Capuchino perfecto sin máquina

Capuchino perfecto sin máquina

Bebidas

Cómo hacer un capuchino perfecto sin máquina

Truco facilísimo explicado paso a paso para preparar en casa un capuchino perfecto sin máquina para hacer espuma de leche.

Noticias relacionadas

Preparación: 3 min    Dificultad: 1/5   Raciones: 1    Coste: < 0.5 €

Ingredientes

  • Leche fría de la nevera, 50 ml
  • Café solo, 1 taza
  • Cacao en polvo o canela molida, opcional
  • Azúcar o edulcorante, opcional y al gusto de cada uno
  • Un frasco de cristal con tapa de unos 400 ml de capacidad

Lo sé, hay gente que pide el café con leche sin espuma, y es algo que nunca he podido entender pues yo siempre he sido de cuanta más espuma mejor. Lo cierto es que me encantan los capuchinos y suelo preparármelos en casa con frecuencia, así que aprovechando que es tarde de domingo y que ganas de cocinar no hay muchas voy a aprovechar la ocasión para compartir con vosotros un truco para hacer un capuchino perfecto sin máquina con el que podremos disfrutar en casa de este café tan especial.

Hace ya algún tiempo os enseñamos a hacer la espuma de leche con un aerolatte, pero es que con el truquito de hoy ni siquiera hace falta eso, ni mucho menos los carísimos accesorios para hacer espuma de algunas cafeteras.

Preparación del Capuchino perfecto sin máquina

  1. Ponemos la leche fría de la nevera en el frasco de cristal y nos preparamos una taza de café solo (yo he usado una cápsula de Nespresso, pero puede ser un café expreso, de cafetera italiana, o incluso instantáneo).
  2. Cerramos el frasco con la leche y agitamos enérgicamente durante unos 30 segundos.
  3. Abrimos el frasco, lo metemos sin tapa en el microondas durante 20 segundos a 800 W, con esto, aparte de calentar la leche, se estabilizará la espuma en la superficie y la leche sin espumar quedará en el fondo.
  4. Para echar la leche en la taza, giramos muy lentamente el frasco sobre la taza para que vaya cayendo la leche mientras la espuma sigue flotando sobre ella.
  5. Echamos el café encima y, finalmente, la espuma (también podemos echar la leche sobre el café y después la espuma encima, pero para hacer las fotos he pensado que se iba a ver mejor así).
  6. Espolvoreamos con cacao en polvo o canela molida y servimos con azúcar o edulcorante al gusto.

Resultado

Como podéis ver si comparáis la novena foto de la galería, justo en el momento de servir la espuma, con la foto de portada al principio del post -que fue la última que hice en la sesión-, la espuma es suficientemente densa como para aguantar varios minutos sin desaparecer, por lo que el truquito es realmente efectivo para disfrutar en cualquier momento de un capuchino perfecto sin máquina y sin salir de casa.

¿Cuánto vas a tardar en hacerte tu capuchino perfecto sin máquina?