¿Qué son los superalimentos?

En la actualidad, se denominan superalimentos a aquellos alimentos con un alto contenido en antioxidantes (como son las vitaminas A, C y E) y fitonutrientes (sustancias químicas presentes en los vegetales que ademas de darles color y sabor, desempeñan otras funciones como protegernos de algunas infecciones infecciones o incluso reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas o cáncer).

Noticias relacionadas

Estos superalimentos también son depurativos, eliminan tóxicos y, al menos teóricamente, ayudan a combatir el envejecimiento.

No es algo nuevo, pues a estas alturas todos estamos cansados de leer sobre los múltiples beneficios de la dieta mediterránea gracias a que incluye productos tradicionales como el aceite de oliva, el tomate o los frutos secos. Pero también es cierto que últimamente, quizá porque siempre tiene que haber algo nuevo que se pone de moda, se les atribuye el mérito de ser superalimentos a algunos de los que nunca hemos oído hablar aunque lleven existiendo desde que el mundo es mundo, como es el caso de la quinoa, las semillas de Chía y el kale o de algunos más exóticos como el acai, el pasto de trigo o las bayas de Goji.

Superalimentos comunes que debemos incluir en nuestra dieta diaria

Afortunadamente, para consumir superalimentos, no es necesario hacer una peregrinación en busca de pasto de trigo ecológico ni pagar un dineral por bayas de Goji, sino que también existen otros superalimentos con propiedades fantásticas y mucho más al alcance de nuestra mando.

1. Alubias

Son baratas y fáciles de cocinar, por lo que se pueden consumir con frecuencia. Son una fuente de fibra soluble que disuelve el colesterol malo y ayuda a que nuestro cuerpo lo elimine antes de que se adhiera a nuestras arterias.

Son ricas en antioxidantes y son una fuente de hierro, mineral que juega un papel clave a la hora de transportar el oxígeno desde los pulmones al resto de las células corporales.

Se pueden consumir en potajes como la fabada, las fabes con bacalao o las alubias con almejas, en ensaladas, en purés o, incluso para espesar salsas.

01-alubias

2. Arándanos

Es una de las frutas más saludables que existen y cada vez son más habituales en los mercados. Tienen un alto contenido en antioxidantes gracias a los cuales pueden ayudar a prevenir enfermedades como la diabetes o el cáncer, así como las pérdidas de memoria ocasionadas por la edad.

Pueden ayudar también a mejorar la salud cardiovascular y, gracias a su contenido en unos flavonoides llamados catequinas, pueden favorecer la quema de grasas siendo de ayuda en dietas de control de peso.

Los arándanos conservan sus nutrientes si los consumimos frescos, deshidratados, congelados o en forma de mermeladas, por lo que podemos consumirlos en salsas, helados, batidos, panes, ensaladas, etc

02-arandanos

3. Nueces

Una forma de incorporar en nuestra dieta diaria una gran cantidad de vitaminas y minerales es incluir nueces en ella. Tales son sus beneficios que incluso hay estudios que revelan que las personas que consumen nueces a diario pueden llegar a vivir de 2 a 5 años más que las que no las consumen.

Las nueces son ricas en ácidos grasos omega-3 y grasas insaturadas que ayudan a reducir el colesterol “malo” conservando el “bueno”.

Se pueden incluir en postres, salsas, ensaladas o incluso tomarlas solas como aperitivo o parte del desayuno o la merienda.

03-nueces

4. Espinacas

Tenemos claro que las espinacas son una fuente de salud desde que veíamos los dibujos animados de Popeye cuando éramos pequeños. Y es que este personaje sabía muy bien lo que comía, pues el consumo de esta verdura hace que nuestros músculos trabajen de manera más eficiente cuando entrenamos o hacemos ejercicio.

Contienen luteína, un nutriente que favorece la salud ocular, y tienen el doble de hierro que otras verduras de hoja verde.

Se pueden comer crudas en ensaladas, salteadas con especias, en tortillascomo relleno de pastas, etc.

04-espinacas

5. Tomates

Son ricos en antioxidantes, potasio y vitaminas E y C. Se les atribuye la capacidad de reducir el riesgo de cáncer de próstata, pulmón, estómago y piel. Reduce también el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

Podemos consumirlo crudo en ensaladas o cocinado como parte de sofritos, estofados o como protagonista absoluto de salsas como la salsa de tomate, el kétchup o la salsa barbacoa. También está delicioso si se toma en forma de zumo.

Cocinillas

6. Yogur

Otro de los superalimentos comunes que podemos consumir sin mayor dificultad es el yogur, eso sí, debemos optar por aquellos bajos en grasas.

Una taza de yogur bajo en grasas aporta el 25% de la cantidad diaria recomendada de riboflavina. Además el yogur es un alimento que contiene bacterias que ayudan a regular la digestión y a fortalecer nuestro sistema inmune.

Por si fuera poco, una ración de yogur aporta potasio, fósforo, yodo, zinc y vitaminas B5 y B12 en cantidades significativas.

Podemos consumirlo en salsas, postres como tartas de yogur, bizcochos, batidos, helados, etc.

Cocinillas

7. Avena

Contiene fibra soluble que ayuda a eliminar el colesterol malo. Es rico en carbohidratos de absorción lenta por lo que nos aporta energía durante un tiempo prolongado.

Además, es un cereal rico en proteínas, pues una taza nos aporta 10 g de proteína pura.

Se puede consumir cocida en forma de gachas, en copos tostados (muesli) o en forma de harina que puede usarse en panes o en bollería.

07-avena

Fuente | Food Cheat Sheet Imágenes | iStock