Antes de nada, aviso que es la primera vez que hago potaje. Lo que pasa es que se me ha ido la mano y me ha quedado un poco exuberante. Vamos, que se aleja un poco del espíritu humilde, pío, y espartano del clásico potaje de vigilia, con su bacalao, sus garbanzos y sus espinacas. Eso sí, ha quedado rico rico.

Ingredientes (4 personas)

  • 250 gr. de cola de rape
  • 250 gr. de gambones terciados
  • 500 gr. de almejas
  • 1 frasco de garbanzos cocidos con espinacas (medio kilo)
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro
  • Media cebolla
  • 1 bote de tomate (triturado o troceado)
  • Medio litro de caldo de pescado
  • 2 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • Perejil
  • Guindilla seca
  • Sal, pimienta, aceite de oliva

Noticias relacionadas

 

Preparación

Lo primero que hacemos es cocer los dos huevos hasta que estén bien hechos (unos 10 minutos). Los apartamos para luego.

Picamos un poco de perejil y lo machacamos junto con los dos dientes de ajo en un mortero (o similar). Tengo que decir que el perejil que he usado es el de mi huerto “terracil” y tiene un aroma intenso que le va perfecto a este plato. Lo apartamos también para luego.

Hacemos un sofrito en una cazuela grande, con la cebolla, el puerro y la zanahoria. Tienen que estar cortados muy finos (preferiblemente más finos de lo que se ve en la foto). Una vez la verdura esté pochada, añadimos el bote de tomate (triturado o troceado, según el gusto de cada uno), y el rape cortado en trozos.

Después de 5 minutos de remover despacio para que el pescado se haga un poco, echamos el medio litro de caldo de pescado previamente preparado (agua, vino blanco, cabeza de rape, cabezas de gambón, puerro, cebolla y ajo). Alternativamente podeis usar algún caldo de pescado en “brik” que sea bueno. Echamos tambien un trozo de guindilla seca.

Mientras tanto, en otra cazuela, ponemos las almejas (bien lavadas), y un chorrito de agua, tapamos la cazuela, y dejamos que se abran al vapor. Cuando estén todas abiertas, las echamos en el potaje.

A continuación echamos la mezcla de ajo y perejil machacado, y los garbanzos con las espinacas. Yo los he usado ya cocidos porque nunca consigo darle el punto justo a los garbanzos.

Dejamos que se haga a fuego lento 10 minutos más. Si removemos, que sea despacito, para no romper los garbanzos.

Cuando queden 2 minutos echamos los gambones pelados.

Una vez pasados los 2 últimos minutos, apartamos la cazuela del fuego. Picamos los dos huevos, y echamos por encima del potaje.

Resultado

Éxito de crítica y público. Digno de un cardenal primado. Igual debería llevar más garbanzos…

Tiempo: 45 minutos
Dificultad: 3/5
Digestión: 3/5
Precio: 10€/persona