Aperitivos y entrantes

Aros de cebolla crujientes, la receta más fácil para hacer en casa

Casi sin pestañear y con muy pocos ingredientes hacer aros de cebolla crujientes en casa puede ser de lo más reconfortante y con esta receta conseguirás un resultado de diez.

20 mayo, 2020 12:04

Aunque en sí parece una receta sencilla, cuando se habla de frituras generalmente siempre hay algún truco escondido. Está claro que queremos alejarnos de los fritos mustios y tristes y para eso es importante seguir un buen rebozado pero también saber mantener una buena temperatura del aceite, clave para un exterior crujiente y no grasiento. 

Ingredientes

  • Cebolla blanca, 1 u
  • Leche entera, 500 ml
  • Limón, 1 u
  • Vinagre, 1 cucharada
  • Harina de trigo, 130 g
  • Harina de maíz (para arepas), 70 g
  • Sal, 1 cucharada
  • Pimentón dulce o picante, 1 cucharadita
  • Abundante aceite para freír

Paso 1

En un bol colocar la leche con el zumo del limón y el vinagre, remover y dejar reposar 5 minutos, remover cada minuto para conseguir que la leche se corte creando lo que llaman los ingleses el buttermilk. 

Paso 2

Pelar la cebolla que se recomienda que sea grande y lustrosa para conseguir unos mejores aros de cebolla. Una vez pelada, con mucho cuidado y con la ayuda de un buen cuchillo cortar en forma de aro trasversalmente, sacaremos discos de la propia cebolla. Una vez obtenidos los discos, con mucho cuidado y uno a uno iremos sacando todos los aros que compongan cada uno de de ellos, separándolos bien. También se utilizan las partes más pequeñas que, aunque no tengan forma de aros de cebolla, quedan riquísimos una vez fritos. 

Paso 3

Introducir los aros de cebolla en la leche con el zumo de limón y el vinagre, que se mojen todos bien, y dejar reposar a temperatura ambiente entre 30 minutos y 1 hora. A mitad del tiempo está bien dar a todo una vuelta para cerciorarnos de que están cubiertos de igual manera. Esto hará que al aro de cebolla se quede más tierno y pierda esa fuerza de sabor de la cebolla que puede ser desagradable. 

Paso 4

Preparar una mezcla con las dos harinas, la sal y el pimentón y también una olla o sartén honda donde freír los aros de cebolla si no tenemos freidora. Más o menos necesitaremos unos 500ml de aceite (oliva suave os recomiendo) para que los aros queden bien fritos. Calentaremos el aceite a 180ºC aproximadamente, necesitamos que esté caliente pero no en exceso, hay que pensar que el aro de cebolla tarda unos 5 minutos en freírse para que su interior esté tierno. 

Paso 5

Vamos sacando, uno a uno, todos los aros de cebolla del buttermilk y los vamos pasando por la mezcla de harina cerciorándonos que están completamente cubiertos por todos los sitios. Una vez rebozados, los pondremos en un plato para tenerlos listos para ir friendo. 

Paso 6

Freír los aros de cebolla en el aceite caliente, ir incorporando de 6 en 6 aproximadamente, para que el aceite no se sature. No hará falta darles la vuelta si habéis empleado aceite suficiente. Dejar tostar unos 3-5 minutos hasta conseguir una capa exterior dorada y crujiente y un interior tierno. Retirar los aros de cebolla crujientes a un papel absorbente de cocina para perder el exceso de grasa y disfrutar solos o con una buena salsa. 

Trucos y Sugerencias

Este mismo proceso se puede hacer con cebolletas, cebolla morada y puerros quedando igual de bien, es el entrante perfecto de una cena o comida informales aunque se tiene que hacer al momento para ser disfrutado en condiciones. Se pueden tomar solos, tal cual, aunque siempre agradecerán alguna salsa picante o no, para mojar con ellos.