IMG_1350

IMG_1350

Verduras

Pimientos del piquillo a la Onesi

Noticias relacionadas

El otro día volviendo a casa, una amiga (a quien no voy a desvelar y por eso uso seudónimo en el nombre del plato) me contó su plato favorito y que además, lo prepara ella normalmente con gran éxito entre sus invitados. Me gustó mucho su sencillez y por eso he decidido prepararlo para vosotros, eso sí, con una modificación. Son unos pimientos del piquillo rellenos de queso rebozados en tempura y gratinados, o como he preferido llamarlos… Pimientos del piquillo a la Onesi.

Ingredientes (para 1-2 personas)

  • 4 pimientos del piquillo
  • 4 quesitos
  • harina de tempura
  • queso emmental (al gusto)
  • nata líquida para cocinar

Preparación

Es muy, pero que muy sencillo. Fijaros en un detalle: los pimientos de piquillo son triangulares, y los quesitos también, así que… fácil el primer paso. Tenemos que limpiar los pimientos e introducirles el relleno, es decir, deslizar el quesito hasta el fondo del pimiento.

Ahora necesitaremos unos palillos, para cerrar los pimientos. Los entrecruzamos de tal manera que sea difícil que un líquido pase hacia la zona ahora propiedad del quesito. Reservamos y por otro lado, cogemos una taza pequeña rellena de harina de tempura y lo vertemos en un bol (o directamente lo ponemos en un tazón). Añadimos la misma cantidad de agua o un pelín menos, y empezamos a batir ese mejunje hasta que no tenga grumos. Esto es importante y no os llevará más de 2 minutos.

Después, sólo tendréis que calentar aceite en una sartén, no mucha, pero tampoco os quedéis cortos, no hace falta que se bañen en ella, pero sí que llegue a cubrir la mitad del pimiento. Embadurnáis bien un pimiento cerrado en la masa de tempura, y a freír. De uno en uno, que va a ser mejor, porque con el aceite caliente, es casi vuelta y vuelta. Otra opción es que lo hagáis como la autora originaria, que lo hacía con harina normal.  Precalentamos el horno a 180º.

Después, ya con todos los pimientos fuera de la sartén y sobre papel absorbente para quitarle el extra de aceite que pudieran tener, los ponemos en una cazuela de barro o en una bandeja pequeña de horno, pero antes, ponemos un poco de nata en el fondo, lo justo para que se cubra todo el fondo.

Cubrimos con el emmental y lo metemos en el horno, subiendo la temperatura hasta 250-260º. Esperamos 5-10 minutos (id vigilando, cada horno es un mundo) y lo tendremos listo para comer. Que aproveche. Ya veréis que maravilla.

Resultado

Tiempo:  25 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 3/5

Precio: 2,50€