Los depósitos a plazo fijo son una muy buena opción para personas que estén buscando obtener rentabilidad por sus ahorros sin arriesgar su dinero. Estos productos financieros se caracterizan por su alto grado de seguridad, su sencillez y su comodidad, ya que no necesitan conocimientos de inversión ni demasiada atención, por lo que cualquier usuario se puede beneficiar de ellos para hacer crecer su capital de forma pasiva mientras dedica su tiempo a otras ocupaciones. 

Pero, ¿son los depósitos a plazo fijo lo que estás buscando para incrementar tus ahorros? A continuación, te explicamos qué son, cómo funcionan, sus principales características y las alternativas que te ofrece el mercado, entre otros aspectos, para que puedas valorar cuál es la mejor opción para ti.

Top 3 depósitos a plazo fijo según su plazo

Recomendado para 3 meses

Importe

Desde 1.000€

Plazo

3 meses

TAE 

6,36% en euros

Intereses

Al vencimiento

Image

Remuneración del 6,36% desde 1.000

Recibe rentabilidad por tus ahorros desde 1.000€ y sin límite máximo de importe.
Recomendado para 6 meses

Importe

Desde 10.000€

Plazo

6 meses

TAE 

3,50% anual

Intereses

Al vencimiento

Image

3,50% TAE con un depósito a 6 meses

Consigue una de las rentabilidades a plazo fijo más altas del mercado con el depósito de Banca Progetto, un producto de contratación 100% online.
Image

Hasta 100€ de bonificación por abrir una cuenta en Raisin

Abre un depósito en una entidad de la plataforma Raisin y consigue entre 25€ y 100€. Código: AHORRAR100. Hasta el 15/06.

Recomendado para 6 meses
Image

Importe

Desde 1€

Plazo

6 meses

TAE 

3,07% anual

Intereses

Al vencimiento

Image

Rentabilidad del 3,07% TAE a 6 meses

Rentabiliza desde 1€ al 3,07% TAE, al domiciliar ingresos mensuales de al menos 600€.
Recomendado para 12 meses

Importe

Desde 10.000€

Plazo

12 meses

TAE 

3,10% anual

Intereses

Al vencimiento

Image

3,10% TAE para un saldo de hasta 2.000.000€

Rentabiliza tus ahorros desde 10.000€ hasta 2.000.000€ con la posibilidad de renovar el depósito
Recomendado para 12 meses

Importe

Desde 2.000€

Plazo

12 meses

TAE 

3,30% anual

Intereses

Al vencimiento

Image

3,30% TAE por un depósito de 2.000€

Si tienes 2000€ podrás obtener una elevada rentabilidad por ellos al llevar tu dinero a Younited.
Recomendado para 12 meses

Importe

Desde 10.000€

Plazo 

12 meses

TAE 

2,60% anual

Intereses

Desde mensual a vencimiento

Image

Alta rentabildiad con pagos adaptados 

Targobank ofrece flexibilidad en la liquidación, ya que podrás obtener los intereses de manera mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento.

Los mejores depósitos a plazo fijo de junio 2024

EntidadPlazoRentabilidadPeriodicidad de los interesesImporte mín - máx
Banca Progetto36 meses3,52% anualPago anual10.000€ - 100.000€Solicitar ahora
36 meses3,39% anualPago al vencimiento500€ - 85.000€Solicitar ahora
36 meses2,55% anualPago al vencimiento2.000€ - 100.000€Solicitar ahora

Depósitos a plazo fijo: ¿qué son y cómo funcionan?

Los depósitos a plazo fijo son un producto financiero que ofrece una rentabilidad estable a sus titulares a cambio de que dejen ingresada una cantidad de dinero determinada en la entidad durante un periodo convenido entre ambas partes. Básicamente, funcionan como un crédito a la inversa: aquí el usuario presta fondos propios al banco a cambio de que este le proporcione intereses. En la fecha convenida, la empresa le devolverá al cliente ese capital más los beneficios generados.

