José Manuel Maza

José Manuel Maza

Salud Enfermedades infecciosas

La sepsis, una infección rara pero no imposible, causa de la súbita muerte de Maza

Para que un proceso infeccioso lleve al fallecimiento de un paciente se ha de combinar un fracaso antibiótico y una inflamación generalizada que causa finalmente un fallo multiorgánico. 

No es frecuente ni habitual, pero es algo que se ve de vez en cuando en los hospitales españoles. A pesar de que los servicios de cuidados intensivos saben bien contra quien pelean, a veces la sepsis gana la batalla, como todo parece indicar -a falta de que se practique una autopsia y se confirme lo dicho hasta ahora- que ha sucedido en el caso de José Manuel Maza, el fiscal general del estado que fallecido este sábado en un hospital de Buenos Aires. 

Según explica a EL ESPAÑOL el jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, José María Domínguez Roldán, cuando un organismo infeccioso pasa del órgano que afectaba principalmente a la sangre es cuando se produce esta sepsis, que concluye si no se logra controlar con medicamentos en un fallo multiorgánico que puede provocar la muerte. 

Existen dos tipos de infecciones más proclives a provocar esta muerte tan rápida: algunos tipos de meningitis y las infecciones urológicas, entre las que se encontraría la de riñón como causa primaria que llevó al hospital al fiscal, más de actualidad estos días que nunca por su protagonismo en el desafío independentista catalán. "Yo he visto algunas muertes por pielonefritis, un tipo de infección del riñón", confirma Dóminguez Roldán. 

El médico explica que en España se desarrolló hace algunos años el llamado código sepsis, un consenso en el que participaron diversas sociedades científicas y que explica cómo responder ante un enfermo que ingresa en un hospital con síntomas de una infección generalizada, como debió de hacerlo el fiscal, de 66 años. 

"Este código ha sido muy difundido y me consta que también en Argentina; si estaba en un hospital mínimamente dotado lo normal es que lo conocieran, ya que desde la Sociedad Española de Medicina Intensiva se ha hablado de ello con la Sociedad Argentina de Terapias Intensivas

"No sólo se trata de acertar con los antibióticos, también influye la reacción del sistema inmunológico y la inflamación generalizada que éste provoca ante una bacteria invasora", explica el especialista, que subraya que en la mayoría de los casos -si el paciente no está inmunodeprimido y no es de una edad muy avanzada- la medicina gana la batalla al patógeno, que se complementa con fluidos y otros cuidados además de los antibióticos. Eso sí, el experto apunta que los diabéticos "tienen más predisposición a reaccionar peor a las infecciones que los que no sufren esta patología". Diversos medios han publicado que Maza sufría de esta patología crónica. 

Pero, ¿cuáles son los síntomas de una sepsis? Explica Domínguez Roldán que el paciente se encuentra "realmente mal", con un malestar generalizado que viene acompañado de una bajada importante de la tensión arterial, hipotensión y en muchas ocasiones con fiebre. Es sobre todo la hipotensión lo que pone en alerta a los especialistas que reciben al enfermo en el hospital y que confirman con cultivos y análisis lo que los síntomas indican. La subida de los niveles de ácido láctico es uno de los signos clave de que la infección ha pasado de infectar a un sólo órgano a ser una amenaza para todo el cuerpo. 

El intensivista señala que hay distintas bacterias que pueden conducir a una sepsis que acabe en el peor escenario, aunque si se confirma que se trata de una originada en el riñón, los bacilos gran negativos son los culpables más frecuentes.