IMG_4693 copia

IMG_4693 copia

Carne

Pechugas de pollo con salsa de champiñones

Noticias relacionadas

Estos días estoy siendo marcado por un infinito y lapidario trabajo. No sé si alguno de vosotros se encontrará en mi misma situación, y es que los ahorros se terminan, las ayudas se disipan y te pasas entre 8 y 10 horas diarias trabajando gratis para poder posicionarte, echar contactos y encontrar definitivamente un trabajo en tu sector.

Ingredientes (para una persona)

  • 2 Filetes de pechuga de pollo.
  • 1 Vaso de arroz
  • 1/2 Cebolla
  • 250g de Champiñones
  • Nuez Moscada
  • Salsa de soja
  • Nata para cocinar

Y así voy, de un sitio a otro, trabajando aquí y allá. Ando a falta de tiempo y de energías, así que lo que voy cocinando tiene que cumplir dos requisitos: ser muy económico y ser muy nutritivo. He pensado en algo que me de energías y que al mismo tiempo no me suponga una digestión dura. Y he dado con ello: unas buenas pechugas de pollo a la plancha con salsa de champiñones y guarnición de arroz.

IMG_4696 copia

IMG_4696 copia

Preparación

Primero de todo, vertemos agua en una cacerola para hacer el arroz. Según el arroz que usemos, tendremos que leer en el envase cuántos vasos de agua debemos echar, en proporción de los vasos de arroz. Yo he usado un arroz japonés, que por cada vaso de arroz, requiere dos de agua. Mientras el agua se lleva hasta hervir, cortamos los champiñones y la cebolla, para que luego sea más fácil el trabajo de pasarlo por la batidora. Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos la cebolla y los champiñones. Vamos removiendo hasta que se doren. Añadimos un chorro de nata para cocinar y removemos. Añadimos un chorrito de salsa de soja y seguimos removiendo. Si queremos una salsa más cremosa, ya sabéis, una loncha de queso o crema de queso fresco para untar tostadas, tipo philadelphia.

Cuando esté todo bien cremoso, añadimos un poco de nuez moscada por encima y un poco de salsa de soja, lo justo para dar sabor. Y a la batidora. Batiremos hasta obtener una crema homogénea, sin grumos.

Ahora revisamos la olla. Cuando esté hirviendo, burbujeando, añadimos una pizca de sal y a continuación, la cantidad de arroz necesaria. Podemos añadir un poco de aceite para que no se pegue. Vamos removiendo cada 4 o 5 minutos. Mientras vigilamos que el arroz se vaya cociendo, ponemos una sartén a calentar con un poco de aceite y añadimos las pechugas. Mientras vigilamos las pechugas, vamos mirando el arroz. El tiempo de cocción dependerá del estipulado por el tipo de arroz, generalmente entre 15 y 20 minutos. Ahora sólo queda añadir una hoja de laurel al arroz, para que coja sabor, y dejar de cocinar las pechugas hasta que estén al gusto.

Resultado

Me encanta este plato. Se presenta de forma bonita, sana y apetecible. Y ojo, que engaña, porque te deja bien lleno. Para servir el arroz no tenía otra forma más cutre que un vaso corriente, pero podéis comprar recipientes con diferentes formas, más abombadas, en semiesfera, etc., por si tenéis invitados y queréis presentar un plato en condiciones. Bajo en grasa, muy rico en proteínas y con alto nivel energético. Así da gusto buscar curro.

Tiempo: 25 minutos
Dificultad: 2/4
Digestión: 3/4
Precio: 4 euros