Restaurantes

Lettera Trattoria Moderna, auténtica cocina italiana con un toque contemporáneo

Tenemos nuevo italiano en la ciudad. Se llama Lettera Trattoria Moderna y ofrece recetas de toda Italia, que partiendo de la base tradicional, se modernizan. 

Piensa en una trattoria veramente italiana. ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Manteles de cuadros blancos y rojos, recetas de la nonna, platos llenos hasta los topes y por los altavoces sonando canciones típicas del país como el 'That's Amore' de Dean Martin. Pues bien, quizás este género esté en aquellas de renovarse o morir y, de la mano de la tendencia de Italia, que vive un renacimiento de las trattorias, nace una nueva en la ciudad.

Se llama Lettera y en manos del chef Franceso Ingagiola, tiene un objetivo claro "desarrollar conceptos antiguos en un contexto completamente nuevo, concibiendo una cocina auténtica y sin adornos." Y para nuestro deleite, nace con un precio medio de 30-35 euros y con la vocación de convertirse en el italiano de cabecera de los que lo visiten. 

"Aquí no hay ninguna estridencia. Se alejaría del concepto del restaurante y además, no es una cocina que vaya conmigo", apunta Francesco. Este chef, que tras estudiar en Perugia y pasar por todo tipo de restaurantes, tanto tradicionales como con estrella, vuelve a Madrid a regalarnos su saber hacer ensalzando y reinterpretando a veces, la cocina clásica italiana. Por ejemplo, de su experiencia en Noruega, se ha traído un punto muy a tener en cuenta, el emplatado. Olvídate de esos platos en los que no cabe un tortellini más, aquí se cuida todo al detalle, presentando recetas típicas pero elegantes.

El espacio concebido por María Villalón, trata de evocar esa sensación de atmósfera cálida, de hogar mediterráneo, rural y familiar, a través de maderas y elementos naturales, sin nada que distraiga al comensal, sino más bien creando un espacio limpio y vanguardista. 

¿Qué se come en Lettera Trattoria Moderna?

No busques extravagancias en su carta, porque no las hay. Partiendo de la base de recetas reconocibles y del recetario tradicional, les han dado una vuelta y apostado por introducir pequeños toques de modernidad. 

La carta de Lettera hace un recorrido por Italia de norte a sur, con platos de cada una de las regiones y así viene especificado en su carta. Por ejemplo, en el apartado de entrantes, destacan unos arancini (9 euros), la versión italiana de la croqueta, típicos de Sicilia que aquí se rellenan con arroz, azafrán, mozarella y, haciendo un guiño a España, de paleta ibérica. Otro de sus imprescindibles para abrir boca, es el pan carasau (11,50 euros). Se trata de una receta típica de Cerdeña, un fino y crujiente pan, que se acompañan de ricotta fresca, cherry salteado, albahaca y bottarga de mújol por encima. El resultado es un plato fresco y sabroso. 

Tampoco faltan entre sus entrantes platos como una ensalada típica siciliana de pulpo (14,50 euros), aceituna taggiasca, cherry y vinagreta de naranja o un steak tartar con trufa negra y patatas pont neuf. 

Las pastas son unas de las estrellas de la casa. Encontrarás recetas típicas y reconocibles, como su carbonara clásica (14 euros), que preparan con yema de huevo, guanciale y queso pecorino, siguiendo la típica receta del Lacio. Imprescindibles son también sus spaghetti (19 euros) que mantecan con una crema de Parmesano en cocina. Una vez cocidos, salen a la sala, donde el plato se termina en una rueda de queso, esta vez de Grana Padano. A la vista del comensal, añaden brandy a la rueda de queso, lo flambean y vuelven a mantecar la pasta, sirviéndola en el plato con un poco de pimienta negra. 

Además de recetas clásicas, hay otras opciones en su carta como unos tortelli de mero (15 euros) en caldo de roca, uno canelloni rellenos de níscalos (15,50 euros) de temporada y coronados con champiñones, receta típica del Véneto y unos raviolaci (17,50 euros) de pato y peras, con salsa de vino blanco. 

En Lettera Trattoria Moderna también hay un apartado dedicado a los risotto, del que sin duda conviene probar el de salsiccia y calabaza (15 euros), receta del Piamonte, para la que el chef sigue los pasos de su tía Giovanna, que le inculcó el trabajar con productos de temporada, o el risotto Milanesa (14,50 euros), con caldo de pollo y ternera, azafrán y mantecado con tuétano y parmesano, en lugar de mantequilla. 

Dentro de una selección más o menos clásica de pizzas, destaca la pizza de mozarella, burrata, calabacín y sus flores y botarga. (13,50 euros).

De postre se puede tomar un tradicional y muy buen tiramisú (6 euros) o salirse de lo típico con su postre de ricotta fresca de oveja y crumble de almendra (6,50 euros), típico de la Sicilia natal del chef o con el irresistible brioche con helado. (7 euros)

Cuando el buen hacer trasciende la carta: los panes y vinos de Lettera Trattoria Moderna

Y si ya nos gusta encontrar un lugar donde se cuidan los detalles de cada plato, más nos gusta si esto se extrapola a todo lo que sirven en el restaurante. Por ejemplo, los panes y focaccias que se presentan en la cesta de Lettera, son de John Torres, así como los brioches que ha diseñado especialmente para el postre del restaurante. Trabajan con aceites de Castillo de Canena y con café de la Hacienda Supracafé.

Otro punto a destacar, es la carta de vinos. Se conforma de un 50/50, de vinos italianos y españoles. Esta lista ha sido elaborada por el periodista Juancho Asenjo, gran conocedor de los vinos del país y todo un referente en España. En la carta hay un apartado especial 'Lo mejor de Italia' con una selección de dos grandes vinos italianos, un Barolo Serralunda del 2015 y un Brunello Di Montalcino 2014.