Reportajes gastronómicos

La mejor ruta para ir de pinchos por Tudela y disfrutar de la cocina navarra

Gildas, piquillos, chistorra…Nos vamos de bar en bar a recorrer la mejor ruta para ir de pinchos por Tudela, una ciudad navarra que se convertirá en una de tus favoritas.

Quien visita Tudela sabe que el buen comer lo tiene asegurado. No solo esta ciudad es famosa por su fascinante huerta con verduras y hortalizas de inigualable calidad, - que además acaban de celebrar su gran fiesta anual- la capital de la Ribera Navarra, podría también considerarse una de las puertas al norte, lo que conlleva también ser la puerta a un escenario gastronómico envidiable. Dentro de ese panorama, nos encontramos los pinchos, una tradición que como, no es de sorprender, está arraigada a esta ciudad.

De hecho, los jueves dejan de llamarse jueves para ser apodados como juevintxos, en honor al día en el que esta tapa es la gran protagonista: por un reducido precio te puedes ir de pincho pote y degustar una tapa maridada con un buen vino navarro.  Recorrer las calles en busca de pinchos por Tudela es la ocasión perfecta para acercarse a la fascinante historia que la precede. El casco histórico de la ciudad es donde se concentran la mayoría de locales, pero visitar los más alejados tampoco te llevará mucho tiempo.

José Luis 

Comenzamos por el bar de toda la vida, el que se ha ganado el sobresaliente de todo aquel que pasa por él. Este modesto local es parada obligada en el itinerario tanto de vecinos como de visitantes. Un negocio familiar consagrado cuyo trabajo ha sido reconocido en numerosas ocasiones por ofrecer pinchos de gran calidad y originalidad. Allí sirven desde los más tradicionales como su fajico de la Ribera, o el huevo con bechamel – buque insignia de la casa- a los más actuales y creativos, como la croqueta de borraja trufada. Todos bajo un mismo lema: cantidad y calidad. 

  • Dirección: Muro, 23
  • Horario: 10:00 – 23:00
  • Teléfono: 948 82 00 91 

L&Ele

Sus platos son homenaje a la huerta tudelana, entre los que destacan los espárragos de Tudela en dos texturas, pero también tienen buena mano con las carnes y pescados. El local no guarda apariencia con el resto de la zona, se acerca más a otro tipo de ambienta, joven y urbanita. Que no te engañe su recogido tamaño, los que lo visitan no suele encontrar problemas de espacio para tomarse allí su última copa. 

  • Dirección: Calle Carnicerías, 11
  • Horario:  13:00 – 00:00 Domingo, lunes y martes cerrado
  • Teléfono: 948410328

Sua

Abrió sus puertas las pasadas navidades y vienen pisando fuerte, apostando por la cocina creativa a precios asequibles. Ofrecen un menú del día por 16€. Su croqueta de lengua es uno de los pinchos que dará que hablar, una de sus muchas propuestas atrevidas e imponentes como el fuego, sua en euskera, de donde toma su nombre el local. No te vayas sin probar la penca en tempura con emulsión de borraja o su chipirón. 

La Despensa 

A esta gastro – taberna no se la conoce por ofrecer el pincho al uso, si no por su suculenta alternativa: las ostras. Este local, además de marisquería, es especializado en vermut, y cuenta con una abrumadora propuesta de referencias vinícolas. El mejor plan de juevintxo para ellos, y seguro que para muchos,  allí puede presentarse en forma de copa de cava y salpicón de marisco, o de lo que surja. La tienda gourmet que abrieron junto a la taberna es el rincón perfecto donde degustar y comprar los productos de la zona, convirtiendo el lugar en la parada y excusa perfecta para picar, por partida doble. 

  • Dirección:  Plaza Mercadal, 4
  • Horario: 12:00 – 00:00 Lunes cerrado
  • Teléfono: 948 82 74 97 

Casa Lola 

Nuestra siguiente parada es un asador – sidrería famosa por sus raciones a la brasa como sus chopitos, pimientos y en verdad, cualquier plato que pase por su parrilla. Todos resultan ser una maravilla. Como su chuletón, que acaba de proclamarse vencedor del Campeonato de Euskal Herria de Parrillas celebrado en Zarautz por primera vez este año. Para quien el formato pincho se le quede corto y prefiera raciones más contundentes. Que nadie quede insatisfecho. 

