Reportajes gastronómicos

Cerveza, los datos alucinantes que nunca te han contado

¿Por qué las botellas de cervezas son marrones? ¿Cuántos litros se consumen en el Oktoberfest? Nos vamos con Paulaner a Múnich para descubrir esto y mucho más.

Noticias relacionadas

Viajamos a Múnich para disfrutar del mítico Oktoberfest de la mano de Paulaner, que nos ha enseñado todos los secretos de esta fiesta y de la cerveza en un evento al que todos deberían ir al menos una vez en la vida.

Es muy posible que la cerveza sea también una de tus bebidas favoritas. Con un poco de suerte, ahora mismo puede que estés haciendo planes para salir a desconectar de la semana y disfrutrar de unas cañas bien fresquitas en buena compañía.

Pero, ¿cuánto sabes sobre la cerveza? Seguro que a estas alturas ya sabes un montón de cosas, como cuál es el mejor vaso para cada tipo de cerveza o cómo servir la cerveza correctamente.

Curiosidades sobre la cerveza

Desde el color del cristal en el que se envasa o el número de salchichas que se consumen para acompañar las cervezas que se beben en la Oktoberfest.

Oktoberfest, la mayor fiesta para exaltar la cerveza

Cada año, durante la última semana de septiembre y la primera de octubre, se celebra en la ciudad alemana de Munich la Oktoberfest, considerada como la fiesta cervecera más grande del mundo.

Paulaner es una de las cerveceras más importantes de este festival, con tres carpas que albergan miles de personas en las que la cerveza, la comida tradicional, la fiesta y el buen rollo hacen del Oktoberfest un evento al que todos deberíamos ir al menos una vez en nuestra vida. Nosotros lo hemos hecho y disfrutado este año, y no podríamos recomendarlo más. A ver quién puede negarse a una buena cerveza Merzer y un espectacular codillo asado.

Su celebración se remonta al año 1810, cuando el Príncipe Ludwig – Después Rey Ludwig I de Bavaria- se casó con la princesa Therese of Saxe-Hildburghausen, de quién toma el nombre el lugar del festival. Hoy en día, los muniqueses se refieren cariñosamente a los terrenos de Thereseienwiese simplemente como “el Wiesn” (el prado). Desde 1810 este vento tradicional ha sido cancelado solo 24 veces. Durante las guerras y periodos de posguerra, y debido a las epidemias de cólera de 1854 y 1873. Este año 2019 la diversión y el disfrute han tenido lugar bajo la mirada de la estatua de Baviera por 186ª vez.

Podemos hacernos una idea de la magnitud de este festival cervecero mundialmente conocido si echamos un vistazo a los datos recogidos por la cervecera Paulaner durante la edición de 2018.

El recinto del festival, formado por el Prado  (Theresienwiese) de 42 hectáreas,  los Grandes terrenos del Oktoberfest (Grosse Wiesn) para el festival a gran escala con 34.5 hectáreas, incluido el Oide Wiesn ("Vintage Oktoberfest"), que ocupa 3.5 hectáreas y los Pequeños terrenos del Oktoberfest (Kleine Wiesn) para el festival reducido con 26 hectáreas (cada 4 años, cuando los terrenos se comparten con el Festival Agrícola Central de Baviera).

  • Atracciones del recinto ferial: 167
  • Banqueteros: 146 (incluidas 17 carpas grandes y 21 bandejas medianas)
  • Instalaciones de servicio: 7
  • Personal Aproximadamente 8,000 empleados permanentes y 5,000 empleados temporales
  • Precio de la cerveza 2018: EUR 10.70 - EUR 11.50
  • Instalaciones sanitarias Aprox. 1.400 baños completos y aprox. 1 km de urinarios, 43 baños para discapacitados. Todos los baños se pueden usar de forma gratuita.
  • Visitantes: 6.3 millones
  • Litros de cerveza servidos: 7,9 millones
  • Pollos asados consumidos: 436,492
  • Pares de salchichas de cerdo: 193.501
  • Codillo de cerdo: 74,220
  • Bueyes: 130
  • Terneros: 27
  • Almendras tostadas: 48.132 kg.
  • Consumo de electricidad: 2.925.157 kW / h
  • Consumo de gas: 200,937 m3
  • Consumo de agua: 107,184 m3
  • Residuos: 986 toneladas.
  • Desperdicio de alimentos / huesos: 511 toneladas
  • Vidrios rotos: 66 toneladas
  • Objetos perdidos y encontrados: 2,952 artículos, incluyendo 895 identificaciones y tarjetas de crédito, 488 billeteras / carteras, 405 prendas de vestir, 392 teléfonos celulares, 322 juegos de llaves, 160 pares de anteojos, 135 artículos de joyería y relojes, 118 bolsos y mochilas, 32 paraguas y 5 cámaras / accesorios. Curiosidades: un cuerno de tenor, una lira, una raqueta de bádminton, dos relojes de lujo (Rolex y Nomos), dos anillos de boda de una pareja, una botella de agua caliente, un monitor de presión arterial, un juego de dientes, una camisa de traje tradicional empacada , zapatos dorados, un expositor de folletos, una lonchera de un servicio de entrega, una computadora portátil, una correa para perros, una placa de Múnich, documentos de un partido de tiro interno de la compañía.
    993 artículos fueron devueltos con éxito a sus legítimos propietarios.

