Restaurantes

Dogma; buena cocina de producto y cócteles de autor

En la oferta de Dogma prima la calidad en un espacio cómodo y polivalente que incluye dos terrazas. Una visita deliciosa que hace que quieras volver muy pronto.

Dogma ha llegado a Madrid para convertirse en un referente del buen comer.

Siguiendo los pasos del grupo El Pradal, la filosofía de este restaurante no es otra que la de ofrecer un concepto claro de propuestas de calidad que se adaptan a cada temporada. Verduras, arroces, carnes y pescados brindas recetas de la cocina mediterránea con un plus de originalidad para sorprender también a los paladares más exigentes.

Sala Dogma

Sala Dogma

Innovación con el mejor producto

Con el mejor producto siempre por bandera y una cocina sencilla y arraigada a la tradición, Dogma no se olvida de ofrecer una vuelta de tuerca a las propuestas más reconocibles para convertirlas en bocados originales e innovadores. De esta forma encontramos una carta completa y original que se divide en entrantes, arroces, pescados y carnes.

Tomate rosa con burrata de Nápoles y vinagreta garum de anchoas

Tomate rosa con burrata de Nápoles y vinagreta garum de anchoas

Vamos por partes. Para comenzar, embutidos como el jamón ibérico de bellota o la cecina de buey leonés se me antojan perfectos para ir abriendo boca. Del mar destacan las ostras frescas Guillardeau, las almejas finas fritas al ajito o las anchoas artesanas acompañadas de pimientos asados en casa. Una exquisita ensaladilla de pulpo y zamburiñas, o la burrata sobre tartar de tomate mar azul y trufa de verano resultan tan refrescantes como apetecibles ahora que el calor comienza a notarse.

En cuanto a los arroces, tres son las opciones que podemos encontrar: caldoso de bogavante y chipirones, potente de sabor, pero muy delicado; paella de verduras de temporada y setas, la propuesta más ligera; y meloso de gallo celta con boletus, el más original.

Especialistas en parrilla

Siguiendo con el sello de El Pradal, Dogma presenta su punto fuerte cocinando sabrosas carnes y delicados pescados sobre las llamas. Siempre atendiendo a lo que el mercado ofrece, trabajan con un producto fresquísimo de primera calidad gracias a la cuidadosa selección que hacen a diario.

Rablé de atún rojo asado con salsa hoisin y manitas de ternera

Rablé de atún rojo asado con salsa hoisin y manitas de ternera

Pescados como el rape o el rodaballo a la parrilla comparten espacio en carta con los bocaditos de merluza -siempre irresistibles- con verduras de temporada asadas, el lomo de atún en tartar con manzana verde y avellanas, o un impactante chuletón de atún rojo a la parrilla, perfecto para compartir y deleitarse con este inigualable ejemplar.

En cuanto a las carnes, Dogma es todo un paraíso para los más carnívoros: cortes y piezas como el T-Bone, el chateaubriand, el chuletón o un steak tartar en su punto perfecto demuestran una vez más la supremacía del grupo a la hora de cocinar sobre las brasas. ¡Resulta muy complicado decidirse! Tampoco faltan el solomillo o el entrecotte, así como dos guisos de carrillera de ternera y manitas de cerdo.

Se remata la propuesta con una bodega de excepción, con la que maridar muy bien nuestra elección. Sus referencias se dividen a partes iguales entre etiquetas nacionales e internacionales, de países como Argentina, Francia, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Chile o Austria, entre otros. A todo ello se le suman más de un centenar de champagnes, una apuesta que personalmente me encanta y que cada vez más restaurantes en la capital están realizando para sus comensales. 

Oda a la coctelería

Sara Siles Bar Manager en Dogma

Sara Siles Bar Manager en Dogma

Otro de los puntos fuertes de la propuesta de Dogma es su coctelería, firmada por la reconocida Sara Siles. Con la llegada del buen tiempo esta carta líquida se ha renovado dando paso a creaciones más refrescantes y ligeras, que invitan a disfrutar de las noches de verano.

Como dato a destacar, además de las combinaciones más esperadas donde el ron, la ginebra el whisky o el tequila son protagonistas, entre otros, encontramos algunas propuestas elaboradas con vino que sin duda se convertirán en las favoritas de los asiduos a esta bebida. Tanto para antes como para después de nuestra cena, los cócteles son verdaderamente imprescindibles.

Abierto durante todo el día con opciones de espacios distendidos y más formales, Dogma presenta un concepto de apuesta segura en cualquier momento del día. Desde una comida rápida e informal hasta un almuerzo de trabajo, un picoteo sencillo a media tarde acompañado de un delicioso cóctel, un afterwork más animado entre amigos, una velada romántica y, como no podía faltar, esas noches de verano disfrutando de sus dos grandes terrazas que invitan a evadirse de la ciudad.