Aperitivos y entrantes

Paté de bacalao y beicon, receta de aperitivo para untar

Muy sencilla de preparar, esta receta de paté de bacalao y beicon es un aperitivo fácil perfecto para Navidad. Unas tostas de pan crujiente al lado serán las mejores aliadas.

7 diciembre, 2020 18:37

Son muchos los aperitivos que tenemos en la recámara tanto para navidades, como para una cena en la que no tengamos muchas ganas de enredar o, también, para disfrutar con amigos viendo un partido de fútbol.

Aunque ahora, en plena campaña gastronómica de Navidad, la creatividad está revoloteando constantemente en nuestras cabezas, en cuanto a dips se refiere buscando un aperitivo fácil y rápido y muchas veces parece que se nos acaban las opciones. ¿Dips? Bueno, en realidad, en España lo podríamos definir como patés o untables.

Se trata de una especie de crema en la que se moja un alimento más sólido (tostadas, picos, nachos o lo que quiera cada uno). Seguramente lo que más os suene sea el guacamole, la salsa picante, el hummus, un clásico paté de pollo o todas las diferentes versiones de patés posibles. Su elaboración es muy sencilla porque sólo implica muchas veces aliñar el ingrediente principal, triturar y conservar en frío listo para untar con patatas, tostaditas o, para hacerlo más sano, con verduras crudas en forma de bastones, las típicas crudités.

La multitud de untables para picotear que se pueden preparar es tan amplia como imaginación e ingredientes quieras utilizar. Como mejor ejemplo de ello, por hacer algo distinto, en esta ocasión, he utilizado dos ingredientes que se encuentran en las antípodas gustativas de los comensales, hemos apostado por el mar y montaña más feroz: el beicon (que le encanta a todo el mundo) y el hígado de bacalao (que tiene más complicada su aceptación). Con ellos he salido por la puerta grande - y han dado ya fe en casa, sí - con un paté de bacalao ahumado y beicon que sorprenderá y enamorará a la par. Este paté es sabroso, divertido, rico y muy nutritivo y si no contáis sus ingredientes ni el más aprensivo de los invitados sabrá lo que lleva.

Lo bueno de recetas así es que sorprenden hasta al invitado más delicado de todos, son muy fáciles de hacer y los ingredientes los encontramos en cualquier supermercado sin gastar mucho dinero. Además es que las opciones, ahora de verdad, son tantas como tus gustos e ingredientes te lo permitan. Hay muchísimos tipos de untables para nunca aburrirse. Se podría decir que se trata casi de una receta de aprovechamiento porque aquí, todo vale. Y tú, ¿con qué versión te quedas? 

Cómo hacer paté de bacalao y beicon

Ingredientes

  • Bacon, 100 g
  • Chalotas, 2 u
  • Mantequilla, 30 g
  • Hígado de bacalao ahumado, 1 lata (150 g aprox)
  • Queso crema, 100 g
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto

Paso 1

Lo primero que haremos será cortar el beicon en cuadraditos pequeños, para que luego se noten dentro del dip pero no mucho. Sin aceite ni ninguna grasa saltear los dados de beicon a fuego medio, hasta que queden dorados por todas partes, removiendo sin parar. Cuando estén dorados y crujientes reservar sobre un papel de cocina para que suelten el exceso de grasa. 

Paso 2

En la sartén habrá quedado grasa del propio beicon, en ella sofreiremos la chalota finamente picada añadiendo también la mantequilla. Para pochar la chalota siempre agregar sobre ella un poco de sal. 

Paso 3

Cuando la chalota esté bien tierna incorporar el hígado de bacalao y sofreír mezclando todo bien para que se integre desmenuzándolo. 

Paso 4

Si quisiéramos podríamos añadir aquí alguna hierba para aromatizar y dar frescor como tomillo o estragón, pero es opcional y al gusto de cada uno. También podríamos añadir un chorrito de brandy o algún licor. 

Paso 5

Retirar el sofrito a un vaso, añadir el queso crema y con la ayuda de un brazo batidor tirturar todo muy bien hasta que quede una pasta densa. Lo mejor habrá sido colar la mezcla previamente para perder el exceso de grasa. Añadir sal y pimienta negra. 

Paso 6

Cuando esté ya todo bien triturado añadir el bacon crujiente y mezclar bien con una cuchara. Dejar reposar en la nevera hasta ser consumido.