croissant-relleno-00

croissant-relleno-00

Pizzas, hamburguesas y sandwiches

Croissants rellenos de ventresca, receta paso a paso

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de todos los pasos a seguir para preparar unos croissants rellenos de ventresca.

Noticias relacionadas

Preparación: 5 min   Dificultad: 1/5  Raciones: 2   Coste: < 5 €

Ingredientes

  • Croissants de mantequilla, 2
  • Lechuga cortada en juliana, 4 hojas
  • Ventresca de atún o bonito, 1 lata
  • Pimientos del piquillo en conserva, 4
  • Brandada de coliflor o alioli, 2 cucharadas

¿Por qué hablamos de sándwiches y pensamos en algo dentro de pan? La verdad es que es lo más habitual, pero si en vez de pan usamos un croissant, aunque sea de esos no demasiado sabrosos, podemos improvisar una cena la mar de resultona en menos de lo que vais a tardar en leer lo que llevan estos croissants rellenos, que son una pedazo de idea para esas veces en las que una visita se alarga más de lo previsto y se improvisa una cena.

La que os propongo hoy es una combinación clásica muy típica de tostas y montaditos, pero que también funciona genial con el punto dulzón y la textura esponjosa de un croissant.

croissant-relleno-01

croissant-relleno-01

Preparación de los Croissants rellenos de ventresca

croissant-relleno-02

croissant-relleno-02

Una vez elegido el relleno la verdad es que no tiene ningún misterio, tan simple como abrir el croissant por la mitad con ayuda de un cuchillo de sierra -si el croissant está un poco reseco se puede pasar unos segundos por una plancha caliente-.

Poner una capa de lechuga en juliana, otra de láminas de ventresca de atún o bonito en aceite bien escurridas, un par de pimientos del piquillo asados en conserva que habremos secado bien con papel absorbente de cocina y, finalmente, para dar jugosidad, coronamos con una cucharada de alioli o brandada de coliflor -también nos valdría una mayonesa-.

croissant-relleno-03

croissant-relleno-03

Resultado

Cinco minutos, cena lista, no hace falta ensuciar platos y tan vistosa que hasta puede solucionar la papeleta en una cena improvisada en la que el objetivo sea disfrutar del postre entre las sábanas, eso sí, si esa es la idea, olvidad el alioli y usad mejor algo que no lleve ajo, que ya se sabéis todos que ese ingrediente no es pro besos… 😉