Aperitivos y entrantes

Tostada de huevo, chutney de mango y zanahoria y rúcula, ¡a desayunar!

Los desayunos también hay que cuidarlos y esta tostada de huevo con chutney de mango y zanahoria es digna de enamorar a todos y nos abre la puerta a una confitura para usar mucho

11 julio, 2020 12:57

Esta es una receta de esas de "2 en 1" porque aunque el objetivo sea una tostada de huevo con chutney de mango y naranja para chuparse los dedos en cualquier desayuno o brunch también abrimos la puerta a una confitura que es deliciosa y que podemos embotar para tener siempre algunos tarros en la despensa y utilizar preparaciones caseras. 

Ingredientes

  • Rebanadas de pan integral/centeno grandes, 6 u
  • Huevos camperos, 6 u
  • Chutney de mango y zanahoria, 300 g
  • Rúcula, 50 g
  • Sal, una pizca
  • Pimienta negra, al gusto

Para el chutney de mango y zanahoria

  • Zanahorias grandes, 4 u
  • Mango, 2 u
  • Azúcar, 300 g
  • Vinagre de manzana, 200 ml
  • Jengibre fresco, 20 g
  • Ajo, 1 diente
  • Cardamomo, 2 vainas
  • Nuez moscada, clavo, comino, canela, pimienta negra... al gusto

Este chutney - una mermelada agridulce que es perfecta para platos salados, muy popular en Inglaterra - combina la zanahoria que es lo primero que se añade como hilo conductor quedando más puré con el mango que lo incorporo en el último momento para que guarde su textura crujiente aunque podríamos añadirlo todo desde el principio y obtener así una textura de mermelada por completo. La combinación posterior con la rúcula, el aceite de oliva y un huevo cocinado en su punto para que tenga la yema cremosa es perfecta para las tostadas del desayuno o del brunch, y se montan en un periquete si el chutney ya está hecho con antelación. 

Paso 1

Lo primero que tendremos que hacer será preparar el chutney de zanahoria y mango y para ello pelaremos las zanahorias y el mango muy bien. La zanahoria la rallamos con un rallador grueso y el mango lo cortamos en taquitos pequeños, lo reservamos separado para guardar el jugo del mango. En una olla disponemos todos los ingredientes del chutney menos el mango, pero sí el jugo que haya soltado, y las especias enteras. El diente de ajo a mi me gusta ponerlo entero, para que suelte sabor pero no invada, pero el jengibre sí que lo rallo pequeñito. 

Paso 2

Comenzar la cocción y cuando empiece a hervir bajar el fuego al mínimo y dejar cocinar 30 minutos, añadir entonces el mango picado y continuar con la cocción 30 minutos más. Remover de vez en cuando hasta conseguir una textura deseada y enfriar por completo. Si queréis un chutney completamente suave podréis pasar la batidora en este momento y triturarlo todo muy bien. 

Paso 3

A la hora del desayuno o del brunch, cocer los huevos con cáscara en abundante agua con sal durante 6 minutos, hirviendo suave. Enfriar rápidamente en un baño de agua con hielo y pelar. 

Paso 4

Tostar las tostadas hasta que queden crujientes por fuera y poner una base de aceite de oliva, encima un poco de rúcula, el chutney de mango y zanahoria y terminar con el huevo partido por la mitad. Añadir un poco más de aceite de oliva, sal y pimienta negra.