Aperitivos y entrantes

Galletitas saladas de queso Cheddar, receta paso a paso

Receta fácil con explicación detallada paso a paso ilustrada con fotografías para preparar unas galletitas saladas de queso Cheddar.

Con la cantidad de galletas que tenemos en Cocinillas y aún no teníamos recetas de galletas saladas. Pero tranquilos, que le ponemos remedio ya, estas galletitas saladas de queso Cheddar son facilísimas de hacer, se pueden conservar varios días si se guardan en un bote hermético (si es que no se acaban antes, porque estas después de la foto no han tardado ni 10 minutos en desaparecer).

Ingredientes para 40 unidades

  • Queso Cheddar curado, 60 g (*)
  • Mantequilla con sal, 60 g (**)
  • Harina de trigo de uso común, 110 g
  • Sal en escamas, para espolvorear por encima
  • (*) Valdría cualquier otro queso curado como un Gouda.
  • (**) Si la mantequilla es sin sal, añadiremos una pizca de sal a la masa. En cualquier caso, debe estar fría.

Estas galletitas saladas de queso Cheddar, se hacen con 3 ingredientes y, si tenemos un procesador de alimentos o una picadora eléctrica, hacerlas será un juego de niños.

Preparación de las Galletitas saladas de queso Cheddar

  1. Rallamos el queso.
  2. En un procesador de alimentos ponemos la harina, la mantequilla con sal cortada en trozos y el queso rallado.
  3. Trituramos a potencia máxima hasta que se forme una masa lisa suave y que se despega de las paredes (en mi máquina que es de 600 W ha tardado un par de minutos).
  4. Envolvemos la masa en papel film y la dejamos en la nevera durante 30 minutos.
  5. Precalentamos el horno a 200ºC, con calor arriba y abajo y sin ventilador.
  6. Estiramos la masa hasta tener un rectángulo de unos 2 mm de espesor.
  7. Pinchamos la masa o bien con un rodillo de los que se venden para tal fin o mismamente con un tenedor o con un palito de brocheta.
  8. Cortamos cuadrados de unos 3 cm de lado, espolvoreamos unas cuantas escamas de sal por encima y pasamos los cuadraditos a una bandeja con papel de hornear.
  9. Horneamos durante 15 minutos a 200ºC hasta que estén dorados. A partir de los 10 minutos id vigilando porque cada horno es un mundo y la línea que separa una galleta perfecta de una galleta quemada es muy delgada.

Resultado

Estas galletitas saladas de queso Cheddar, con el tamaño que tienen que se comen en un par de bocados son perfectas como snack y resultan fabulosas para dar el toque crujiente en una tabla de quesos.

Es importante lo de pinchar la masa, porque la masa, pese a no llevar levadura tiende a subir mucho (fijaos en la última foto de la galería en la que se ve que aún con todos los pinchazos el fondo tiende a ahuecarse). Pero, en definitiva, el resultado son unas galletitas crujientes que si os gusta el queso o los snacks salados en general, estas os encantarán.

¿Quién se apunta a unas galletitas saladas de queso Cheddar?