Pizzas, hamburguesas y sandwiches

Pitas rellenas de huevo y tahini, un delicioso sándwich vegetariano

Prepara un relleno fácil de huevo, tahini y limón para tus pitas y cómelas calientes o frías. Una opción perfecta de bocadillo que mira a Oriente Medio.

18 junio, 2021 17:04

Sal de tu zona de confort en cuanto a bocadillos se refiere para descubrir un nuevo formato: el de las pitas. Este pan de medio Oriente se puede consumir tal cual, al lado de un plato, o es fantástico para ser rellenado porque al hornear sufla y se queda un hueco en el interior. Después, al tostar las pitas, el agujero vuelve a resurgir y con mucho cuidado de no quemarnos podremos rellenarlas de lo que queramos.

En esta ocasión un sándwich de huevo en toda regla pero con el añadido del condimento con limón y tahini, esa pasta de sésamo que no puede faltar nunca en el hummus. Además, para refrescar, unas hojas de cilantro y unos tomatitos cherry además de pimienta negra y copos de chile en el aliño. 

Este mismo relleno de huevo podría valer perfectamente para una ensalada tipo rusa o para los típicos sándwiches de miga de pan. Por supuesto, dentro le podéis añadir lo que queráis: es fantástico el maíz cocido pero también lo son los taquitos de jamón o unos trocitos de anchoa picada. Incluso una gran opción sería rellenar unas patatas asadas con la mezcla, y gratinarlas con un poco más de la salsa de tahini, limón y mahonesa.

Por supuesto, esta mezcla serviría perfectamente también para hacer unos canelones crudos de calabacín, utilizando esta hortaliza sin cocinado ninguno más que el de pasar las lascas con un poco de limón que ayuda a que se reblandezcan. Incluso se podrían tostar por encima con la ayuda de un soplete y un poco de queso.

Cómo hacer pitas rellenas de huevo y tahini

Ingredientes

  • Pan de pita, 3 ud
  • Huevos, 4 ud
  • Mahonesa, 3 cucharadas
  • Tahini (pasta de sésamo), 1 cucharada
  • Limón, 1 ud
  • PImienta negra molida, al gusto
  • Copos de chile, al gusto
  • Sal, c/s
  • Cilantro fresco, un par de ramitas
  • Tomate cherry, 9 ud

Paso 1

Lo primero será cocer los huevos en abundante agua ya hirviendo, habrá que introducirlos con cuidado para que no se den golpes al meterlos y se casquen dejando salir la clara. Cocer durante 10 minutos. 

Paso 2

Tras los 10 minutos de cocción sacar los huevos del agua e introducir en un baño de agua fría con hielo, para enfriarlos lo antes posible y que así la yema no quede con un reborde gris ni se sobrecueza. 

Paso 3

Mientras los huevos crecen se podrá ir haciendo la salsa mezclando la pasta de sésamo o tahini con parte del zumo de limón. Veremos que al principio parece que se corta, pero a medida que vayamos añadiendo zumo se quedará todo bien integrado. 

Paso 4

Incorporar entonces parte de la mahonesa, mezclar bien y añadir también la pimienta negra molida, los copos de chile y un poco de sal. Si vemos que la mezcla es muy densa podremos añadir más mahonesa e incluso unas gotas de agua si no queremos agregar más zumo de limón. Aunque luego la acidez se contrarrestará con el huevo cocido. 

Paso 5

Pelar los huevos con cuidado y añadirlos a la salsa. Entonces machacar muy bien con la ayuda de un tenedor o de un pasapurés. Quizás puede ser más sencillo si se machacan los huevos en un plato hondo por separado y luego se añaden a la salsa. Lo importante es que queden muy triturados y se mezcle bien con la salsa. 

Paso 6

Hacer unos cortes al pan de pita, quitándole uno de sus bordes para que se pueda rellenar desde ese hueco. Lo importante es que sea un corte grande, para que la pita se pueda rellenar bien. 

Paso 7

Dorar el pan en una sartén, para que se dore por ambos lados y se caliente en su interior. 

Paso 8

Entonces rellenar las pitas con parte de la mezcla del huevo y añadir dentro también algunos trozos de tomate cherry picados y terminar con el resto de la mezcla y unas hojas de cilantro fresco. También se podría añadir cebollino o eneldo y podríamos incorporar alguna salsa picante para terminar.