Carne

Cochinillo asado al horno en casa, la receta más fácil que existe

No son pocas las casas en las que se despide el año con un delicioso cochinillo asado, una receta que tú también puedes preparar en casa como si fueras un experto.

Lo más importante a la hora de preparar un cochinillo asado al horno con éxito es asegurarnos bien de que lo que estamos comprando es realmente un cochinillo o lechón, es decir, una cría de cerdo que solo se ha alimentado de leche. Para eso tenemos que comprobar que nuestro cochinillo entero y limpio no exceda los 4 kg de peso, pues si es más grande se tratará de un cerdo que ya haya empezado a alimentarse de otras cosas y ni la textura de la carne ni el sabor serán las propias de lo que se conoce como cochinillo.

Ingredientes

  • Cochinillo, entero, medio o pierna o paletilla
  • Sal gorda
  • Hierbas aromáticas (laurel, tomillo, romero,...)
  • Ajos, 5 o 6 dientes

Cómo hacer cochinillo asado en casa

Los asados suelen imponer respeto, pero una vez que tienes claros los tiempos y la temperatura, no tienes más que ver el vídeo para comprobar que preparar en casa un cochinillo asado de diez es algo sumamente sencillo.

Paso 1

Salamos generosamente el cochinillo con sal gorda por dentro y por fuera. En una fuente honda ponemos dos o tres centímetros de agua, añadimos algunas hierbas aromáticas como hojas de laurel, unos cuantos dientes de ajo aplastados y unas ramas de romero. Colocamos una rejilla metálica sobre la fuente y sobre ella nuestro cochinillo con la piel hacia abajo, teniendo cuidado de que el cochinillo no toque el agua.

Paso 2

Precalentamos el horno a 160ºC. Con el horno a 160ºC introducimos el cochinillo con la piel hacia abajo sobre la rejilla tal como hemos indicado en el apartado anterior. Lo dejamos que se ase durante 45 minutos o hasta que comprobemos que la carne se ha vuelto de un color blanco brillante. Si el cochinillo es de los más grandes necesitaremos un poco más de tiempo, de hecho, en el caso del vídeo, que se trataba de una paletilla grandecita, lo hemos tenido que dejar una hora para que la carne tuviese ese color blanco que buscamos.

Paso 3

Sacamos del horno y, con cuidado, le damos la vuelta a nuestro cochinillo para colocarlo con la piel hacia arriba, volvemos a meterlo en el horno a 160ºC y horneamos durante otros 45 minutos. Durante esta fase, nos toca estar pendientes para regarlo con el jugo de la fuente cada 15 minutos para evitar que se reseque.

Paso 4

Pasado ese tiempo, subimos la temperatura hasta los 190ºC, pinchamos la piel por varios sitios y lo dejamos durante otros 20 minutos para que se tueste la piel y quede crujiente. Durante este tiempo debemos vigilar a menudo para que no se queme. Si queremos que la piel quede más brillante, en el momento de pinchar la piel, la pincelamos con manteca de cerdo o aceite de oliva, aunque es un paso opcional que no afectará ni a la textura ni al sabor, solo al aspecto visual.

Paso 5

Para servir el cochinillo asado que acabamos de hacer preparamos una salsa con los jugos que quedan en la fuente, para ello los colamos, los pasamos a un cazo y los ponemos al fuego para que se reduzcan hasta tener una salsa consistente que serviremos en una salsera aparte.