El chef Carlos Maldonado presenta El Círculo en Madrid

El chef Carlos Maldonado presenta El Círculo en Madrid

Reportajes gastronómicos

Las hamburguesas del chef Carlos Maldonado llegan a Madrid con El Círculo

Detrás de cada persona hay una historia digna de ser contada y de la del chef Carlos Maldonado, que hoy arranca en Madrid con El Círculo, hay muchas lecciones que aprender.

24 febrero, 2022 12:59

Ayer se presentaba en Madrid El Círculo, el restaurante de hamburguesas del chef Carlos Maldonado que llega a la capital con todas las papeletas para entrar en la lista de las mejores hamburguesas de Madrid.

También ayer, RTVE estrenaba "Raíces" una serie documental de dos episodios que puede verse gratuitamente en RTVE Play. en la que se cuenta la historia de este joven chef talaverano, una historia que podría ser la de cualquier chaval de su generación que se sintió perdido en su adolescencia, pero que encontró un camino -la cocina en este caso- que le apasionaba y decidió seguirlo apostándolo todo a pesar de los tropiezos y las dificultades que se ha ido encontrando durante el viaje.

El Círculo crece y llega a Madrid

Desde el 24 de febrero ya se puede disfrutar en Madrid -solo a través de Glovo- de los platos de El Círculo, una carta inspirada en los nueve círculos del infierno de la Divina Comedia de Dante: gula, fraude, ira, avaricia, limbo, herejía, violencia, pereza y lujuria en las que podemos encontrar hamburguesas, costillas y otros platos de esos que te comes con los dedos y te pringas, pero no te importa porque el disfrute es máximo.

Ayer, con motivo de la presentación, en Cocinillas tuvimos la oportunidad de hablar con Carlos y charlar un poco sobre cómo surgió El Círculo y sobre otro de sus proyectos más personales con el que está muy ilusionado.

¿Cómo nació El Círculo?

Si echáramos un vistazo al currículum de Carlos, nos encontraríamos con un chaval con pinta de malote que se dedicaba a la venta ambulante, que ganó la tercera edición de MasterChef y de paso nos ganó a todos con su humildad, con sus ganas de aprender, con esa sensibilidad y buen gusto a la hora de emplatar que no sabíamos de dónde las sacaba.

Sabemos que salió en más programas de la tele, que abrió un restaurante, Raíces, y se convirtió en el primer y único concursante de MasterChef en todo el mundo que ha recibido una estrella Michelin -también cuenta con un Sol Repsol-. Después abrió El Círculo en su Talavera de la Reina natal y le dieron un Solete Repsol. Pero "quedarse solo con eso es un error, es como decir que Fulanito fue a las Olimpiadas y las ganó, pero lo de ganar solo es un día; el éxito es lo que se ve, pero detrás hay muchos tropiezos, miedos, bajones que no se ven" nos puntualiza Carlos.

El Círculo nació casi por casualidad, o más bien por necesidad en un momento de miedo y desesperación. A principios de 2020, como su restaurante Raíces iba bien, decidió hacer una ampliación, por lo que compró la nave contigua y el 2 de marzo daba comienzo la obra de reforma, el equipo se marchaba de vacaciones y el 19 de marzo reabrirían. El 14 de marzo, todos confinados; primero quince días, después otros 15, y un mes y otro mes; viviendo muy de cerca el horror de la pandemia -Ruth, la pareja de Carlos es enfermera en un hospital y estuvo en primera línea desde el primer momento- y con un equipo de 25 personas parado, facturación nula, pagos que amenazaban con acumularse... la situación podía resumirse con una única palabra, MIEDO, lo habían apostado todo a una carta y estaban a punto de perderlo todo.

