Aperitivos y entrantes

Ensaladas originales: dos recetas fáciles, sanas y nutritivas

Para celebrar esta primavera adelantada os proponemos dos ensaladas originales, una vegana con higos y rúcula y otra con salmón y canónigos.

Da gusto cuando en mitad del invierno podemos disfrutar de unos días de primavera adelantada y en esta ocasión, hemos optado por dos deliciosas ensaladas con productos frescos.

Ingredientes para hacer ensaladas originales

Para la ensalada de higos y rúcula:

  • Rúcula, 100 g
  • Higos frescos, 5
  • Moras, 100 g
  • Nueces, 50 g
  • Queso azul, 30 g
  • Lima exprimida, 1
  • Sal, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra, al gusto

Para la ensalada de salmón marinado y canónigos:

  • Salmón fresco, 300 g
  • Salsa de soja, cantidad necesaria
  • Miel, 2 cucharadas
  • Eneldo fresco
  • Pepino, 1/2
  • Remolacha cocida, 1
  • Naranja, 1/2
  • Granada, 1 pequeña
  • Aguacate, 1
  • Canónigos, 100 g
  • Sal, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra, al gusto

Preparación de ensalada de higos y rúcula

1: Cortar los higos y colocar los ingredientes

Preparación ensalada vegetariana

Preparación ensalada vegetariana

2: Servir

Ensalada de higos

Ensalada de higos

Preparación de la ensalada con salmón marinado

1: Marinar el salmón

Colocamos el salmón crudo en un tupper o bandeja. Agregamos la soja, la miel, la ralladura de lima y el eneldo fresco. Podéis ser generosos con la miel, ya que casa perfectamente con el resto de ingredientes. Como mínimo, dejamos esta mezcla un día en la nevera. Mientras más tiempo tiempo esté macerando, más potencia de sabor tendrá.

2: Cortar los ingredientes y colocarlos

preparación de ensalada

preparación de ensalada

Lo primero es sacamos el salmón de la nevera. En una sartén, agregamos una cucharadita de aceite. Cuando esté bien caliente, sellamos el salmón vuelta y vuelta. Cortamos a gusto y reservamos.

El siguiente punto no tiene mayor complejidad que preparar el resto de ingredientes. Primero, enjuagamos y cortamos la remolacha y el pepino en carpaccio. Pelamos la naranja y separamos los gajos. Por último, cortamos la granada en dos y desgranamos. Con un movimiento de torsión, se van separando las telillas y van lloviendo lentamente los granos. Luego, hay que golpear la granada con una cuchara de madera para que ceda lo que quede.

Para este tipo de ensaladas tan vistosas a nosotros nos gusta utilizar fuentes grandes. Ayuda a crear patrones con los ingredientes y presentarlo de una forma más apetitosa. Quedan tan bonitas que luego da pena comérselas.

El último paso para terminar nuestra ensalada es añadir un manojo de canónigos e ir colocando sobre esta base todos los ingredientes: la remolacha, el pepino, los gajos de naranja y la granada. El salmón lo hemos colocado en “la cima”, junto al aguacate. Para acabar, aderezamos a gusto y complementamos con unas ramitas de eneldo fresco.

3: Servir

Presentación de ensalada de salmón

Presentación de ensalada de salmón

Una fuente llena de color y aromas. Fresco, nutritivo, verde. No hay excusa para comer sano.

Notas

Es cierto que en los meses de invierno, pocas veces reparamos en que las ensaladas existen. El cuerpo pide platos calientes, como guisos o sopas. Lo atractivo de estas dos recetas es romper la monotonía invernal de plato hondo y puchero aprovechando estos días tan primaverales.

Sirven como entrantes o para compartir entre dos comensales que no quieran valores calóricos muy elevados. Para un día con menos intensidad física o por si queremos cuidar una digestión fácil, estas ensaladas son perfectas. La idea fundamental es añadir algo de color y mucho jugo. Hemos cogido algunos ingredientes de temporada y los hemos combinado en un estallido de cítricos, texturas y aromas. Ambas son ensaladas muy equilibradas, sin secreto. ¡Pruébalas!