DSC_0437

DSC_0437

Pasta y arroz

Receta de Gnocchi alla Sorrentina

Noticias relacionadas

Que soy una enamorada de la cocina italiana ya lo sabéis, sus platos me apasionan. Pero si además de ser una receta sabrosa, es fácil y rápida como ésta, es una auténtica combinación ganadora. Los Gnocchi alla Sorrentina es de esas recetas que podrás encontrar en muchísimos restaurantes italianos, un clásico casi tan popular como la salsa carbonara (la de verdad, la que no lleva nata, que os enseñamos de la mano de Dani Less aquí).

Ingredientes para 4 o 5 personas

  • 1 kg de gnocchi o ñoquis
  • 800 g de tomate triturado
  • 100 g de queso parmesano rallado
  • 250 g de mozzarella fresca
  • 8-10 hojas de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo
  • Aceite
  • Pimienta
  • Sal
DSC_0437

DSC_0437

Preparación de los Gnocchi alla Sorrentina

En primer lugar, vamos a preparar la salsa de tomate con albahaca casera. Podéis comprar un bote ya preparado de ésta salsa, pero es tan sumamente fácil de hacer que no merece la pena, de verdad. Echamos en una cacerola un chorrito de aceite y ponemos a sofreir el diente de ajo. Yo no suelo picarlo porque luego lo retiro, pero si os gusta mucho el sabor y no os sienta mal, podéis picarlo finito e integrarlo con la salsa, a vuestro gusto.

Cuando esté doradito, echamos el tomate triturado (cuidado, que salta) y lo sofreímos durante un par de minutos a fuego medio-alto. Acto seguido, partimos las hojas de albahaca con los dedos, pues si lo hacemos con el cuchillo se oxidarán al contacto con el metal y se pondrán negras (reservamos 2 o 3 hojas enteras para decorar la fuente después) y las añadimos al tomate. Dejamos que reduzca durante unos 30 minutos a fuego medio, removiendo de vez en cuando. Rectificaremos la sal y le añadiremos pimienta al gusto.

Mientras se va haciendo la salsa, ponemos a precalentar el horno a 250º con grill (si decidimos hacer los gnocchi caseros, éste sería el momento ;)). Picamos la mozzarella en dados de 1 centímetro de lado y rallamos el queso parmesano (si no lo tenemos ya rallado). Ponemos abundante agua con sal en una olla grande a cocer. Cuando hierva, vamos echando los gnocchi por tandas, poco a poco, para que no baje la temperatura del agua bruscamente. Si los echaramos a la vez, se enfriraría el agua, y corremos el riesgo de que se nos ablanden demasiado los gnocchi y se deshagan, así que ya sabéis, los gnocchi se cuecen con el agua bien caliente.

Los dejaremos cocer hasta que floten, y según vayan saliendo a la superficie los “pescamos” con una espumadera y los reservamos, y vamos echando la siguiente tanda hasta tenerlos todos cocidos. Cuando los tengamos listos, los mezclamos con la salsa de tomate, para que queden bien impregnados, procurando que sea suficiente para que en el horno no se queden secos (aunque es difícil que eso pase). En una fuente apta para horno echamos un chorrito de aceite y echamos la mitad de los gnocchi. Los cubrimos con la mitad de la mozzarella picada y la mitad del parmesano, haciendo una capa que cubra los gnocchi. Acto seguido, echamos la otra mitad de los gnocchi encima de la capa de quesos y repetimos la jugada, cubriéndolos con la otra mitad de la mozzarella y el parmesano.

Si nos gusta mucho la pimienta, podemos echar un poquito por encima para rematar la preparación, y lo metemos al horno con aire (si nuestro dispone de ésta funcionalidad) en la parte de arriba durante 5 minutos, para que el queso se funda y gratine. Si vemos que tras 5 minutos no se ha gratinado, lo dejamos un poco más, eso depende de cada honro, pero ojo con dejarlo de más, que no se nos queme. Servir inmediatamente, que el queso estará fundido. ¡Mmmm!

Resultado

Es un plato con el que sorpenderéis a todo el mundo, es bastante económico (más si hacéis los gnocchi vosotros mismos) y seguro que alguien querrá repetir. Como siempre os digo, en éstas recetas con tan poco ingredientes y tan básicos, lo más importante es que éstos sean de buena calidad. No es lo mismo si usamos queso en polvo típico de bolsa que si compramos un cuña de parmesano y lo rallamos en el momento, y lo mismo os digo con la mozzarella, marcará muchísimo la diferencia si elegís sabiamente. ¡Que los disfrutéis!

Tiempo: 45 minutos

Dificultad: 3/5

Digestión: 4/5

Precio: 10 €