IMG_3032

IMG_3032

Pasta y arroz

Risotto fácil de trigueros y jamón

Noticias relacionadas

El arroz es uno de esos ingredientes que se pueden hacer de mil formas, y que, por lo general, suele gustar a todo el mundo en alguna de sus variantes. Hoy viajamos de forma imaginaria hasta Italia, y hemos querido elaborar una receta de risotto, la forma más común de cocinar el arroz en el país. Como se puede elaborar prácticamente con cualquier ingrediente, nos hemos decantado por un vegetal, como son los espárragos, que siempre le dan un toque ligero, y un cárnico, con es el jamón, que le aporta un punto de sabor muy español. ¡Vamos con la receta!

Ingredientes

  • 1 manojo de espárragos trigueros, frescos o congelados
  • 1/4 de cebolla
  • 150gr de jamón en tacos
  • 230gr de arroz redondo
  • 800 ml de caldo de la cocción de los trigueros
  • Medio vaso de vino blanco
  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • Queso parmesano
IMG_3032

IMG_3032

Preparación

Empezamos picando la cebolla en brunoise, o en cuadraditos, y la ponemos a pochar, a fuego lento, en un soté o en la cazuela que tengamos, con dos cucharadas de aceite de oliva caliente. Mientras, lavamos los espárragos, si son frescos, un paso innecesario si son congelados, y los ponemos a cocer, unos 10 minutos, en una olla con agua hirviendo. Cuando estén listos los escurrimos y reservamos el caldo. Los cortamos en trocitos de un dedo de grosor, aproximadamente, y cuando la cebolla esté casi transparente  los agregamos al soté. Los cocinamos junto a la cebolla durante unos 8 o 10 minutos, y añadimos los tacos de jamón. Damos un par de vueltas, para que el jamón no quede demasiado salado, y vertemos el medio vaso de vino. Cuando se haya evaporado el alcohol, agregamos el arroz y lo rehogamos durante 3 minutos.

Una vez rehogado, iremos añadiendo el caldo de la cocción de los trigueros que habíamos reservado poco a poco. Agregamos dos cazos, removemos, y cuando comience a hervir vertemos más caldo para romper el hervor, y así sucesivamente, durante los 20 minutos de cocción. Al mismo tiempo, cada vez que añadamos caldo, agregaremos parmesano rayado, al gusto. Todo ello, sin dejar de remover ni un instante, para conseguir que el arroz quede cremoso. Cuando esté casi listo el arroz, sin caldo en la cazuela, incorporamos una cucharada de mantequilla y mezclamos con el arroz. Y ya está listo para servir.

Resultado

El risotto es un plato exquisito, que hará las delicias de nuestro paladar. La única pega, por llamarlo de algún modo, es que es aconsejable comerlo en el momento de hacerlo, para evitar que el arroz quede apelmazado. Además, os sugerimos que lo acompañéis de parmesano recién rayado si queréis potenciar el sabor del plato.