Champiñones marinados

Champiñones marinados

Aperitivos y entrantes

Champiñones marinados, receta fácil paso a paso

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de los pasos a seguir para preparar unos riquísimos champiñones marinados.

Preparación: 5 min  Reposo: 20 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 3-4  Coste: ∼ 2 €

Ingredientes

  • Champiñones frescos, 300 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 40 ml
  • Caldo de pollo casero, 300 ml
  • Zumo de naranja, 40 ml
  • Tomillo seco, 1 cucharada
  • Pimienta recién molida, ¼ cucharadita
  • Semillas de sésamo tostadas. opcional
  • Cayena molida, opcional

Esta misma mañana os traíamos una receta de un aperitivo contundente, los choricitos al vino, ahora, para compensar, otro aperitivo mucho más saludable, unos champiñones marinados, que son los típicos champiñones que suelen servir en los restaurantes italianos como antipasto, es decir, el aperitivo que se sirve antes de la pasta.

Es facilísimo de preparar y, mientras se calienta la marinada, la cocina se inunda de un olor que es como si estuviéramos en una trattoria en la mismísima Italia.

Preparación de los Champiñones marinados paso a paso

Facilísimo no, lo siguiente.

Champiñones marinados

Champiñones marinados

En un cazo ponemos el caldo de pollo, el zumo de naranja, el aceite de oliva virgen extra, el tomillo y la pimienta a fuego medio (6/12) hasta que rompa a hervir.

Limpiamos los champiñones y los cortamos en trozos -si queremos que queden crujientes- o en láminas -si los queremos más tiernos como si estuviesen cocinados-.

Champiñones marinados

Champiñones marinados

Cuando el caldo rompa a hervir lo echamos por encima de los champiñones, tapamos el bol con papel film y los dejamos marinar en ese líquido durante 20 o 30 minutos, agitando de vez en cuando.

Pasado el tiempo de reposo, los servimos escurridos y espolvoreamos con semillas de sésamo tostadas y una pizca de cayena molida si queremos darles un toque picante.

Resultado

No tardamos ni 5 minutos en prepararlos porque el resto es reposo y tenemos un aperitivo ligero perfecto para servir antes de cualquier plato italiano como una lasaña o cualquier pizza.

También están riquísimos como parte de una ensalada completa, aunque para mí el sabor es tan italiano que se me hace raro que después de eso no aparezca una pizza en la mesa.