Esto hace de los depósitos a plazo fijo productos financieros bastante seguros, puesto que la entidad se compromete por contrato a restituir los fondos que le han sido prestados más los intereses pactados, por lo que estará obligada a hacer frente a este compromiso sin importar sus circunstancias.

Asimismo, son unos instrumentos muy sencillos y cómodos. En primer lugar, porque no se necesitan conocimientos avanzados de los mercados financieros para entender su funcionamiento y aprovecharlos para obtener rentabilidad. Y en segundo lugar, porque el usuario tiene que dedicarles muy poco tiempo, tan solo debe informarse bien y realizar trámites antes de contratarlos. Luego puede desentenderse y dejar que su dinero crezca sin prestarle la más mínima atención hasta la fecha de vencimiento del depósito a plazo fijo.

NEWSLETTER - INVERTIA

Cada mañana la apertura de mercados y las noticias que marcarán la agenda económica
□ De conformidad con el RGPD y la LOPDGDD, EL LEÓN DE EL ESPAÑOL PUBLICACIONES, S.A. tratará los datos facilitados con la finalidad de remitirle noticias de actualidad.

Depósitos a plazo fijo: una opción para ganar dinero con pocos riesgos

Como hemos señalado un poco más arriba, las características y el funcionamiento de los depósitos a plazo fijo los hace productos financieros bastante seguros. Con ellos, al contrario de lo que ocurre con los instrumentos de inversión, no se especula con fluctuaciones de distintos mercados, por lo que el riesgo de incurrir en pérdidas es casi nulo. Además, como los intereses están pactados con la entidad por contrato, el banco está obligado a hacer frente a estas obligaciones al igual que cualquier usuario lo está, por ejemplo, a pagar los plazos de un préstamo personal.

Pero claro, por mucho que medie un contrato, cabe pensar que nadie, ni siquiera las instituciones financieras, están exentas del peligro de la insolvencia, algo que les haría imposible hacer frente a sus pagos a pesar de que las obligue un contrato. En este caso, los usuarios de los depósitos a plazo fijo también pueden estar tranquilos, puesto que la mayoría de los bancos de España están adheridos al Fondo de Garantía de Depósitos, un organismo que, en caso de que la empresa atraviese por dificultades económicas que le impidan devolver el capital a sus clientes, protege el dinero de las cuentas y depósitos de éstos hasta 100.000 euros por persona y banco.

Si a esto añadimos que la mayoría de los depósitos a plazo fijo sólo suelen remunerar hasta los 100.000 euros, la conclusión es que en muchos casos el capital de los usuarios de estos productos financieros estará totalmente protegidos por el Fondo de Garantía ante posibles casos de insolvencia.

Sin embargo, a pesar de su alta seguridad, los depósitos a plazo fijo no están totalmente exentos de riesgos. Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan sus usuarios es la inflación. Y es que hay que tener en cuenta que con estos productos financieros el titular está obligado a dejar ingresada la cantidad de dinero que haya elegido durante el tiempo de vigencia del contrato, y sólo podrá retirarla si paga a cambio una penalización por cancelación anticipada. De esta forma, si el coste de la vida se incrementa porcentualmente por encima de los intereses del depósito, los fondos perderán valor a pesar de que estén generando beneficios.

Otro peligro al que se enfrentan los usuarios de los depósitos a plazo fijo es al de perder dinero por tener que cancelar anticipadamente el instrumento. La mayoría de estos productos cobran comisiones por cerrarlo antes de tiempo, una penalización que puede anular la rentabilidad e, incluso, hacer que el usuario incurra en pérdidas.

Principales características de los depósitos a plazo fijo

  • Bajo riesgo: como hemos comentado con anterioridad, los depósitos a plazo fijo son productos bastante seguros, en especial si se comparan con instrumentos de inversión como las criptomonedas o los CFDs. Esto se debe a que no especulan con la evolución de los precios, las entidades que los comercializan están obligadas por contrato a devolver el dinero más los intereses al cliente y, además, están protegidos hasta 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos.

  • Dinero inmovilizado: con estos productos el cliente no puede utilizar los fondos depositados hasta el vencimiento del producto, a menos que pague una comisión por cancelación anticipada.

