Hoy vamos a preparar unas carrilleras de cerdo, un plato que no es demasiado común, pero que si preparas siguiendo esta sencilla receta te va a enamorar, porque tiene un gusto y un tacto en el paladar incomparables. Aunque las carrilleras entran en el grupo de la casquería no os preocupéis, ya que no son más que los músculos de la mándibula del animal. A simple vista no dista demasiado del aspecto de un solomillo de cerdo, así que no os tenéis que preocupar si os da miedo meteros con la casquería en la cocina. Es una carne extremádamente magra y jugosa, os va a sorprender muchísimo lo excepcional que puede llegar a ser este plato. Es conveniente que compremos las carrilleras ya preparadas para guisar o que se lo pidamos a nuestro carnicero. Realmente os aconsejo que probéis este plato, es una delicia.

Ingredientes (4 personas)

  • 8 carrilleras
  • 2 zanahorias
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • Mantequilla
  • Aceite

Noticias relacionadas

Preparación

  1. Lo primero es sellar las carrilleras, de modo que cuando las guisemos queden bien jugosas por dentro y no se sequen complétamente. Para ello ponemos aceite en una cacerola grande y lo calentamos al 8/10. Pasamos las carrilleras hasta que se doren por los dos lados y ya las tendremos selladas.
  2. A continuación añadimos las dos zanahorias y el puerro cortados en trozos de unos 4 cm, y la cebolla en cuartos. Removemos bien durante medio minuto.
  3. Agregamos el tomate cortado en cachos y bajamos dos puntos el fuego hasta que se haya evaporado todo el jugo, momento en el cual cubrimos con agua hasta tapar todo bien.
  4. Ahora sólo queda taparlo, bajar el fuego hasta que esté al mínimo hervor (ir controlando esto de vez en cuando) y lo tendremos entre 3 y 4 horas. Depende de las carrilleras el tiempo, así que tendremos que ir pinchándolas una vez haya pasado este tiempo. La idea es que no se deshagan por fuera, pero que por dentro estén tan tiernas como la mantequilla.
  5. Retiramos las carrilleras y con un colador pasamos el caldo a otra cazuela, que mezclaremos con una pastilla de mantequilla hasta que se derrita complétamente a fuego bajo para que no se corte.
  6. Calentamos a máximo el horno y en modo grill introducimos las carrilleras en una bandeja, las recubrimos con la salsa que hemos preparado y dejamos unos 5 minutos para que se doren. De este modo tendremos unas carrilleras crujientes por fuera, con una costra riquísima, y tiernas como no podéis ni imaginar por dentro.

Resultado