Actualidad gastronómica

Cómo hacer pinturas para niños caseras

Esta es una receta para jugar en la que os enseñamos a preparar pinturas para niños caseras, mezclar 4 cosas y a disfrutar.

7 mayo, 2015 16:35

Noticias relacionadas

Meterse en la cocina no solo tiene como fin alimentarse, meterse en la cocina también puede ser algo divertido incluso para los más pequeños de la casa.

Y ahora que en nada nos llega el verano y estarán de vacaciones, os traemos una “receta” para hacer pinturas para niños caseras, a las que se les pueden dar diversas texturas para poder usarlas con los dedos o con pincel.

Ingredientes

  • Harina de trigo, 1 medida
  • Sal fina, 1 medida
  • Agua, 1 medida(*)
  • Colorantes alimentarios (**)

(*) Si queremos una pintura más densa como la pintura para dedos, ponemos solo las ¾ partes de agua.

(**) Pueden ser colorantes naturales como los que utilizamos para preparar nuestros panecillos de colores sin colorantes artificiales o colorantes alimentarios de los que se usan para repostería.

Cómo hacer pinturas para niños caseras

Lo más divertido es que es tan fácil que los propios críos se pueden hacer ellos mismos sus propias pinturas.

pinturas para niños caseras

pinturas para niños caseras

Lo único que tenemos que hacer es mezclar la harina, la sal fina y el agua en un bol batiendo bien hasta que no queden grumos.

Dividimos la mezcla en tantas partes como colores queramos preparar y añadimos unas gotas del colorante elegido en cada parte de las que hemos separado. Mezclamos muy bien para repartir el color de manera uniforme y listo. Ya podemos usar nuestras pinturas para niños caseras.

Resultado

Por unos pocos céntimos podemos hacer nuestras pinturas caseras para niños, sin usar ingredientes tóxicos y, que al llevar tanta cantidad de sal, si se les ocurre llevársela a la boca, les sabrá tan mal que no les quedarán ganas de repetir.

Además, siempre se pueden aprovechar esos restos de harina que se han quedado en el fondo de un paquete desde ni se sabe, o esos frascos de especias como cúrcuma o pimentón que llevan tiempo en la alacena, que aunque ya hayan perdido el sabor y el aroma, seguirán siendo útiles para colorear nuestras pinturas.

Eso sí, ahora hay que dejarles bien clarito, que se pinta sobre los papeles, no sobre la pared, que ya sabemos que algunos chiquitines tienen el instinto grafitero muy desarrollado :-).

Si sobran, se pueden guardar durante unos días en la nevera tapando bien los botes con su tapa o con papel film.