El color de las botellas

Probablemente hayas observado que la cerveza embotellada generalmente viene en botellas de tres colores diferentes: transparente, verde y marrón. Y lo mismo alguna vez te ha pasado que alguna cerveza se ha vuelto de un color oscuro antes de que pudieras bebértela y eso básicamente significa que se había estropeado debido a una reacción que ocurre entre la luz, el lúpulo y un químico llamado flavina. Se sabe que eso ocurre desde al menos 1875, pero solo se sabe el motivo desde 2001. Sin entrar en demasiados detalles científicos, cuanta más luz entre en la botella, más rápido se producirá la reacción y mayor será la probabilidad de que se estropee.

Por esta razón, la mayoría de los cerveceros eligen botellas marrones para su cerveza. El vidrio marrón bloquea la mayor parte de la luz para que no entre en la botella y arruine su cerveza, y esa es su mejor opción. 

Las botellas verdes también son muy habituales, pero por una razón de pura necesidad. Durante la Segunda Guerra Mundial, la demanda de vidrio marrón aumentó. Las cervecerías que habían estado usando vidrio marrón necesitaban encontrar otra alternativa, y la opción de usar vidrio transparente no era viable porque podría llevarles a la ruina. Así pues, comenzaron a usar botellas verdes y para algunos, se convirtieron en parte de su marca.

Originalmente, las botellas verdes antiguas no ofrecían mucha más protección que las transparentes, pero la mayoría de las actuales están tratadas con un protector frente a rayos UV que evita que el contenido se estropee. 

Qué significan las siglas ABV

Es el acrónimo en inglés de "Alcohol By Volumen", que en castellano significa alcohol por volumen. Es una medida del porcentaje de alcohol que tiene la cerveza, aunque su cálculo no resulta tan intuitivo como pudiera parecer.

Antes de empezar la fermentación de la cerveza, tenemos un mosto compuesto básicamente por azúcares. Cuando el mosto está a una temperatura de 60 grados Fahrenheit, los cerveceros toman una lectura con un aparato llamado densímetro llamada gravedad original, u OG. Se agrega levadura, y una vez que se realiza el proceso de fermentación, se toma otra lectura. Esa es la gravedad final de la cerveza, o FG. Entonces, son solo matemáticas. Se resta FG de OG, se multiplica por 131, y se obtiene el ABV. Cuanto mayor es el número, más fuerte es la cerveza. La cerveza más fuerte del mundo es de Sam Adams. Su utopía de 2012 registró un valor de ABV igual a 29.

A veces, puedes que veas ABW en añguna botella, y eso significa Alcohol por peso. Eso no es exactamente lo mismo, pero permite conocer el ABV simplemente multiplicando el ABW por 1.25.

Más siglas cerveceras, IBU

Ahora que las cervezas IPA (Indian Pale Ale) están tan de moda, seguramente has visto las siglas IBU, abreviatura del inglés International Bitterness Unit. En castellano significa Unidad Internacional de Amargura y nos indica cuán amarga es la cerveza, pero eso es solo parcialmente correcto.

Lo que realmente mide la IBU es la presencia de algo llamado isohumulome, que es un compuesto que se produce a partir de la descomposición del lúpulo. Cuanto más isohumulome haya en su cerveza, mayor será la IBU y más amargo será. Sin embargo, esa es solo una especie de regla general, y también es importante tener en cuenta que la amargura es solo un aspecto de lo que vas a probar. Hay una diferencia entre los niveles de isohumulome y lo que se llama amargura percibida, y algunos sabores simplemente funcionan con una cierta cantidad de amargura.

Entonces, eso es una gran cosa para saber y todo, pero ¿qué significan realmente los números cuando se habla de sabor? La escala IBU va de 5 a 122, y la amargura aumenta a medida que aumenta el número. No porque no pueda haber cervezas con IBU más alto, sino porque el paladar humano no distingue por encima de ese umbral.