Con ese nombre cualquiera diría que es una receta complicadísima, pero nada más lejos de la realidad. No sólo es fácil, sino que es sana y está riquísima. ¿Que no tienes tiempo para cocinar? Perfecta. ¿Que necesitas algo sano? Perfecta. ¿Que tienes un pariente que compra compulsivamente berenjenas italianas? Perfecta. Si es que es una receta que sirve para cualquier situación, no la puedes dejar escapar.

Ingredientes (por berenjena)

  • 1 berenjena
  • 100 gramos de carne picada
  • 1/2 cebolla
  • 1 tomate
  • Un poco de queso (opcional)
  • Miel, mostaza, ajo, aceite y sal

Noticias relacionadas

Preparación

Lo primero es lavar la berenjena, y luego le cortamos la punta y luego longitudinalmente (podéis ver abajo en las fotos como queda). Precalentamos el horno a 175ºC y cuando esté listo metemos las berenjenas con un chorrito de aceite por encima durante 10 minutos.

Mientras se hacen las berenjenas ponemos un poco de aceite y echamos un ajo picado y la media cebolla también picada fina. Añadimos la carne picada y un poco de sal y cuando esté hecha echamos el tomate cortado en dados pequeños. Cuando cortemos el tomate primero lo partiremos por la mitad y reservaremos dos rodajas para el final.

Todo esto lo tenemos que tener al fuego 6/10. En muchas recetas usan bechamell para ligar la carne y la verdura, pero nosotros nos bastaremos con el tomate, para que sea un plato más ligero. Cuando empiece a ligar añadimos una cucharada sopera de miel y una de mostaza, y si queremos un poco de mostaza. Damos unas vueltas durante un par de minutos y reservamos.

Cuando estén listas sacamos las berenjenas del horno y hacemos un corte con el cuchillo por la parte de la pulpa a lo largo del perfil, dejando algo menos de medio centímetro de borde, para luego con ayuda de una cuchara retirar la pulpa y dejar sólo la piel. Esta pulpa la cortamos fino y añadimos a la sartén, calentando todo unos 2 minutos al fuego 7/10, procurando que quede todo bien ligado. A continuación rellenamos las pieles de la berenjena con la mezcla, ponemos una rodaja de tomate encima y si nos apetece echamos queso en polvo o rallado por encima. Metemos 5 minutos al horno en grill y listo para disfrutar. En este último paso tendremos que controlar para que no se nos queme el queso, es cuestión de ir mirando de vez en cuando.

Tiempo: 15 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 2/5

Precio: 1€