  • Rentabilidad fija: con los depósitos a plazo fijo el usuario sabe antes de firmar la rentabilidad exacta que va a percibir por su dinero.

  • Beneficios moderados: los depósitos a plazo fijo ofrecen una rentabilidad modesta, que nunca suele pasar del 4% anual. Con estos productos, por lo tanto, las ganancias serán menores de las que se pueden conseguir, potencialmente, con instrumentos de inversión como las acciones o los ETF. Es el precio de que sean tan seguros y de que con ellos el dinero del usuario apenas corra riesgos.

  • Cancelación anticipada: a diferencia de productos similares como las cuentas de ahorro o las cuentas remuneradas, los titulares de los depósitos a plazo fijo no pueden disponer del dinero ingresado en ellos libremente. Si quieren recuperarlo antes de tiempo, tendrán que pagar una comisión por cancelación anticipada, que puede ser de varios tipos. Algunas entidades restarán parte de los beneficios obtenidos durante el periodo en que el instrumento haya estado activo, otras los eliminarán por completo y algunas, además de quitarles los intereses, cobrarán una cantidad fija por cerrarlo antes del vencimiento.

  • No permiten operativa alguna: a diferencia de las cuentas remuneradas, que ofrecen beneficios y dan acceso a multitud de servicios bancarios como domiciliación de recibos o pagos con tarjeta, los depósitos a plazo fijo no permiten operativa alguna más allá del ingreso de los fondos al inicio y la retirada del capital más los intereses en la fecha de vencimiento.

Aspectos a los que prestar atención al elegir un depósito a plazo fijo

El mercado financiero ofrece depósitos a plazo fijo diversos, cada uno con sus características y ventajas propias. Para averiguar cuáles son los productos que mejor se adaptan a lo que está buscando el usuario hay que atender a estos elementos:

Intereses

Aspecto capital a la hora de elegir cualquier depósito a plazo fijo, pues esta cifra será la que marcará la rentabilidad del producto. En términos generales, cuantos más altos sean, mejor, pues más beneficios ofrecerá. No obstante, además de los intereses también hay que tener en cuenta otros elementos que influyen en el rendimiento del instrumento, como las comisiones o diversos costes asociados.

Duración

Este es otro de los elementos fundamentales, pues será el periodo de tiempo por el que el dinero que se ingrese quedará inmovilizado y no se podrá acceder a él a menos que se pague una penalización por cancelación anticipada. Normalmente, cuanto mayor es el plazo establecido, más altos son los intereses y los beneficios, aunque hay excepciones.

Cancelación anticipada

Es muy recomendable revisar este punto antes de abrir un depósito a plazo fijo, puesto que las penalizaciones por cancelación anticipada varían sustancialmente de una entidad a otra. Algunas sólo restan una parte de los intereses generados mientras que el instrumento ha estado activo y otras los eliminan por completo y, además, cobran una cantidad fija por cerrarlo antes de tiempo.

Importe mínimo y máximo

Los depósitos a plazo fijo suelen tener límites de remuneración, tanto por arriba como por abajo. Los máximos se suelen situar en los 100.000 euros, aunque algunas entidades llegan a permitir cantidades mucho más elevadas, como 400.000 euros. Los mínimos, por su parte, se fijan normalmente entre los 5.000 y los 10.000 euros, pero también hay algunos bancos que permiten contratar estos productos con depósitos a partir de un euro.

Renovación

Los depósitos a plazo fijo son productos con una duración limitada que, una vez llegada la fecha de vencimiento, se cierran y la entidad procede a devolver el dinero más los intereses al usuario. Sin embargo, algunos bancos ofrecen la posibilidad a sus clientes de renovarlo por un periodo igual al que ha concluido con condiciones iguales o parecidas si el usuario está contento con lo obtenido y no va a necesitar ese dinero a medio plazo. En este punto hay que tener especial cuidado con una cláusula que a veces se introduce en los contratos de estos productos, la de renovación automática, que se activa cuando el contrato esté a punto de vencer a menos que el titular indique expresamente lo contrario. Si la persona desconoce que su depósito incluye esta cláusula, puede verse privado de su dinero por más tiempo sin querer.

