidos de Pinoso, quesos y salazones como mojama o lama de hueva de maruca, tan típicos en Alicante.

En Manero se tapea y se hace a lo grande, con croquetas en diferentes versiones, ensaladilla rusa con ventresca de atún, la tortilla de papas trufada o unos canelones como los que preparaba la madre de Carlos.

Atención merece también su sección de entre panes, con su célebre bocadillo de calamares en un mollete crujiente de Antequera y novedades para este lugar como el brioche de pastrami, el lobster roll con cangrejo real y bogavante o un suculento bikini de salmón y caviar, inspirado en el de Rafa Zafra en Estimar. 

Baan

  • Dirección: Villanueva, 2
  • Horario: Lu-Ju 17:00-0:00. Vi-Do 12:00-0:00 
  • Teléfono: 911 088 900
  • Precio: 30-40 €

Hasta que podamos volver al sudeste asiático, siempre nos quedarán los restaurantes que nos hacen viajar con el paladar hasta allí. ¿Una de las mejores opciones? El recién abierto Baan. Con el chef Victor Camargo al frente, explora una cocina de sabores viajeros, elaborada con ingredientes locales y reconocibles.

El espacio en sí es todo un logro, obra del estudio de interiorismo COUSI, que ha dejado la zona de cocina a la entrada del local y a la vista de todos y ha planteado el espacio con dos lugares diferenciados. La sala, en la parte baja, que se inspira en las formas que se crean entre los campos de arrozales y la cocktail house, en la parte alta, donde disfrutar de coctelería y picoteo.

De su cocina salen platazos como unas láminas de lomo madurado 180 días de Cárnicas Lyo, un nem vietnamita que elabora con bull negre de los Pirineos, una fantástica ensalada de payaya verde con aceite de chiles o un original pad thai elaborado con chipirones de anzuelo. Y por supuesto, una colección de curries, como el verde de verduras, el rojo de selva con carrillera de vaca guisada en coco, icono de Sudestada o un original curry de hamburguesa. 

Mención merece su oferta líquida, con un mix de clásicos a los que aplican toques asiáticos y licores como el Marthaini con ginebra japonesa macerada con lemon grass, un White Mary con gazpacho y habanero o la mítica Caipirinha de Gintas, todo un referente de Sudestada, ahora al frente de Savas. 

Villa Capri

  • Dirección: Hortaleza, 118
  • Horario: Lu-Do 12:45-16:30, 19:30-23:15
  • Teléfono: 914 416 299
  • Precio: 20-30 €

El grupo Big Mamma lo ha vuelto a hacer. Si ya revolucionó la ciudad con su trattoria Bel Mondo, ahora llegan con nueva apertura, Villa Capri, donde prometen un chapuzón a la italiana, con aromas de la Costa Amalfitana.

A crear conceptos pocos les ganan. En esta ocasión, han transformado un espectacular espacio de 500m2 en el barrio de Las Salesas, en todo un sueño acuático inspirando en el mundo marino y el de las sirenas. Disponen tanto de terraza rodeada de flores, como de diferentes espacios de lo más instagrammeables. 

Para la propuesta gastro, siguen la misma filosofía que en el resto de sus locales, abastecerse de pequeños productores italianos para elaborar platos que no dejan a nadie indiferente. Desde un gazpacho elaborado con tomates de San Marzano, hasta la Villa Burrata, rellena de pesto, un toque fresco de albaricoque, cerezas e hinojo.

Aquí hay que probar las pastas, que elaboran a diario en el restaurante, con hits como la F*ck Me I'm Famous, que son raviolis rellenos de crema de carbonara y yema de huevo, crujiente guanciale de la Toscana y un toque de Pecorino o la Mr. Lobster Lover, con bogavante junto a su bisqué y tomatitos frescos.

También tienen pizzas al estilo napolitano y platos de pescado y carne. Atención además a sus postres, entre los que triunfa Mi limón, mi limonero, una vuelta de tuerca al helado de limón con una cremosa salsa cítrica, bizcocho al limoncello y crujiente de almendra.

Bar de Fuegos

  • Dirección: Barbieri, 7
  • Horario: Ma-Sa 13:00-16:00 20:00-00:00 / Do 13:00-16:00
  • Teléfono: 916 841 162 
  • Precio: 35-40 €

Madrid apuesta fuerte por los fuegos. Si Dani García abría Leña, su asador en la ciudad, también el chef Mauricio Giovanni apostaba por Bar de Fuegos, una propuesta desenfadada y centrada en platos a la parrilla de leña y carbón.

Partiendo de algo tan primitivo como el fuego, ha creado un espacio cosmopolita, con las parrillas como centro del local, para que todos puedan deleitarse con la vista de los parrilleros en acción. 

