PALMERAS SALADAS CON TAPENADE NEGRO Y PESTO VERDE Resultado

PALMERAS SALADAS CON TAPENADE NEGRO Y PESTO VERDE Resultado

Aperitivos y entrantes

Palmeras saladas con tapenade negro y pesto verde

Aprende cómo hacer este original aperitivo de palmeras saladas con tapenade de aceitunas negras y pesto verde de albahaca.

Preparación: 30 min     Horneado: 15 + 15 min     Dificultad: fácil     Unidades: 26

Ingredientes

  • Hojaldre, 1 lámina rectangular
  • Huevo, para pintar las palmeras
  • Sésamo tostado, para espolvorear (opcional)

Las palmeras de hojaldre son muy versátiles porque se pueden preparar con multitud de rellenos diferentes y hacerlas dulces y saladas. En esta ocasión las hemos preparado saladas y hemos hecho dos versiones, unas rellenas de pesto verde y otras rellenas de tapenade negro.

Ambas opciones son muy aromáticas y sabrosas y son una opción perfecta como aperitivo casero.

Para elaborar el pesto verde

  • Queso parmesano, 60 g
  • Pistachos y nueces, 40 g (pesados sin cáscara)
  • Ajo, 1 diente pequeño sin el germen central
  • Albahaca, 40 g
  • Sal, una pizca
  • Aceite de oliva virgen extra suave, 100 g (variedad hojiblanca o arbequina)

Para elaborar el tapenade negro

  • Aceitunas negras, 140 g
  • Diente de ajo pequeño, 1 sin el germen central
  • Tomillo, 1 cucharadita
  • Romero, 1 cucharadita
  • Alcaparras, 10 g
  • Anchoa en salazón, dos filetes
  • Aceite de oliva virgen extra suave, 80 g (variedad hojiblanca o arbequina)

Elaboración de unas palmeras saladas con pesto verde y tapenade negro

01: Elaboramos el pesto verde

Si utilizamos frutos secos crudos como piñones o almendras es aconsejable tostarlos para que quede el pesto aún más rico. Calentamos la sartén, añadimos los frutos secos y los removemos durante unos minutos hasta que estén dorados. Hay que estar pendiente para que no se quemen. Retiramos y dejamos enfriar.

Tradicionalmente el pesto se elabora con piñones, pero yo en esta ocasión he utilizado pistachos y nueces, porque soy partidaria de utilizar lo que tienes por casa o lo que te gusta, siempre que los sabores casen, y en este caso ambos frutos secos quedan genial.

La forma tradicional de elaborar el pesto es machacar o moler los ingredientes en un mortero, pero yo he utilizado la Thermomix. Para ello he puesto en el vaso el queso parmesano sin corteza y cortado en trozos de unos 3 cm y lo he rallado programando 15-20 seg/vel 10.

Añadimos las hojas de albahaca (sin los tallos), los pistachos, las nueces, el ajo y la sal. Trituramos programando 15 seg/vel progresiva 5-8.

Pesamos el aceite en una jarrita sobre la tapa y lo incorporamos a través del bocal en hilo fino, para que emulsione.

Comprobamos que está todo bien mezclado y ¡listo!

02: Elaboramos el tapenade negro

Tradicionalmente también el tapenade se prepara machacando los ingredientes en un mortero y añadiendo el aceite de oliva poco a poco para que ligue. Pero también podemos acelerar el proceso ayudándonos de un robot de cocina con cuchillas, teniendo en cuenta que la mezcla no debe de quedar demasiado triturada.

He utilizado también la Thermomix para elaborarlo.

Pesamos el aceite poniéndolo en una jarrita sobre la tapa del Thermomix. Reservamos.

Ponemos en el vaso las aceitunas, el ajo, el tomillo, el romero, las alcaparras y las anchoas. Trituramos 5 seg/vel progresiva 5 – 7. Bajamos los restos adheridos en las paredes con la ayuda de una espátula.

Programamos vel 4/sin tiempo y con el cubilete puesto vamos echando poco a poco el aceite sobre la tapa de forma que vaya cayendo poco a poco al interior del vaso, como si estuviéramos haciendo una mayonesa.