Alternativas similares a los depósitos a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo tienen varias ventajas importantes, como su bajo riesgo y su rentabilidad moderada, pero tienen un hándicap importante: sus titulares no pueden disponer del dinero que ingresen en ellos por un periodo de tiempo medio-largo. Para aquellos que no quieran perder liquidez y, al mismo tiempo, deseen obtener rentabilidad por sus fondos sin ponerlos en peligro, existen dos alternativas que se parecen bastante a los depósitos, pero con el añadido de que no retienen el capital mientras estén vigentes: las cuentas de ahorro y las cuentas remuneradas.

Cuentas remuneradas

Las cuentas remuneradas, por su parte, también ofrecen beneficios a sus titulares sin retener su dinero, pero su funcionamiento es diferente. Mientras que las cuentas de ahorro y los depósitos a plazo fijo son productos exclusivamente pensados para ofrecer rentabilidad, las cuentas remuneradas son cuentas corrientes cuya principal función es facilitar servicios bancarios básicos a sus usuarios y, como complemento, ofrecen intereses o el abono de una cantidad de dinero fija.

De esta forma, con las cuentas remuneradas se pueden domiciliar nóminas y recibos, hacer transferencias bancarias o pagar con tarjetas asociadas, entre otras operaciones. La mayor ventaja de estos instrumentos es que proporcionan beneficios a sus titulares sin que tengan que contratar otros productos, por lo que son cómodos y sencillos. Pero muchas de ellas requieren que el titular cumpla con una serie de requisitos para ofrecerle esa rentabilidad, como domiciliar ingresos mensuales por un importe mínimo o utilizar la tarjeta un número de veces al mes o al trimestre. Asimismo, sus intereses suelen ser más bajos que los de las cuentas de ahorro y los de los depósitos a plazo fijo.

Sabadell cuenta online

Image

Últimos días

Consigue:

6% TIN los primeros 3 meses

Cuentas de ahorro

Las cuentas de ahorro son, de los dos instrumentos mencionados, las que más se parecen a los depósitos a plazo fijo. Como éstos, ofrecen una rentabilidad fija por el dinero que se ingrese en ellas, siempre que supere un mínimo y no rebase un máximo, y no se pueden utilizar para operaciones bancarias. Pero, a diferencia de los depósitos, sus titulares pueden retirar e ingresar fondos siempre que quieran y no tienen una duración determinada, sino que son indefinidas y sólo se cierran cuando el usuario lo comunica expresamente a la entidad. A cambio de esta mayor flexibilidad, las cuentas de ahorro suelen ofrecer intereses más bajos.

Cuenta inteligente bienvenida EVO

Image

Consigue:

Remuneración del 2,85% TAE

Tarjeta inteligente: débito y crédito

Cuenta N26 Estándar

N26 corriente

Consigue:

Remuneración del 2,26% TAE

Tarjeta virtual gratuita

¿Cuándo abrir un depósito a plazo fijo?

El momento de abrir un depósito a plazo fijo va muy ligado a la situación económica del interesado y del contexto económico en el que se desarrolle su vida. Las entidades que comercializan estos instrumentos suelen pedir que se ingrese una cantidad mínima, que normalmente está entre los 5.000 y los 10.000 euros, por lo que el usuario debe haber conseguido un ahorro importante cuando decida contratarlo. Además, debe tener en cuenta que no podrá tocar ese dinero salvo que pague una penalización por cancelación anticipada, por lo que debe ser un capital que la persona sepa que no va a utilizar a medio o largo plazo.

Por otra parte, hay que tener en cuenta el contexto económico. En momentos de estabilidad los depósitos a plazo fijo no suelen ofrecer mucha rentabilidad, y la evolución normalizada de los mercados y la estabilidad de los precios pueden hacer que otras opciones de inversión sean más atractivas. Pero en momentos de inestabilidad e incertidumbre, con volatilidad financiera e inflación, pueden ser una opción ideal para que el dinero propio no pierda valor con un instrumento que ofrece beneficios sin apenas riesgos.