Dicen que valientes no son los que no tienen miedo a nada, sino los que a pesar del miedo, hacen lo que tienen que hacer y así, con miedo y con la incertidumbre de no saber lo que iba a pasar, Carlos pensó unas cuantas recetas de hamburguesas, de esas de pringarse mucho y de disfrutar como enanos, se puso a cocinarlas en las cocinas vacías de Raíces y, gracias a la buena acogida que tuvieron, consiguieron salir de ese bache infernal del que parecía que no iban a ser capaces de salir. "En las redes sociales compartes el momento de subidón, de euforia; pero los problemas y los tropezones los compartes con la almohada o con tus seres queridos, cuando estás estresado haces cosas como salir a correr, pero en la vida no todo es siempre un éxito y cuando el éxito o la popularidad se acaban, lo que cuenta es la profesionalidad, el haber intentado hacer las cosas bien"

Año y pico después de arrancar con El Círculo en Talavera, llega a Madrid, de la mano de Glovo y Cuyna, solo con opción de delivery, es decir, El Círculo será un restaurante virtual que prepara sus platos en lo que se conoce como una cocina fantasma y que luego son servidos a domicilio por un servicio de riders, Glovo en este caso. Sobre una futura expansión a otras ciudades, Carlos nos dice que "estaría encantado de llevar El Círculo a otras ciudades que cuenten con servicios de Glovo y Cuyna -comunidad de cocinas virtuales líder en el sector por la que Carlos ha apostado para lanzar su nuevo restaurante madrileño-". De momento, aparte de en Madrid, Cuyna tiene cocinas en Barcelona y Valencia y, pronto abrirán en Murcia, así que los que vivan en una de esas tres ciudades puede que pronto estén de suerte.

Mientras tanto, en El Círculo madrileño que ya sí es una realidad, estarán disponibles cuatro hamburguesas en la carta: Limbo, Pereza, Violencia y Herejía, todas ideadas por Carlos, combinan entre 10 y 36 ingredientes, lo que hace que cada una de ellas sea una explosión de sabores.

La carta se completa con el costillar bautizado como ‘’Avaricia’’ y con "Fraude", unos callos a la Madrileña con unos toques muy personales del chef. También incluye El ‘’Perrito Cerberus’’, un hot dog hecho con una salchicha de 22 centímetros de carne de oveja talaverana, cerdo y ternera -reposada en cayena-, con crema cheddar y pico de gallo, bañado con mayonesa de coco y teriyaki, arroz inflado y cúrcuma. Y finalmente, la torrija, un brioche con chocolate blanco, pimienta, jengibre y chile.

La Fundación Raíces Carlos Maldonado

Aprovechando la amena charla con Carlos, no hemos querido dejar escapar la ocasión sin preguntarle por su fundación, un proyecto muy personal y sin ánimo de lucro "que no es rentable, pero sí viable" con el que al chef se le ve enormemente ilusionado. Me atrevería a decir que casi se emociona cuando le sacamos el tema.

"La Fundación Raíces es una manera de intentar devolver a la sociedad y a la vida lo que nos han dado" nos explica Carlos y nos cuenta la parábola del colibrí "después de un incendio en el bosque, todos los animales salen huyendo, excepto un pequeño colibrí que se dedica a coger agua del río con el pico y arrojarla sobre el fuego; los demás animales se ríen de él y le dicen que está loco, que con lo pequeño que es no va a conseguir nada, a lo que el colibrí responde que ya sabe que él solo no puede apagar el fuego, pero que él está apagando su parte". Con la Fundación Carlos busca apagar su parte, aportar su granito de arena para echar una mano allá donde hace falta.

Nos cita al chef José Andrés como ejemplo de todo lo que se puede llegar a ayudar desde una cocina. "Como cocineros no tendríamos que limitarnos a dar de comer solo a los que pueden permitirse pagar la cuenta del restaurante, también podemos ayudar a facilitarles la comida a los que pasan hambre" nos explica el talaverano. Por eso la Fundación nace con el objetivo de ayudar a sectores desprotegidos como pueden ser agricultores, pastores, pescadores o ganaderos, tan necesarios para los cocineros y para la sociedad en general, y lamentablemente, tan olvidados; ayudar a recuperar los entornos naturales que nos estamos cargando; a dar visibilidad a enfermedades raras -uno de sus primeros actos hace apenas un mes fue una jornada de hamburguesas solidarias a precios populares para recaudar fondos para la lucha contra la ELA (Esclerosis lateral amiotrófica)- o a comunidades en situación de necesidad. "Enviamos un cargamento de libros y juguetes -peluches sobre todo, porque para el transporte cuanto menos peso, mejor- a un orfanato en África y ver las caras de ilusión de los niños ha sido una de las cosas más emocionantes de mi vida" nos cuenta.

No le preguntamos por el documental, porque ese es mejor que lo veáis, nosotros ya lo hemos hecho y merece mucho la pena hacerlo, porque invita a pensar y a reflexionar.