Actualidad gastronómica

Monsieur Cuisine Connect, primeras impresiones con el robot de cocina de Lidl

Llevamos una semana trasteando con el robot de cocina de Lidl, el Monsieur Cuisine Connect de la marca Silvercrest y esto es lo que nos está pareciendo.

Al final he sucumbido al robot de cocina de Lidl. La verdad es que llevaba tiempo con ganas de hacerme con un aparato de este tipo, más por capricho que por necesidad, pero con la excusa de que en los últimos tiempos algunos electrodomésticos de mi cocina han pasado a mejor vida, que llegado el verano empezaba a necesitar con urgencia una nueva batidora de vaso y que justo han puesto a la venta el Monsieur Cuisine Connect, pues no he parado hasta hacerme con él.

Así pues, en mi cocina ha comenzado una nueva era en la que el robot de cocina de Lidl espero que sea digno sustituto de todos los pequeños electrodomésticos que vayan cayendo, con lo que ahorraré bastante espacio en la cocina y tiempo a la hora de recoger después de cocinar.

Primeras impresiones con el Monsieur Cuisine Connect

De momento solo llevo una semana con el robot y solo he tenido ocasión de utilizarlo para elaborar cosas sencillas, así que os contaré cuáles han sido las primeras impresiones que me ha dado la máquina que, ya os adelanto, que ha superado con creces mis expectativas.

Primer contacto con el Monsieur Cuisine Connect

Lo primero que llama la atención del robot del Lidl es su tamaño, que una tiene la referencia en la cabeza de otros vasos de 2,2 litros de capacidad y la verdad es que la diferencia de tamaño es más que evidente a simple vista.

De hecho, la caja tiene unas dimensiones considerables y es algo que debéis tener en cuenta si vais a comprarla en tienda y pretendéis traerla a casa en transporte público. Si es así, que sepáis que os resultará de gran ayuda si podéis ir acompañados.

Una vez desembalado todo nos encontramos con una máquina de aspecto robusto y con acabados de calidad en las que las partes plásticas se ven resistentes y bien rematadas y los accesorios metálicos como puede ser el vaso, son lo suficientemente gruesos y no parece que vayan a abollarse al más mínimo toque.

El contenido de la caja es:

  • El robot de cocina propiamente dicho.
  • El vaso con las cuchillas y que también trae el cestillo, la tapa y el cubilete o vaso medidor que sirve de tapón para el orificio de la tapa.
  • La mariposa
  • La vaporera de dos pisos con tapa y con la junta para acoplarla al vaso (cuando se usa la vaporera, esta hace de tapa del vaso)
  • Espátula para rebañar las paredes
  • Manual de instrucciones en castellano
  • Libro de recetas en castellano impreso a color y encuadernado en tapas duras.

Encendiendo el robot por primera vez

Nada más encender el aparato por primera vez nos pedirá que seleccionemos el idioma de trabajo en la pantalla táctil, a continuación nos preguntará si queremos conectarnos a una red WiFi, que más adelante os enseñaré cómo hacerlo, pero que no es algo que necesitemos para empezar a cocinar, así que podemos darle a continuar hasta que nos salga el menú que vemos en la foto.

Desde ahí podemos acceder cómodamente y de manera muy intuitiva a todas las funciones del robot. En la fila superior hay tres iconos, el izquierdo sirve para acceder a las funciones preprogramadas de las que luego os hablará con más detalle; el central sirve para acceder a la lista de recetas que vienen ya grabadas en la máquina y, el icono de la esquina superior derecha sirve para acceder a otros ajustes de la máquina, como, por ejemplo, cambiar el idioma o configurar la conexión al internet si aún no lo hemos o hecho o necesitamos cambiar algún parámetro sobre la misma.

Bajo estos iconos están los diales que permiten la selección del tiempo, la velocidad y la temperatura y, bajo estos, los botones de play y pausa, que permiten poner en marcha el programa que hemos seleccionado o pararlo si es necesario.

Finalmente, la última fila de botones sirve (de izquierda a derecha) para activar el turbo, para hacer que las cuchillas vayan marcha atrás y para poner a funcionar la báscula.

Funciones muy accesibles

Las funciones preprogramadas o presets pueden iniciarse rápidamente sin necesidad de indicar tiempo, velocidad y temperatura, pues estos se seleccionan de modo automático al elegir la función. La máquina trae tres funciones de este tipo:

  • Amasar: función para elaborar masas de harina tipo pizzas, panes, roscones de Reyes, brioches, etc
  • Vaporera: inicia un programa de cocción al vapor cuando está colocado el accesiorio vaporera.
  • Rehogar: Es la función para realizar sofritos de todo tipo, durante la misma las cuchillas alternan periodos de giro a muy baja velocidad con períodos en los que estas no giran, tal y como haríamos un sofrito en una sartén en la que solo nos acercamos a remover de vez en cuando.

En en menú de recetas precargadas podemos encontrar más de cien recetas que podemos elaborar siguiendo el sistema Cooking Pilot, que así es como se llama el método de cocina guiada del MCC. En este menú podemos ordenar alfabéticamente las recetas o por tipo de plato o buscar la que necesitemos en cada momento. Para acceder a estas recetas que ya están grabadas en la máquina no es necesario que el robot esté conectado a internet a través de una Wi-Fi.

En los ajustes, además de poder configurar algunas opciones como el idioma o los parámetros de la WiFi, encontraremos una serie de informaciones útiles sobre el aparato.

El libro, aparte de un capítulo inicial con una serie de consejos generales muy útiles y que os recomiendo mucho su lectura, vienen todas las recetas de preparaciones básicas y casi un centenar de recetas algo más elaboradas.

Resumiendo, se trata de una máquina que no defrauda en cuanto a calidad y poco tiene que envidiar a modelos más caros de otras marcas y sobre la que prometo seguir contándoos cositas y enseñaros un montón de recetitas que tengo en mente y que os iré poniendo según las vaya haciendo.

Así que, ya sabes, mañana puedes hacerte con un ejemplar de la máquina