DietaExamen_00 (1024x683)

DietaExamen_00 (1024x683)

Saludables

Dieta de exámenes, la mejor alimentación para tu cerebro

¿Sabías que el cerebro, aunque sólo supone aproximadamente un 2% del peso corporal, consume el 20% de la energía disponible? ¿Y que este consumo aumenta bastante en época de exámenes? ¿Sabías que el cerebro capta energía procedente únicamente de la glucosa?

Aprovechando que estamos en pleno junio y que estamos en temporada de exámenes, en Cocinillas os hemos preparado una pequeña recopilación de consejos y recetas para alimentarse correctamente durante la época de exámenes.

Cuando necesitamos elevar el aporte de glucosa al cerebro, debemos hacerlo sin comer de más, pues elevar el aporte de calorías no es lo más aconsejable, ya que nos puede llevar a digestiones pesadas y tardes de somnolencia que nos podrían hacer perder unas valiosísimas horas de estudio, sino que lo que debemos procurar es no descuidar la presencia de determinados nutrientes en la dieta: vitaminas, sales minerales (potasio, magnesio y zinc) y oligoelementos (litio, silicio, selenio y cromo). Éstos tienen relación directa con la capacidad de concentración, memoria, rendimiento intelectual e incluso el estado de ánimo.

Una alimentación adecuada nos puede ayudar mucho a la hora de sacar el máximo rendimiento a nuestras horas de estudio. Estas sencillas pautas pueden ayudarte a conseguirlo.

  •  Toma un buen desayuno que te aportará energía y le suministrará glucosa a tu cerebro.
  • En las comidas principales, la dieta mediterránea es tu mejor aliada. Lo  ideal estos días es una alimentación variada sin exceso de grasas, con presencia de verduras y frutas,  evitando excesos y alimentos flatulentos. Huye siempre que puedas de comida rápida y precocinada.
  • Hidrátate bien durante todo el día bebiendo agua, infusiones o zumos naturales. Evita las bebidas azucaradas o gaseosas.
  • Haz 5 o 6 comidas al día (como mínimo 4), así evitarás sentir hambre y comer más de la cuenta en las comidas principales. Es mejor comer un poco cada pocas horas que comer demasiado en las comidas principales.
  • La bollería industrial, los snacks comerciales es conveniente eliminarlos de la dieta, aunque un poco de chocolate será tu mejor amigo estos días: aporta una buena cantidad de energía y ayuda a reducir el nivel de estrés.
  • No caer en la trampa del café  y, en general, de las bebidas con cafeína para estar despierto más tiempo, ya que efectivamente nos quitará el sueño pero hará disminuir nuestra capacidad de concentración y memorización, aumentará el nerviosismo y no os permitirá descansar correctamente.
  • Haz algo de ejercicio al finalizar la jornada de estudio. Te ayudará a descansar mejor y a levantarte fresco a la mañana siguiente. Si no puedes conciliar bien el sueño, toma infusiones de hierba luisa, melisa, valeriana, pasiflora, tila o toma un vaso de leche caliente con miel antes de acostarte.

A continuación os damos unas cuantas sugerencias que pueden ser buenas para estos días.

Desayuno y media mañana

Debes hacer un desayuno completo en el que estén presentes el pan ó los cereales, la fruta, los lácteos e incluso algún huevo. Para el tentempié de media mañana elige un bocadillo no muy grande o una pequeña porción de bizcocho casero sin cremas ni adornos grasientos y un zumo natural.

Comida

Para la comida es mejor huir de la comida rápida y optar por un buen menú mediterráneo que incluya alguna legumbre, pasta ó arroz, pescado o carnes magras, verduras, hortalizas y fruta. En definitiva, hacer comidas sanas y equilibradas que favorezcan la digestión. El día que no tengas nada de tiempo puedes tomar ensaladas muy variadas en las que puedes incluir frutas,frutos secos, jamón, queso, huevo cocido, atún, guisantes, arroz, patata cocida o pasta.

Merienda

La merienda es fundamental para evitar la sensación de hambre o de estómago vacío entre horas y mantener unos valores adecuados del nivel de glucosa en sangre a lo largo del día. Es un buen momento para tomar fruta, yogures, una barrita de cereales, un sandwich o frutos secos.

Cena

Una buena cena debe ser similar a la comida pero más ligera y con algo menos carbohidratos, ya que durante el sueño baja el consumo de éstos. Una carne magra, un pescado o un lácteo acompañado de verduras u hortalizas sería lo más adecuado.

Y para terminar, unas recomendaciones adicionales sobre técnicas de estudio que sí se han demostrado científicamente.

¡Mucho ánimo y mucha suerte en vuestros exámenes!