Solomillos en salsa de queso Roquefort

Solomillos en salsa de queso Roquefort

Carne

Solomillos en salsa de Roquefort

Noticias relacionadas

Hace unas tres semanas os comenté cuánto me gusta el solomillo de cerdo por su versatilidad y la cantidad de salsitas con las que lo podemos acompañar. La verdad es que daría para escribir un libro solo de salsas “solomillescas”.

Ingredientes

  • 1 solomillo de cerdo de medio kilo aprox.
  • 1 lata de champiñones en conserva (opcional)
  • Aceite
  • Sal
  • 2 bricks pequeños de nata para cocinar
  • 1 cuña (100 gr. aprox.) de queso Roquefort (también vale queso azul)
  • 1 pizca de nuez moscada

No lo puedo evitar, es que me encanta, así que a riesgo de que me apodéis “la niña del solomillo”, hoy os traigo otra recetita, quizá una de mis favoritas, especialmente dedicada a los adictos al queso como yo.

Lo mejor de todo es que estos solomillos en salsa de Roquefort no se tardan nada en hacer y aguantan perfectamente de un día para otro (lo cual lo convierte en un plato de tupper estupendo si eres de los que tienen que comer en la oficina).

(para 3 ó 4 personas)

Preparación de Solomillos en salsa de Roquefort

No hay ciencia en la receta del solomillo en salsa de Roquefort, es sencillísimo.

Para empezar limpiamos y cortamos el solomillo en medallones (rodajitas de 1,5 cm. aproximadamente). Salpimentamos al gusto y reservamos.

En una sartén bien amplia y altita (si no tienes, puedes usar una olla), echamos un buen chorreón de aceite y lo calentamos a fuego medio-fuerte. Con el aceite caliente, doramos los medallones de solomillo.

Reservamos la carne y en este momento, yo añadí a la sartén unos champiñones que luego me servirían de guarnición. Si no quereis hacerlos no pasa nada, aunque son un acompañamiento estupendo y no se tarda nada en saltearlos un poco.

Con la sartén tal cual está, sin lavarla, con el aceite que le quede, echamos los dos bricks de nata y la cuña de queso Roquefort partida en trocitos. La temperatura debe ser media-alta. Removemos bien, sin parar, hasta que el queso quede totalmente deshecho.

Añadimos la pizca de nuez moscada, que le dará un toque fantástico, y removemos bien.

Finalmente, incorporamos a la salsa los filetes de solomillo que teníamos reservados (y si habeis hecho la guarnición de champiñones, podeis echarla también).

Dejamos un par de minutos de “chup chup” y listo!!

Resultado

Otra forma genial de preparar el solomillo, ¿quieres más?

Tiempo: 30 / 45 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 3/5

Precio: 6 €