Leche condensada casera

Leche condensada casera

Postres

Leche condensada casera en menos de 3 minutos, receta para microondas

Receta facilísima para con explicación detallada paso a paso para preparar leche condensada casera en menos de 3 minutos en el microondas.

Noticias relacionadas


Preparación: 3 min    Dificultad: 1/5  Cantidad: ∼ 500 ml   Coste: ∼ 1 €

Ingredientes

  • Agua, 1 medida
  • Azúcar, 2 medidas
  • Leche en polvo, 2 medidas
  • Mantequilla (*)
  • Usaremos como medida un recipiente que tenga aproximadamente un tercio del volumen que necesitamos. Es decir, si necesitamos 500 ml de leche condensada, usaremos como medida un volumen de unos 150 – 160 ml.
  • La cantidad de mantequilla será más o menos un 1% del total, es decir, si necesitamos 500 ml, echaremos unos 5 g (una cucharadita).
No sé si a vosotros os pasa, pero a mí me tira un poco para atrás el ponerme a preparar alguna receta que lleva una pequeña cantidad de algún ingrediente perecedero del que tengo que comprar un envase con más cantidad de la que necesito y que sé que lo que me sobre se me acabará estropeando.

Por eso muchas veces, en esas ocasiones, intento recurrir a recetas como esta de leche condensada casera en microondas, que me permite hacer solo la cantidad que voy a necesitar sin tener que tirar la cantidad que no utilizo ni hacer cantidades industriales para dar salida a un envase más grande.

Preparación de la leche condensada casera en microondas

  1. En un bol apto para microondas ponemos el azúcar y el agua.
  2. Calentamos a potencia máxima (800W en mi caso) en períodos de 1 minuto, hasta que el azúcar esté completamente disuelto. Para esta cantidad, me hicieron falta 2 minutos y medio en total. Si es muy poca cantidad, en vez de períodos de 1 minuto, los haremos de 30 segundos.
  3. Añadimos la leche en polvo y mezclamos muy bien con unas varillas hasta que no queden grumos.
  4. Finalmente añadimos la mantequilla y mezclamos hasta que se funda con el calor residual.
  5. Si no la vamos a utilizar de inmediato la guardamos en un frasco esterilizado con tapa.

Resultado

Esta leche condensada casera, aparte de quedar con un sabor y textura muy similares a la original, se hace en un periquete y, si por lo que sea no calculamos bien y sobra, guardada en un frasco con cierre hermético en la nevera se conserva como la comprada y podemos utilizarla para lo mismo que usaríamos esta.

Estarás de acuerdo en que no puede ser más fácil hacer leche condensada casera, ¿verdad?