Aperitivos y entrantes

Ojitos, diabillos y arañitas, receta de Halloween

Aquí os presento una divertida receta para hacer huevos rellenos terroríficos: ojitos, diablillos y arañitas. Se hacen en un periquete porque la masa puede ser la misma para las tres preparaciones, pero si la tiñes con colorante alimentario parecerá diferente y ganarás en colorido en la mesa 😉

Ingredientes

  • 3 huevos
  • 1 lata pequeña de bonito
  • 2 cucharadas de ketchup
  • 4 cucharadas de mayonesa
  • Aceitunas negras
  • Pimiento rojo
  • Colorantes al gusto (opcional)

Después ya sólo faltará adornar con las aceitunas negras y el pimiento rojo. Esta es otra receta que podemos hacer con niños, ¡disfrutarán mucho!

Preparación de los “ojitos”, “diablillos” y “arañitas”

  1. Cocemos los huevos.
  2. Los pelamos y una vez fríos los partimos por la mitad.
  3. Vaciamos las yemas y las echamos a un bol. En este bol añadimos el bonito, el ketchup y la mayonesa. Removemos bien hasta formar una masa bien lisa. Las cantidades de salsa son orientativas, vete añadiendo en función de tus gustos y la consistencia deseada.
  4. Este relleno nos vale para las tres preparaciones. Dividimos la masa en tres boles y coloreamos al gusto cada masa, yo he coloreado de azul, verde y un rojo suave.
  5. Los “ojitos” son los más sencillos: para el iris, rellenamos el hueco de la mitad del huevo con la masa elegida. A modo de pupila pondremos una aceituna negra cortada a lo largo.
  6. Para hacer los huevos con “arañita”, igualmente rellenamos el hueco de la mitad del huevo con la masa elegida. Para realizar el cuerpo de la araña, cortamos una aceituna por la mitad a lo largo. Con otra aceituna fabricaremos 8 patitas, cortando partes iguales.
  7. Para montar los “diablillos”, de la misma forma rellenamos el hueco de la mitad del huevo con la masa elegida. Recortando las aceitunas haremos los ojos y la boca. Los cuernos y la perilla las haremos recortando pimiento rojo.

Resultado

Y ya tenemos unos terroríficos huevos rellenos para el día de Halloween. ¡¡Uhhh…!!

Si los preparas con antelación resérvalos en la nevera para que estén en su punto cuando los sirvas.