Aperitivos y entrantes

Hummus de pimiento rojo asado, receta fácil

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de cada uno de los pasos para preparar un hummus de pimiento rojo asado.

Tarde soleada de sábado en la que lo que menos apetece es ponerse a cocinar. Hace calor y apetece algo fresquito para cenar, que se prepare rápido y que ensucie poco. Quizá unos quesos, unos patés y, por qué no, un hummus, como este hummus de pimiento rojo asado que se prepara en 5 minutos y que está tan bueno que dan ganas de comérselo a cucharadas.

Ingredientes

  • Garbanzos cocidos, 300 g
  • Pimientos del piquillo asados, 3
  • Limón, 1
  • Ajo, 1 diente
  • Comino molido, 1 cucharadita
  • Tahini, 2 cucharadas soperas (*)
  • Aceite de oliva virgen extra, 60 ml
  • Pimiento rojo, opcional

Y es que ya os lo he dicho otras veces, he sido testigo unas cuantas ocasiones de la cara de sorpresa inmensa que ponen algunos que no pueden ver legumbres ni en pintura cuando me piden la receta y empiezo a decirles que lo primero que tienen que comprar es un bote de garbanzos. El hummus es así, y este hummus de pimiento más aún, pues el pimiento rojo le da un color muy llamativo que cuesta creer que la base sean garbanzos.

Preparación del Hummus de pimiento rojo asado

  1. Lavamos bien los garbanzos, los escurrimos y los ponemos en el vaso de la picadora.
  2. Añadimos los pimientos rojos del Piquillo asados, el comino molido, el diente de ajo pelado, el tahini, el zumo del limón y el aceite de oliva virgen extra.
  3. Trituramos todo bien hasta obtener una crema de textura lisa y homogénea.
  4. Servimos con un hilo de aceite de oliva virgen extra por encima y, si queremos darle un toque crujiente, unos trocitos pequeños de pimiento rojo crudo.

Resultado

En 5 minutos o menos tenemos listo nuestro hummus de pimiento rojo asado, que estará riquísimo tanto con pan de pita, que es con lo que se suele acompañar el hummus, aunque yo he descubierto que con el pan de centeno está que se sale de rico.

Notas importantes

No suele ser necesario añadir sal porque los garbanzos y los pimientos ya vienen con sal, aún así, si al probarlo nos parece que le falta, se le puede añadir más. Yo no lo hago porque no me gusta la comida excesivamente salada.

Si al probar nuestro hummus de pimiento, nos damos cuenta de que el limón era demasiado ácido, la forma de compensarlo es añadir un poco más de aceite para suavizar y, si nos quedan, unos cuantos garbanzos más.

Si mientras lo estamos triturando, vemos que se va todo hacia las paredes del vaso y parece que no se tritura, es que la batidora es muy potente y estamos usando una velocidad muy alta. Para solucionarlo, simplemente bajar la velocidad de la batidora.

¿Te apuntas al picoteo saludable?