Solo un vistazo a la carta, ya nos augura que es un sitio al que volveremos muchas veces, para poder probar más cosas en diferentes visitas. Hay para todos, carnívoros, vegetarianos, amantes de la pizza... Para comenzar, hay platos imprescindibles como los nem a las brasas con langostinos, albahaca, bacon y salsa agripicante o una coliflor asada con especias, crema de kimchee y nata agria.

Luego la opción fluye entre su parrilla con cortes de carne como lomo alto argentino, Tomahawk o picaña, o sus opciones de pescados como lubina o calamares curry, que se pueden acompañar con sus ensaladas, boniato, batata asada con salsa criolla o patatas fritas, entre otros acompañamientos.

¿Una opción para recordar? Los entre panes parrilleros, bocadillos que terminan a la brasa con rellenos como panceta desmigada yakiniku, col y pepinillos en salsa de rábano o setas y cebolla a las brasas con tomillo y queso ahumado. Además, en su carta presentan una selección de pizzas elaboradas al horno de brasa. 

Tottori Sushi Bar

  • Dirección: Lagasca, 67
  • Horario: Lu-Do 12:30-16:30, 19:30-0:00

  • Teléfono: 918 214 573
  • Precio: 50 €

El grupo Grupo China Crown, liderado por María Li Bao, expande fronteras. Tras triunfar con el restaurante de alta cocina imperial China Crown y conceptos como Shangai Mama o Crazy Bao, acaban de abrir en pleno barrio de Salamanca su última aventura, Tottori Sushi Bar. 

Y no es un nuevo concepto como tal, sino que lleva más de 20 años afianzado en Japón y ahora, aterriza en Madrid, basándose en el legado Haruki Takahashi, mentor y fundador del Tottori original, ubicado en la ciudad japonesa que da nombre al restaurante.

En un local cosmopolita y adecuado al tipo de cocina, explorar sabores genuinos nipones, a través de la tradición y su propia cultura gastronómica. ¿El secreto de su éxito? Materias primas de la mejor calidad, pescados y mariscos frescos y la técnica con la que cortan y preparan sus platos.

Podrás probar usuzukuris de lubina, tatakis o tartares, además de cortes de sashimi como atún rojo, salmón y pez mantequilla con salsa trufada, nigiris variados como los de lubina con yuzu y wasabi natural o un fantástico gunkan de atún toro. También opciones templadas como la lámina de wagyu que sopletean delante del comensal.

Mención merecen también sus platos preparados a la robata, como un yakitori de pollo y uno de corazones. También imprescindible su katsu sando de solomillo con mostaza. Imbatible.

Hortensio

Tras seis años en una ubicación diferente, el traslado de Mario Vallés, con su restaurante Hortensio al Gran Meliá Fénix, ha sido todo un éxito. Se mantiene fiel a su filosofía, que apuesta por la alta cocina de corte francés, pero con toques viajeros y en especial latinos dada su procedencia colombiana.

El nuevo local gana en espacio y recibe al comensal con una gran barra circular y un lujo atemporal y relajado, con especial atención a los detalles, como la mantelería de lino o las flores frescas en cada mesa.

En la carta del nuevo Hortensio, Vallés y su jefe de cocina Víctor Cuevas, presentan novedades ad hoc a la nueva ubicación, pero no olvidan clásicos de siempre que ha ido consagrando durante estos años. Clasicismo sin pretensiones, resuelto a la perfección en un equilibrio entre técnica y producto.

Para abrir boca hay que pedir su buey de mar con aguacate, rocoto y salsa de coral o un fantástico foie fresco con guayaba de Feijoa, que acompañan de brioche que elaboran ellos mismos. En su apartado de pescados, destaca el mítico salmonete con pisto marino, que en esta ocasión se acompaña de dos salsas.

Para los carnívoros hay excelentes opciones, como una molleja con puré de tupinambo, un jarrete de cordero o el también clásico pichón Mont Royal en cuatro elaboraciones. Vallés domina también a la perfección los postres, como con un bocado aparentemente simple, pero con muchísima técnica detrás, un limón con ganache cítrica y confitura de bergamoto. 

Abascal

A los que demandan terraza, les diremos que esta es una de las más agradables que se ha abierto en las últimas semanas. Ubicado en pleno Chamberí y en la calle José Abascal, la suya es una de esas donde pasar el rato y que se detenga el reloj, donde disfrutar de su cocina y de música en directo, en un ambiente de moda.

Los demás espacios no le quedan a la zaga. En la entrada del restaurante se sitúa el Market, donde se puede, desde comprar productos frescos como verdura de temporada o conservas, hasta tomar un vino. Ya en la sala, apuestan por la materia prima de temporada como máxima, con especial hincapié en las verduras, con platos como una lechuga viva de su huerto vertical, tomate de Tudela con el aliño secreto o berenjena con miso rojo.

También encontrarás platos que siempre apetecen, como una refrescante ensaladilla rusa con ventresca de atún, croquetas, callos, unos huevos de corral con patata machada y trufa o sardinas al carbón con mojete manchego.