Carne

Pollo Kung Pao, una receta china muy rápida y fácil

El pollo Kung Pao es un salteado picante, dulce y ácido tremendamente adictivo y muy fácil de preparar para trasladarte a China en pocos minutos

19 julio, 2021 11:19

¿Preparado para las altas temperaturas? Porque este salteado de pollo chino no da tregua, estamos hablando de un plato picante y explosivo que, si está bien hecho tendrá que ser también crujiente por fuera y tierno por dentro con una salsa sedosa llena de sabor.

El primer paso que conlleva esta receta es el marinado del pollo para conseguir con él un efecto terciopelo, una técnica que en China se practica mucho. Se marina el pollo en una mezcla de fécula de maíz, bicarbonato y vinagre chino (del negro) o vinagre de arroz y esto no sólo le dará un sabor especial, sino que la mezcla actuará como una capa protectora del pollo a la hora de cocinarlo y entonces conseguiremos que se queden sus jugos en el interior de una manera más persistente; siendo dorado y crujiente en el exterior. ¡No se nos quedará seco! 

Una vez conseguido esto, el siguiente reto será preparar la salsa Kung Pao de nuestro pollo, una salsa muy fácil de preparar y que tiene que estar lista antes de empezar a saltear el pollo en el wok o en una sartén grande a fuego fuerte. Cuando el pollo ya esté bien dorado será el momento de añadir la salsa al wok y ver cómo ésta empieza a burbujear y a cubrir cada pieza de pollo perfectamente.

Para una salsa Kung Pao perfecta necesitaremos caldo de pollo (siempre sustituible por agua si no tenemos, pero perderemos sabor), salsa de soja, salsa hoisin, vinagre negro chino (o algún vinagre balsámico que tengáis a mano si no queréis ir al supermercado chino) y vino chino tipo shaoxing que podríais sustituir por vinagre de arroz o vinagre de sushi.

¿Qué más? Pimientos, cacahuetes, ajo... y bien de guindillas picantes. En teoría las de Sichuán, que es la región china más picante, pero nos podría valer un chile de árbol seco mexicano también o incluso nuestras propias cayenas. Tendremos que incorporar picante al gusto de cada uno, este picante chocará con el dulzor y la untuosidad de la salsa.

Por supuesto, esta receta la podréis hacer también con trozos de ternera o de cerdo, siempre recomendando alguna parte tierna de ambos, aunque lo más conocido para ella es emplear pollo. Como recomendación, utilizad contramuslos de pollo porque se quedan jugosos con más facilidad que la pechuga.

Cómo hacer pollo Kung Pao en casa

Ingredientes

  • Pechuga o contramuslos de pollo, 400 g
  • Sala de soja, 1 cucharada
  • Bicarbonato, 2 cucharaditas
  • Fécula de maíz (maicena), 1 cucharadita
  • Vino chino shaoxing o jerez o de arroz, 1 cucharada
  • Sal, c/s

Para la salsa

  • Caldo de pollo, 100 ml
  • Salsa de soja, 5 cucharadas
  • Vinagre chino negro, 1 cucharada
  • Vino chino o de arroz, 1 cucharada
  • Salsa hoisin, 1 cucharada
  • Azúcar, 1 cucharadita
  • Fécula de maíz (maicena), 1 cucharadita

Para el salteado

  • Aceite de oliva suave, 3 cucharadas
  • Dientes de ajo, 3 ud
  • Jengibre fresco picado, 1 cuchardita
  • Pimiento rojo, 1/2 ud
  • Chalota, 2 ud
  • Chiles secos, 10 ud
  • PImienta de Sichuan, 4 bolas
  • Cacahuetes fritos, 40 g
  • Cebolleta china, 2 ud
  • Aceite de sésamo, 1 cucharadita

Paso 1

Mezclar los ingredientes de la marinada del pollo en un bol. Trocear el pollo en trozos de bocado y marinarlos tapado en el bol, durante 10 minutos aproximadamente. 

Paso 2

Mezclar todos los ingredientes de la salsa Kung Pao hasta que el azúcar se disuelva y no haya cristales. 

Paso 3

Calentar un wok o una sartén grande a fuego fuerte y añadir unas gotas de aceite, dejar que éste se caliente y, entonces, añadir el pollo marinado ligeramente escurrido. Saltear el pollo siempre a fuego máximo sin parar de remover, hasta que esté ligeramente dorado. Sacar a un plato y reservar. 

Paso 4

Añadir un poco más de aceite y sofreír a fuego más suave el ajo y el jengibre y, luego también, los chiles, el pimiento rojo, la chalota picada y la pimienta de Sichuán previamente machacada en un mortero ligeramente. Freír durante 1 minuto.

Paso 5

Añadir la salsa a la sartén, aprovechar para que desglase bien y que empiece a hervir a fuego suave. Tendrá que ir cogiendo cuerpo y espesando, esto sucederá por la condensación y también por el efecto de los azúcares.

Paso 6

Cuando la salsa ya haya espesado añadiremos el pollo de nuevo y dejaremos que todo se mezcle bien, aproximadamente durante 2 minutos. En el último momento será el turno de la cebolleta china, los cacahuetes y el aceite de sésamo. Servir entonces inmediatamente.