Por lo tanto, si el usuario dispone de unos ahorros suficientes que no va a utilizar en una buena temporada y desea invertirlos en un producto sin apenas riesgos para que la inestabilidad económica y la inflación no devalúen su capital, es probable que sea un buen momento para abrir un depósito a plazo fijo.

¿Puedo añadir más dinero al depósito bancario mientras esté en vigor?

Una de las principales características de los depósitos a plazo fijo es que tienen la liquidez limitada, lo que significa tanto que no puedes ni retirar fondos ni añadir más dinero una vez que el depósito está en vigor. Sin embargo, algunas pocas instituciones financieras ofrecen cierta flexibilidad en este aspecto, aunque no es habitual. Por ejemplo, podrían permitir añadir fondos durante un período de gracia inicial o en ciertas fechas específicas.

En el ámbito de la banca digital, algunas instituciones permiten añadir fondos a través de su plataforma digital, aunque esto es más común en cuentas de ahorro con interés variable que en depósitos con interés fijo. Si esta opción está disponible, asegúrate de entender las implicaciones para tu rentabilidad y riesgo financiero.

Así pues, por lo general cuando abres un depósito a plazo fijo la cantidad que aportes al principio permanecerá inmutable, con la sola excepción de los intereses generados que se añadan al fondo.

Si has conseguido más ahorros y también deseas obtener rentabilidad con ellos, una buena alternativa a añadir este dinero a un depósito ya existente es contratar otro producto de esta naturaleza con características similares. Esto te permitirá aprovechar diferentes tasas de interés y plazos, aumentando así tu rentabilidad general. Además, tener múltiples depósitos con diferentes fechas de vencimiento puede ser una estrategia efectiva para gestionar la liquidez de tus inversiones. Es importante tener en cuenta la penalización por retiro anticipado y los impuestos aplicables. Asegúrate de leer cuidadosamente los términos para evitar sorpresas desagradables. Además, ten en cuenta la inflación, ya que podría erosionar tus ganancias a lo largo del tiempo. Si la tasa de inflación supera la tasa de interés del depósito, podrías terminar perdiendo poder adquisitivo.

¿Es mejor un plazo corto o un plazo largo para mi depósito bancario?

Depende de los planes de la persona que desee abrir el depósito a plazo fijo, puesto que este tipo de productos, como hemos comentado un poco más arriba, obligan al usuario a dejar su dinero inmovilizado mientras esté en vigor, por lo que éste perderá esa liquidez hasta que venza a menos que esté dispuesto a pagar una penalización.

De esta manera, los depósitos a corto plazo, que suelen ser de menos de un año, ofrecen una mayor flexibilidad. Esto es especialmente útil si prevés que necesitarás acceso a tu capital en un futuro cercano. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos productos de poca duración suelen tener tasas de interés más bajas en comparación con los depósitos a largo plazo, por lo que podrías no estar maximizando tu potencial de ingresos.

Pero esto no siempre es una desventaja. En un entorno económico donde las tasas de interés están en aumento, podrías beneficiarte de reinvertir tu dinero a un porcentaje más alto una vez que expire el plazo inicial.

Por otro lado, los depósitos a largo plazo, que pueden durar varios años, suelen ofrecer tasas de interés más altas, lo que se traduce en una mayor rentabilidad. Este tipo de productos son una excelente opción si no necesitas acceso inmediato a tu capital y buscas maximizar tus rendimientos. Pero hay que tener en cuenta que, en general, los depósitos a largo plazo son menos líquidos y retirar tu inversión antes del vencimiento puede conllevar penalizaciones significativas. Además, si la inflación crece por encima de la rentabilidad ofrecida por este instrumento financiero mientras está en vigor, tu capital perderá valor a pesar de estar generando beneficios.

Por lo tanto, la elección entre un depósito a plazo fijo de corto o largo plazo depende en gran medida de tus circunstancias personales. Si valoras la liquidez y planeas necesitar tu dinero a corto plazo, un depósito por poco tiempo podría ser más adecuado para ti. Sin embargo, si estás buscando maximizar tus rendimientos y no necesitas acceso inmediato a tu capital, un depósito a largo plazo podría ser más beneficioso.

