Si pensamos en un entrante ideal para el tiempo de calor, bien fresquito, que se pueda servir con cuchara y que no sea un delicioso gazpacho ni una riquísima vichyssoise, pocas opciones nos quedan tan deliciosas como el Salmorejo, receta tradicional andaluza de tierras cordobesas, que se suele servir con trocitos de jamón serrano y huevo duro en su superficie, aunque aprovechando su consistencia, también puede degustarse como salsa acompañando unas verduras.
Hoy os invito a preparar un acompañamiento diferente para un delicioso y sencillo Salmorejo, crujiente de jamón, rapidísimo y muy sencillo de hacer.
Vamos con la receta:

Ingredientes

  • 1 Kg de tomates maduros y rojos
  • 2 dientes de ajo
  • 200 grs de miga de pan (6 rebanadas de pan de molde blanco sin corteza)
  • 30 grs de vinagre
  • 150 grs de aceite de oliva virgen

Noticias relacionadas

Crujiente-de-Jamon-en-salmorejo-9

Para el salmorejo:

Para el crujiente de jamón:

200 grs de jamón serrano o paleta en lonchas finas

Preparación

Preparamos primero el crujiente de jamón, y para ello, colocamos sobre una lámina de papel de cocina dispuesta sobre un plato plano grande, una capa de lonchas de jamón, tapamos con otra hoja de papel de cocina y colocamos el resto del jamón, tapándolo con una tercera lámina de papel. llevamos al microondas a máxima potencia unos 6 minutos. Mi microondas es de 700 W y tengo que tenerlo unos 8 minutos. Ir mirando a partir de los 6 minutos…, con mucho cuidado porque el plato quemará una barbaridad! Buscamos que el jamón haya quedado seco y duro, pero no quemado. Dejamos enfriar tal cual lo sacamos del microondas, para poder manipularlo sin quemarnos.

Mientras, hacemos el salmorejo…

En la batidora echamos los dientes de ajo pelados (si queréis les quitáis el gérmen del interior para que no repitan), los tomates y un poco de sal. Batimos hasta triturar bien. Añadimos el pan y el vinagre. Batimos a máxima potencia hasta conseguir una crema bien fina. A continuación vamos añadiendo en un hilo fino el aceite mientras batimos a media potencia, hasta conseguir un salmorejo bien emulsionado y de un brillante color. Colamos a través de un chino o colador y reservamos en la nevera para que esté bien frío a la hora de consumirlo.

Con Thermomix:

Poner los ajos, los tomates y la sal en el vaso, programar 30 seg, vel 5.

Añadir el pan y el vinagre, programar 30 seg vel 2 para triturar el pan, y luego 2 min vel 10.

Poner el cubilete sobre la tapa y un peso dentro de él (un limón, por ejemplo). Poner vel 5 e ir echando el aceite sobre la tapa, para vaya cayendo poco a poco al interior del vaso y vaya emulsionando el salmorejo. Nos llevará aproximadamente 2 min. Sacar a un recipiente y meter en la nevera para enfriarlo bien.

Para preparar el crujiente de jamón, ponemos las lonchas troceadas y ya frías en un mortero y las machacamos hasta conseguir una especie de arena gruesa. Si tenéis una picadora, o accesorio picador de la batidora, podéis hacerlo ahí, no trituréis mucho, no consiste en hacer polvo de jamón, sólo un picado grueso.

A la hora de ir a consumirlo, disponer las raciones en cuencos y espolvorear el crujiente de jamón justo antes de llevar a la mesa.

Resultado

La mezcla de texturas en la boca, hará que os sorprenda esta otra manera de disfrutar de un clásico del verano español. Servido en vasos de chupito puede resultar un aperitivo maravilloso en cualquiera época del año.

;

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 2/5

Precio: 4 €