Aperitivos y entrantes

Pimientos asados en su jugo, receta fácil

Receta con explicación paso a paso para preparar de manera fácil unos pimientos asados en su jugo para tomar como guarnición, en ensaladas o sándwiches.

Esta tarde os traemos una receta que no puede ser más fácil, unos pimientos asados en su jugo que ya casi os adelantamos cuando os explicamos nuestros trucos para pelar tomates y pimientos.

Ingredientes

  • Pimientos rojos o verdes, 1 kg (*)
  • Sal de trufa o en escamas (**)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • (*) Que sean carnosos, como los de la variedad Lamuyo. No es aconsejable utilizar pimientos italianos porque tienen la carne demasiado fina.
  • (**) Yo he utilizado la sal de trufa de la que os hablé en este post, pero se puede usar cualquier sal en escamas o flor de sal como las que os enseñamos en este otro post.

En casa, estos pimientos asados en su jugo nos encantan tanto formando parte de ensaladas templadas del estilo de este timbal de ensalada de bacalao y verduras, como guarnición de platos de carne o pescado o en sándwiches como este al estilo sueco.

Preparación de los pimientos asados en su jugo

  1. Precalentamos el horno a 250ºC con calor arriba y abajo sin ventilador.
  2. Envolvemos cada uno de los pimientos en un trozo de papel de aluminio sin aceite ni sal ni nada.
  3. Los colocamos en una bandeja de horno y horneamos durante 45 minutos a 250ºC, pasado ese tiempo apagamos el horno, dejamos la puerta entreabierta, pero los dejamos dentro 15 minutos más.
  4. Sacamos la bandeja, vamos abriendo los paquetes con cuidado de no quemarnos y podremos pelar los pimientos sin dificultad, pues la piel saldrá sola. Rasgamos el pimiento pelado en tiras y las vamos dejando en una fuente. El jugo que hayan soltado en el papel de aluminio lo iremos recogiendo en un bol.
  5. Cuando hayamos pelado todos, añadimos sal al gusto, el jugo pasado por un colador para que no nos caigan las semillas y aceite de oliva virgen extra al gusto.

Resultado

Con muy poco trabajo tenemos unos riquísimos pimientos asados en su jugo que se conservan hasta 3 días en una fuente tapada con papel film en la nevera.

No os indico las raciones porque depende del uso que les vayamos a dar, pero haceros la idea de que si son para servirlos como guarnición de un plato de carne o de pescado saldrán unas 4-5 raciones.

En casa nos gustan simplemente con sal y aceite de oliva virgen extra, pero también se les puede añadir ajo picado y/o un chorrito de vinagre.

¿Soléis asar pimientos en casa? ¿Lo hacéis así o preferís otro método? Contadnos en la cajita de comentarios que estamos ansiosos por saberlo.