Requisitos para abrir un depósito a plazo fijo

Los depósitos a plazo fijo exigen muy pocos requisitos a los interesados en contratarlos, por lo que casi cualquier usuario puede abrir uno. Las condiciones que se deben cumplir para ello son las siguientes:

  • Disponer de fondos: muchos depósitos a plazo fijo exigen que los titulares ingresen una cantidad mínima de dinero para ofrecerles rentabilidad, en general de entre 5.000 y 10.000 euros. El usuario debe disponer de, al menos, esos fondos para poder contratar este instrumento.
  • Residir en España
  • Disponer de un documento de identidad válido y en vigor
  • Ser el titular de una cuenta bancaria en España
  • Tener un correo electrónico y un teléfono de contacto
  • Tener una prueba de la actividad laboral que desempeña el titular: este es un requisito que la normativa española exige a las entidades, para lo que éstas podrán solicitar al usuario distintos documentos con el fin de poder comprobarlo, o bien harán directamente una consulta a la Seguridad Social por su cuenta.

En definitiva, ¿me conviene abrir un depósito a plazo fijo?

Los depósitos a plazo fijo son un producto muy interesante, particularmente para aquellas personas que dispongan de buenos ahorros y quieran hacerlos crecer asumiendo el menor riesgo posible. Eso sí, estos usuarios deben tener claro que las ganancias que obtendrán con este instrumento serán moderadas, puesto que sus intereses no suelen superar el 4% TAE.

Además de la situación personal del usuario, los contextos económico, político y social también son importantes a la hora de valorar la conveniencia de abrir un depósito a plazo fijo. En situaciones de inestabilidad en esos ámbitos, por ejemplo, con una inflación creciente o incertidumbre ante elecciones cercanas, los mercados estarán más agitados y su evolución se hará más imprevisible de lo normal, por lo que son momentos en los que el riesgo de invertir en activos como las acciones o las criptomonedas (con mayores perspectivas de rentabilidad y peligros de pérdidas) es más elevado. En coyunturas así, los depósitos a plazo fijo pueden convertirse en la alternativa más segura.

En cambio, si lo que el usuario busca es una mayor rentabilidad, en menor tiempo (no hay que olvidar que los depósitos ofrecen beneficios a uno, dos o tres años vista) y no le importa asumir riesgos, es probable que le resulten más interesantes instrumentos de inversión como las acciones, los ETF, los pares de divisas o las criptomonedas. En especial, si el contexto económico, político y social acompaña, con una estabilidad que haga que los mercados no tengan comportamientos extraños.

En resumen:

  • Con los depósitos a plazo fijo puedes conseguir una rentabilidad de hasta el 4,09% de TAE anual
  • El Fondo de Garantía de Depósitos en España protege el dinero por hasta 100.000 euros por persona
  • Se puede contratar online a diferentes plazos desde 6 meses hasta 5 años

Metodología: ¿cómo clasificamos los mejores depósitos?

Durante el mes de junio 2024 hemos estado estudiando los depósitos que ofrecen diversas entidades financieras y recogiendo sus datos para poder analizarlos y hacer un listado con los que consideramos que destacan entre sus competidores. Esta clasificación la creamos teniendo en mente los aspectos que pueden ser más relevantes para los lectores a la hora de escoger un depósito.

Los productos mostrados pertenecen a varias entidades que ofrecen un servicio de calidad y se clasifican según sus características en base a nuestro criterios, aunque son los lectores los que tienen que analizar y decidir si el producto se adapta a sus necesidades antes de contratarlo.

