Aperitivos y entrantes

Pastel de maíz con boloñesa de pavo, receta fácil de aprovechamiento

Si te ha sobrado un poco de salsa boloñesa, este pastel de maíz se convertirá en una de tus recetas de aprovechamiento favoritas, jugoso y absolutamente delicioso.

30 mayo, 2021 11:16

Hay recetas que haces un poco por casualidad, con ese "a ver qué sale de aquí" muy presente en la cabeza. Y cuando funcionan son siempre las que más te maravillan. En esta ocasión, este pastel de maíz fue una receta de aprovechamiento total con los restos de la boloñesa de pavo que habían sobrado de la pasta.

¿Por qué en un pastel de maíz? Porque me reconozco fan de los que he probado en Perú, una receta salada muy tradicional de la cocina peruana a la que llaman pastel de choclo (en Paschi hacen uno con bien de cilantro que lo sirven como snack y es maravilloso) y que tiene un punto marcado dulce gracias al maíz por lo que cualquier añadido salado siempre le viene fenomenal.

El maíz nos da, además, una textura tremendamente jugosa si manejamos bien todos los ingredientes y el resultado de todo eso ha sido una especie de mezcla a caballo entre la quiche y un bizcocho salado tremendamente jugoso, que nos acerca al borono asturiano, y que me ha parecido excelente como receta para llevar a cualquier parte igual que una empanada o para dejarla de aperitivo en cualquier comida. Incluso de plato principal acompañado de una salsa también funcionaría este pastel relleno de boloñesa. 

Si, como a mí, os gusta roer las mazorcas de maíz (si tienen algún aliño original, mejor que mejor) o hacer salmorejo de maíz o corn chowder, este pastel os fascinará. En realidad es una receta muy fácil que se ve mucho más en Estados Unidos que en España pero que estoy convencida de que os fascinará igual que lo hizo en mi casa. ¡Creo que la repetiremos mucho!

El relleno puede ser de lo que cada uno quiera o tenga en la nevera, puede ser de un chili con carne como también de esa mezcla de atún con tomate de los clásicos huevos rellenos. Un punto picante le vendrá de miedo para contrarrestar aún más el dulzor del maíz, ahí lo dejo. 

Cómo hacer pastel de maíz y boloñesa

Ingredientes

  • Lata de maíz pequeña, 2 ud
  • Cebolla, 1 ud
  • Diente de ajo, 1 ud
  • Aceite de oliva, 1 cucharada
  • Mantequilla, 20 g
  • Sal, c/s
  • Pimienta negra, c/s
  • Bechamel, 80 g
  • Nata, 100 ml
  • Huevos, 2 ud
  • Harina de maíz (tipo PAN), 150 g
  • Harina de trigo, 100 g
  • Levadura, 1 pizca
  • Bicarbonato, 1 pizca
  • Boloñesa de pavo, 200 g (aprox)

Paso 1

Precalentar el horno a 160 ºC mientras preparamos el pastel. 

Paso 2

Pelar y picar al cebolla y el ajo, muy finos, y poner a pochar con un poco de aceite y mantequilla a fuego suave hasta que estén muy tiernos. Siempre me gusta añadir un poco de sal para que sude todo bien y se cocine más fácil y de forma más uniforme. Remover de vez en cuando para que no se pegue.

Paso 3

Mientras tanto, preparar el resto del pastel de maíz. Podremos en una batidora a triturar muy bien el maíz con la nata.

Paso 4

Mezclar la harina con la levadura y el bicarbonato por un lado y batir los huevos por el otro. 

Paso 5

Añadir la mezcla del maíz a los huevos y batir bien, incorporar el queso, la cebolla pochada y también la harina. Si queremos incorporar un poco de ají amarillo, al gusto de cada uno. 

Paso 6

Incorporar también los granos de maíz enteros a la mezcla y batir lo suficiente para que esté todo integrado pero sin pasarse. Quedará una pasta densa. Poner a punto de sal, es importante para que no se quede muy soso. También añadiremos pimienta negra y la bechamel.

Paso 7

Ponemos en el molde elegido, previamente engrasado con mantequilla si no es de papel, una base de la mezcla del pastel de maíz, rellenamos con la boloñesa de pavo fría y terminamos con más pastel de maíz por encima. 

Paso 8

Horneamos nuestro pastel durante, aproximadamente 40-50 minutos, tendremos que ir controlándolo, estará dorado por encima. Es importante que se enfríe bien antes de comerlo porque si no se desmoronará mucho teniendo en cuenta todos los ingredientes que tiene. Es un pastel que se come frío/templado... ¡y está buenísimo!