03: Preparamos las palmeras de hojaldre

Precalentamos el horno a 200ºC calor arriba y abajo.

Desenrollamos la lámina de hojaldre sobre el propio papel. Cubrimos con sésamo tostado y aplastamos ligeramente con un rodillo para que el sésamo se fije a la masa. Damos la vuelta a la masa con cuidado (un buen truco es ayudarse del rodillo).

Cortamos la masa a lo ancho por la mitad para preparar la mitad de las palmeritas con cada relleno.

He comenzado por las palmeras de pesto verde. Mientras las preparamos guardamos el otro trozo de hojaldre en el frigorífico para que no se seque.

Vertemos varias cucharadas de pesto sobre el hojaldre y extendemos con el reverso de la cuchara. Enrollamos los extremos desde fuera hacia dentro hasta el centro de la masa. Mientras enrollamos vamos haciendo presión con las manos para que la masa nos quede bien cerrada. Cuando juntamos los dos “rulos” presionamos ligeramente.

Con ayuda de un cuchillo afilado vamos cortando porciones como de un dedo de grosor. Vamos colocando las palmeritas en la bandeja de horno, sobre papel de hornear, dejando separación entre unas y otras ya que en el horno crecerán. Separamos ligeramente las puntitas hacia fuera. Si el pesto te ha quedado algo aceitoso (textura ideal para añadir a la pasta cocida), aplasta ligeramente cada palmerita con papel absorbente de cocina para eliminar el exceso.

Pincelamos con huevo batido cada palmera para que el hojaldre quede dorado.

Mientras se hornea esta tanda de palmeras, repetimos el proceso con el tapenade negro.

04: Horneamos las palmeras de hojaldre

Con el horno precalentado, horneamos a 200ºC calor arriba y abajo esta primera bandeja de palmeras durante unos 15 ó 20 minutos, hasta que veamos el hojaldre dorado.

Vigilamos el horno, porque no debemos de dejar que se doren en exceso porque se resecarían.

05: Servimos las palmeras saladas con tapenade negro y pesto verde

PALMERAS SALADAS CON TAPENADE NEGRO Y PESTO VERDE Resultado

PALMERAS SALADAS CON TAPENADE NEGRO Y PESTO VERDE Resultado

Ya tenemos listas unas crujientes y deliciosas palmeras de hojaldre saladas. Las podemos servir templadas o a temperatura ambiente, aunque si esperamos demasiado corremos el riesgo de que el hojaldre pierda textura y queden menos crujientes.

Resultado

Estas palmeras de hojaldre son un aperitivo muy fácil de elaborar y están impresionantemente ricas.

El pesto verde es una salsa muy aromática y te puede solucionar rápidamente una comida si la añades a pasta recién cocida; no necesita más, ¡buenísima! También lo podemos añadir a ensaladas (como la caprese), carnes y pizzas. El pesto que hemos elaborado es el pesto genovés, aunque hemos sustituido los piñones de la receta tradicional por pistachos y nueces. Como esta salsa lleva aceite se conserva muy bien durante unas semanas guardado en un tarro hermético y en el frigorífico.

El tapenade negro es un paté de aceitunas negras al que se añaden ingredientes como las anchoas, alcaparras, hierbas aromáticas, ajo y que se liga con aceite de oliva. A partir de aquí podemos poner más o menos cantidad de ingredientes y especias según nuestros gustos. Para lograr un sabor de diez, es importante que las aceitunas y las anchoas sean de calidad. Podemos también combinar esta salsa con pasta o pescados a la plancha, por ejemplo.

Si no tenemos en casa aceitunas sin hueso las podemos deshuesar fácilmente con la Thermomix: Para ello ponemos las aceitunas en el vaso y programamos 4 seg/vel 5. Ya sólo tendremos que separar los huesos manualmente y reservar las aceitunas.

En cualquier caso, ambas preparaciones están buenísimas tal cual, añadidas simplemente sobre pan tostado, y mejor aún si untamos el pan con un poco de queso crema.