Cupcake Red Velvet Monstruo de las Galletas

Cupcake Red Velvet Monstruo de las Galletas

Postres

Cupcakes Red Velvet del Monstruo de las Galletas

Noticias relacionadas

Ingredientes

  • 55 gr de mantequilla
  • 130 gr de azúcar
  • 1 huevo tamaño L
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 120 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de zumo de limón
  • 150 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de vinagre blanco
  • Colorante rojo en pasta
Mi amor por la repostería viene desde niña. Y ahora, casi a punto de entrar en los 30, se ha despertado en mí una increíble pasión por los cupcakes, hasta tal punto que ya se ha convertido en obsesión. Pero bueno, no os aburro más y os cuento un poquito más de la receta que os propongo hoy: Cup Cakes Red Velvet. Este tipo de “pastelitos” son uno de los más famosos, y de los más apetecibles. Aunque hay quien dice que son muy complicados de hacer, yo os aseguro que los he hecho siguiendo la receta de Alma Obregón, y me han quedado deliciosos. ¿Os atrevéis con ellos?

Para la decoración

  • 125 gr de mantequilla
  • 160 gr de azúcar glacé
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de leche
  • Colorante en pasta rojo
  • Pasta fondant blanca y negra
  • Galletas

Preparación de Cupcakes Red Velvet

Comenzamos echando la leche y el zumo de limón en un vaso, lo mezclamos bien y lo dejamos reposar unos diez minutos como mínimo. Por otra parte, colocamos las cápsulas de papel en un molde para cup cakes metálico, y precalentamos el horno a 150º. A continuación, batimos el azúcar con la mantequilla, hasta conseguir una mezcla homogénea. Sin dejar de batir, agregamos el huevo y la esencia de vainilla. Posteriormente, incorporamos la mezcla de leche y zumo de limón, y la mitad de la harina y el cacao, que habremos mezclado y tamizado previamente.

Una vez que la mezcla se homogénea, le ponemos el colorante rojo, aproximadamente media cucharadita, y lo integramos bien con el resto de la masa. Por último, echaremos el bicarbonato y el vinagre en un bol y cuando empiece a burbujera lo añadimos a la mezcla anterior. Ahora, con una cuchara de servir helados, o una sopera si no tenéis esta última en casa, vertemos la mezcla en las cápsulas, llenándolas más o menos hasta la mitad, y las metemos en el horno, durante unos 20 minutos.

Para comprobar si nuestros cupcakes están listos, pinchamos uno de ellos con un palillo y si sale seco, los podemos sacar, para dejarlos enfriar sobre una rejilla.

Una vez que están a temperatura ambiente, procederemos a decorarlos. La decoración que he elegido es una que les encanta a los más pequeños de la casa, se trata del famoso Elmo de Barrio Sésamo, aunque al ponerle la galleta parece su compañero el Monstruo de las Galletas. Colocamos en un bol la mantequilla, a temperatura ambiente, el azúcar, la leche y la esencia de vainilla. Batimos un minuto a velocidad lenta, y continuamos batiendo más rápido durante otros cinco minutos. Cuando la mezcla esté lista, agregamos el colorante en pasta rojo y lo unimos. Ahora ya podemos disponernos a poner la mezcla en una manga pastelera con una boquilla de césped, preferiblemente. Y procedemos a decorar nuestros cupcakes, de arriba a abajo.

Para hacer lo ojos he usado fondant blanco y negro, y los he cortado con la parte ancha de la boquilla, y la pupila con el extremo de una redonda. Para unirlos, pintaremos con un poquito de agua y quedarán pegados. Los colocamos en la parte superior del cup cake, y para terminar colocamos media galleta tipo maría o de chips en la parte inferior, para simular que se la está comiendo.

Resultado

Bueno ni que decir tengo, que volaron. Los hice para la fiesta del primer cumpleaños de mi hijo, y no quedó ni uno. Todos los invitados se quedaron boquiabiertos, tantos los peques como los más mayores. Sin duda, el mundo de los cupcakes ofrece infinidad de posibilidades, todas ellas igual de sorprendentes.