Entre las características que tenemos en cuenta para hacer la clasificación se encuentran:

Rentabilidad

Es una de las características principales de los depósitos porque indica la remuneración que se obtendrá por el dinero. (Hasta 20% del total)

Plazo

Es el periodo de tiempo que el cliente tendrá que tener depositado su dinero para obtener la rentabilidad prometida. (Hasta un 20% del total)

Cantidad

Pueden tener un importe mínimo para poder contratarlo y uno máximo a remunerar. (Hasta 15% del total)

Otro

Pérdida por acceder al dinero anticipadamente, periodicidad del pago, seguridad y garantías, etc. (Hasta el 45% del total)

Preguntas frecuentes sobre los depósitos a plazo fijo

¿Hay que pagar impuestos por los depósitos a plazo fijo?

Sí, al igual que cualquier otra ganancia que el usuario obtenga, los beneficios de los depósitos a plazo fijo están sujetos a impuestos. En este caso, tributan como rendimientos del capital y se deben reflejar en la Declaración de la Renta del beneficiario del ejercicio en el que se han obtenido.

El impuesto que afecta a las ganancias de los depósitos a plazo fijo es progresivo, de tal forma que se pagará un porcentaje mayor cuanto más se gane, según la siguiente tabla:

  • Beneficios de hasta 6.000 euros: 19%
  • Beneficios de entre 6.000 y 50.000 euros: 21%
  • Beneficios de entre 50.000 y 200.000 euros: 23%
  • Beneficios de más de 200.000 euros: 26%

¿Qué pasa si cancelo un depósito a plazo fijo de forma anticipada?

La mayoría de los depósitos a plazo fijo incluyen en su contrato una comisión por cancelación anticipada, que se activa en el caso de que el titular decida retirar el dinero antes de le fecha de vencimiento establecida. Dicha comisión varía en función de la entidad, por lo que algunas pueden ser más costosas que otras. Conviene revisar bien este punto antes de abrir un depósito u otro.

En algunos casos, la penalización por cancelación anticipada consiste en quitar parte de los intereses generados durante el tiempo que el instrumento ha estado activo. Esta es la opción más ventajosa de todas para el usuario, puesto que el titular no pierde un euro y sigue obteniendo algunas ganancias, aunque sean menores de las que habría conseguido de agotar la vida del producto.

En otros bancos la comisión por cancelación anticipada consiste en la eliminación total de los intereses, de tal forma que el titular no gana ni pierde nada. Por último, hay entidades que, además de quitar las ganancias generadas, cobran una cantidad fija o variable por el cierre temprano del producto.

¿Qué es el Fondo de Garantía de Depósitos?

El Fondo de Garantía de Depósitos es un organismo creado por el Gobierno de España al que están adheridos la mayoría de bancos y entidades financieras de nuestro país. Su finalidad es la de asegurar los ahorros de los clientes particulares de estas empresas en caso de que alguna de ellas entre en quiebra y no pueda devolver ese dinero a los usuarios por sus propios medios.

De esta forma, el Fondo de Garantía de Depósitos protege el capital de las cuentas y los depósitos de los clientes de los bancos adheridos hasta un máximo de 100.000 euros por usuario y entidad. Entre los instrumentos que se encuentran protegidos por este organismo se encuentran los depósitos a plazo fijo, lo que otorga mayor seguridad a estos productos ya de por sí de bajo riesgo.

¿Puedo tener más de un depósito a plazo fijo?

Sí, los interesados en este tipo de instrumentos financieros pueden contratar cuantos sus ahorros les permitan, aunque es posible que no puedan abrir el mismo depósito dos veces con la misma entidad al mismo tiempo. Pero si el banco tiene varios productos de este tipo, por ejemplo, con diferente duración e intereses, sí podrá hacerlo. Y, por supuesto, pueden tener cuántos quieran en diferentes empresas bancarias.

No obstante, para mayor seguridad del capital del usuario, es recomendable que no abra más de un depósito en la misma entidad. Y es que el Fondo de Garantía de Depósitos protege los fondos de los clientes de entidades financieras hasta un máximo de 100.000 euros por persona y banco. De esta forma, al tener los fondos propios repartidos por distintas empresas, estarán más protegidos que de tenerlos todos en el mismo sitio.

¿Puedo abrir un depósito a plazo fijo en una moneda extranjera?

