Pasta y arroz

Lasaña de pollo y espinacas, receta paso a paso

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de todos los pasos a seguir para preparar una lasaña de pollo y espinacas.

Como muchos ya habréis adivinado, el otro día cuando os enseñé mis truquitos para hidratar las placas de lasaña y canelones sin que se peguen unas a otras obviamente tuve que preparar una receta con ellas que no fue ni más ni menos que esta que os traigo hoy, una lasaña de pollo y espinacas, facilísima de hacer y que se sale un poco de la típica lasaña tradicional rellena de carne picada.

Ingredientes

  • Placas de lasaña (6) o de canelones (12)
  • Pimiento, 1
  • Cebolla, 1
  • Pechuga de pollo, 300 g
  • Espinacas frescas, 200 g
  • Salsa de tomate, 200 g
  • Albahaca, 2 o 3 hojas
  • Tomillo, 2 o 3 ramitas
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Sal
  • Pimienta
  • Bechamel, 300 ml (*)
  • Queso rallado, 50 g

Se trata de otra receta que bien podríamos incluir en la lista de recetas ricas para comer más verduras, pues incluso los más reacios al verde se comerán las espinacas sin darse ni cuenta.

Preparación de la Lasaña de pollo y espinacas

Empezamos poniendo a remojo las placas de lasaña o canelones siguiendo cualquiera de los métodos que os contamos aquí. Hacemos también la bechamel en el microondas o con la receta que más os guste.

Troceamos la cebolla y el pimiento y los ponemos a sofreír en el aceite de oliva con sal al gusto.

Troceamos finamente la pechuga de pollo, la salpimentamos y la añadimos al sofrito cuando la cebolla y el pimiento empiecen a estar tiernos.

Cuando la pechuga de pollo empiece a tomar color añadimos la salsa de tomate, damos unas vueltas, incorporamos las hierbas aromáticas troceadas y las espinacas frescas lavadas.

Dejamos cocinar unos 5 minutos a fuego mínimo removiendo de vez en cuando hasta que las espinacas estén tiernas.

Para montar la lasaña, untamos un poco de bechamel en la base de la fuente, colocamos una capa de pasta, otra de relleno…

… capa de pasta, capa de relleno y terminamos con capa de pasta. Cubrimos con la bechamel.

Espolvoreamos con el queso rallado y llevamos al horno precalentado a 200ºC durante unos diez minutos. Finalmente encendemos el grill durante un par de minutos o tres para que se gratine la superficie, aunque si os gusta con la superficie más churruscada podéis dejarlo más tiempo, eso sí, vigilando constantemente.

Resultado

Una alternativa a la lasaña tradicional, pero con un relleno más ligero que si la hacemos con una bechamel también ligera se trata de un plato equilibrado que entra dentro de una dieta saludable y sin dejar de ser un plato sabroso.