Aún no me explico cómo con lo arroceros que somos en casa todavía no había compartido con vosotros una receta completa de arroz, supongo que la culpa ha sido del verano y había muchas ganas de ensaladas y cosas más fresquitas, pero ahora que en nada empiezan a bajar las temperaturas y que apetecen comidas más reconfortantes vamos a ponerle remedio con esta receta que os traemos hoy.

Ingredientes

  • 1 cebolla o cebolleta
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1/2 calabacín
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 50 ml de vino blanco
  • 1 cucharada sopera colmada de pimentón de la Vera ahumado (yo se lo pongo dulce y le añado una puntita de picante, pero eso a gusto del consumidor)
  • 1 vaso de arroz de grano corto
  • 2-3 vasos de caldo de verduras, preferiblemente casero (*)
  • sal
  • Para dos personas:
  • (*) La cantidad de caldo dependerá del tipo de arroz que uséis y de si lo queréis más seco o algo más caldoso. Si usáis un arroz bomba necesitaréis 3 medidas de caldo por cada medida de arroz y si usáis un arroz que absorba menos líquido, con algo menos será suficiente. Especialmente rico, si usáis un caldo de alcachofas, pero si no tenéis caldo de verduras también podéis utilizar un caldo de pollo.

Es un arroz  ligerito, perfecto como guarnición si queréis acompañarlo de alguna carne o pescado a la plancha, o como plato único si buscáis un menú estrictamente vegetariano. Además, pese a no llevar ningún tipo de carne, si utilizáis un buen pimentón de la Vera ahumado, cosa que os recomiendo encarecidamente, os sorprenderá que el arroz ¡va a saber como si le hubieseis echado chorizo!

Se trata también de una receta socorrida ya que se puede preparar con casi cualquier hortaliza que tengamos por la nevera. Aparte de las que os proponemos hoy, se podrían añadir guisantes, trocitos de calabaza o de coliflor, berenjena, puerros, judías verdes, habitas, tomate, alcachofas, …

Preparación del Arroz con verduras al pimentón

  1. Limpiamos y troceamos las hortalizas en cubitos de medio centímetro de lado.
  2. Ponemos a calentar el aceite en una sartén o en una cacerola baja antiadherente a fuego medio-alto (9/12). Cuando notemos que desprende calor, pero sin llegar a humear, añadimos las hortalizas troceadas y las salamos ligeramente, las salteamos durante un par de minutos, bajamos el fuego (5/12) y las dejamos que se pochen hasta que veamos que están tiernas.
  3. Subimos el fuego al máximo, añadimos el vino blanco y lo dejamos a fuego fuerte hasta que se reduzca (sabremos que se ha reducido lo suficiente cuando deje de oler a alcohol).
  4. Bajamos el fuego (4/12), añadimos el pimentón y damos unas vueltas para que las verduras se impregnen bien.
  5. Agregamos el caldo y subimos el fuego hasta que rompa a hervir. Antes de que hierva, probamos el caldo para ver si es necesario rectificar de sal en el caso de que el caldo no tuviese suficiente.
  6. Cuando el caldo esté hirviendo, agregamos el arroz bien distribuido y bajamos el fuego (3/12). Debe cocinarse a fuego bajo pero que permita mantener un hervor muy ligero, el clásico “chup chup“.
  7. En 18-20 minutos, nuestro arroz estará listo. Apagamos el fuego, dejamos reposar de 3 a 5 minutos y ya lo podremos servir.

Resultado

Un arroz riquísimo para esos días en los que nos apetece un arroz sin muchas complicaciones pero con mucho más sabor que el socorrido arroz blanco.

Aunque personalmente soy bastante quisquillosa con el punto del arroz y este tipo de arroces prefiero comerlos recién hechos, la verdad es que este en concreto aguanta bastante bien el recalentado, por lo que también es una buena opción para llevar en el túper.