Sí, es posible abrir un depósito a plazo fijo en una moneda extranjera, pero antes de dar este paso es necesario valorar las ventajas y desventajas de hacerlo, puesto que en muchos casos puede no resultarte interesante.

En primer lugar, abrir un depósito a plazo fijo en una moneda extranjera puede ofrecer una diversificación de cartera. Si ya tienes inversiones en euros, añadir este tipo de producto en otra divisa te ayudará a equilibrar los riesgos asociados con las fluctuaciones del mercado. Además, algunas monedas extranjeras pueden ofrecer tasas de interés más altas que las que encontrarías en España, por lo que obtendrías una mayor rentabilidad.

Sin embargo, es importante tener en cuenta los riesgos asociados con la inversión en una moneda extranjera. Uno de los más evidentes es el riesgo cambiario. Si la divisa en la que has invertido se deprecia con respecto al euro, terminarás recibiendo menos dinero del que inicialmente invertiste, incluso si la tasa de interés es alta. Este riesgo puede mitigarse si tienes gastos futuros planeados en esa moneda, como un viaje o una inversión inmobiliaria en un país extranjero, pero sigue siendo un factor que considerar.

Otro aspecto que tener en cuenta son las tarifas y comisiones. Algunos bancos cobran tarifas por la conversión de divisas, y estas podrían comerse parte de tus ganancias. Asegúrate de leer todos los términos y condiciones y de entender todas las tarifas asociadas antes de abrir un depósito a plazo fijo en una moneda extranjera.

Desde el punto de vista fiscal, los intereses generados por depósitos en moneda extranjera también suelen estar sujetos a impuestos en España, aunque a la hora de declararlos es posible que se deban reflejar de una forma diferente a los obtenidos dentro de nuestras fronteras, lo que añade dificultades y puede provocar costes adicionales si te ves obligado a consultar a un gestor financiero.

Por lo tanto, sí, es posible abrir un depósito a plazo fijo en una moneda extranjera, y hacerlo podría ofrecer algunas ventajas en términos de diversificación o mayores tasas de interés. Pero esta opción también viene con riesgos adicionales, como la volatilidad cambiaria y las tarifas adicionales, que deberían ser cuidadosamente considerados.

¿Cómo afecta la inflación a los depósitos a plazo fijo?

Para responder a esta pregunta lo primero que debemos hacer es explicar brevemente qué es la inflación. Este fenómeno hace referencia al aumento generalizado de los precios de bienes y servicios en una economía durante un período de tiempo por diversos motivos.

Si la tasa de inflación es más alta que la tasa de interés que ofrece tu depósito, el valor de tu inversión disminuirá con el tiempo. Imagina que has invertido en un depósito a plazo fijo con una tasa de interés del 2% anual, pero la tasa de inflación es del 3%. En este escenario, aunque tu inversión crezca en términos nominales, en realidad estarás perdiendo poder adquisitivo. Es decir, con el dinero que recuperes al final del plazo, podrás comprar menos bienes y servicios de los que podrías haber adquirido al inicio.

Por otro lado, si la tasa de interés de tu depósito supera la tasa de inflación, tu inversión crecerá en términos reales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los tipos de interés y la inflación son variables y pueden cambiar a lo largo del tiempo como consecuencia de múltiples de factores económicos. Por lo tanto, lo que hoy puede parecer una buena inversión podría no serlo en el futuro si las condiciones cambian.

La inflación puede tener un impacto positivo en las tasas de interés que los bancos ofrecen. En un entorno de alta subida de los precios, es probable que las aumenten para compensar. Pero si ya has bloqueado tu dinero en un depósito a plazo fijo con una tasa de interés más baja, no podrás beneficiarte de las tasas más altas hasta que termine el plazo de tu depósito actual.

Es importante, por tanto, considerar la inflación como un factor clave al decidir la duración del plazo de tu depósito. En un entorno de incremento de los precios constante, podrías optar por tiempos más cortos para tener la flexibilidad de reinvertir a tasas más altas en el futuro. Por el contrario, en un entorno de baja inflación y tasas de interés estables o decrecientes, un plazo más largo podría ser beneficioso.