Casa de Campo

Un rastrillo solidario pero pijo

Un rastrillo solidario pero pijo

La Casa de Campo se llena a diario de rostros populares y mujeres rubias con abrigos de pieles que muestran su lado solidario.
PILAR VIDAL