  • Dirección: Plaza Mercadal, 26
  • Horario: 13:00 – 00:30 Lunes cerrado
  • Teléfono: 948 82 74 97

Bar La Guitarra

Cercano a la Plaza de San Jaime y la Catedral encontramos este local de pequeñas dimensiones con una propuesta más simple en el que tienes la oportunidad de darte un buen festival de tortillas. Las puedes degustar de todo tipo, la de ajos y gambas está riquísima, pero también tienen de chistorra y setas, entre otras. Cuentan con alguna que otra opción en su carta de pinchos, las anchoas rebozadas presumen ya de tener unos fans. 

  • Dirección: Carnicerías, 6
  • Horario: Horario varía, domingos cerrado
  • Teléfono: 948 82 21 47

Taberna Gaitero

En esta taberna han decidido mantener la especialidad del bar al que ha remplazado, la patata asada con jamón y queso. Son nuevos en el negocio, pero en seguida, cuenta Fernando, al frente del local, la oferta irá aumentando.  Trabajan el producto y la estacionalidad, centrándose en tapas y raciones de temporada como la alcachofa frita o los fritos artesanos. 

  • Dirección: Carnicerías, 12 
  • Horario: 12:00 – 23:30 Martes cerrado
  • Teléfono: 646 83 60 83

La Catedral

Puede que este local no juegue en la liga de los veteranos, se trata de uno de los más jóvenes en la ciudad, pero bien se ha ganado el respeto entre ellos. A pesar de su poco tiempo en la escena de los pinchos tudelana, ya se ha convertido en toda una referencia. En parte por su apuesta por el producto sin abusar de disfraces, evitando fritos y rebozados. Pinchos sencillos pero confeccionados a la perfección, como su gilda y su tostada de pan con tomate y anchoa del Cantábrico, sello de la casa, de los que hablan maravillas. 

  • Dirección: Carnicerías, 2
  • Horario: 09:00 – 23:00 Martes cerrado
  • Teléfono: 678 32 07 26

Quei Plaza 

Situado en la Plaza de Los Fueros, este bar, que goza de un atento y amable equipo, guarda en sus vitrinas una variada oferta de pinchos con elaboraciones humildes, pero de calidad y resultados excelentes. Su espárrago rebozado y su pimiento de piquillo relleno de hongos y bacalao son evidentes ejemplos de ello. Tanto, que el tomate relleno de queso de cara con mousse de pato le ha valido un premio al establecimiento. Pero su especialidad, cuenta Eva Lostado, una de las propietarias, son los calamares. Es también un buen lugar para desayunar, desde su terraza, donde presenciar el ritmo con el que se desenvuelve la ciudad desde su mismo corazón. 

Bar Moncayo

Los que lo han visitado coinciden en que su pincho de foie de hígado de pato es espectacular, pero no es lo único por lo que se les conoce, gozan también de fama por sus generosas raciones a buen precio. Su mostrador es un constante ir y venir de pinchos y comandas, una escena que los días de juevintxo, con su tapa y bebida por dos euros, acelera aún más su compás. Si a su atractiva oferta, le sumas el buen ambiente que ofrece el bar y su ubicación en pleno barrio de la judería, ya el paseo ha merecido la pena. 

  • Dirección: Merced, 1
  • Horario: 12:00 – 22:00
  • Teléfono: 948 41 09 46

San Jaime

Este restobar sigue la línea de pinchos y picoteo informal, con una carta donde la presencia de sabores orientales salta a la vista. Tapas de fusión como los baos  -¿el equivalente a pincho asiático tal vez?. Y otras propuestas más nuestras como el pulpo canario, delicioso con su patata trufada y mojo picón. Si con todo lo que ofrecen aún no sabes qué pedir, déjate aconsejar por su amable personal. 

  • Dirección: Plaza San Jaime, 4
  • Horario: 19:00 – 00:00 Lunes y martes cerrado 
  • Teléfono: 948 41 06 86